Compartir

Lo mejor está por venir

La segunda mitad de temporada promete emociones de principio a fin

imageRotate
David Ortiz ha sido parte importante en la ofensiva de los Medias Rojas de Boston ARCHIVO
| 1 | 2 |
Contenido relacionado
VÍCTOR MIGUEL GÓMEZ TOVAR |  EL UNIVERSAL
jueves 18 de julio de 2013  07:07 AM
¿Los Piratas de Pittsburgh terminarán con récord positivo por primera vez desde 1992? ¿Con su poderosa ofensiva, los Tigres de Detroit se afianzarán en la División Central de la Liga Americana? ¿Los Dodgers de Los Ángeles darán el golpe de gracia en la División Oeste de la Liga Nacional? ¿Los Yanquis de Nueva York podrán sobreponerse a las lesiones para bajar a su archienemigo, los Medias Rojas de Boston, del trono de la División Este de la Liga Americana?

Estas y otras interrogantes comenzarán a responderse a partir de mañana, cuando se reanude la temporada tras la pausa por el Juego de Estrellas. Así que compren cotufas y siéntense cómodos.

En Pittsburgh disfrutan de un equipo ganador por primera vez en dos décadas. Los bucaneros lograron coleccionar 50 triunfos en sus primeros 90 compromisos, algo que no ocurría desde 1992.

Encaran este tramo de la zafra con foja de 56-37 y a un juego de los Cardenales de San Luis, líderes de la División Central del viejo circuito.

Pero la pregunta es si realmente los Piratas tendrán la capacidad para mantener tal ritmo. El manager Clint Hurdle, confía que sí. "Este año hemos tenido más profundidad y esa ha sido nuestra clave", analizó Hurdle días atrás.

El staff de abridores de Pittsburgh posee la mejor efectividad de la Nacional (3.27). Pero el bullpen no se queda atrás con su PCL de 2.78, solo superado por el 2.62 de Atlanta.

Si hablamos de pitcheo, Detroit se luce con Max Scherzer, quien ganó 13 de sus primeras 14 decisiones. No se puede olvidar al estelar Justin Verlander y al criollo Aníbal Sánchez.

Pero los bengalíes intimidan por su ofensiva. Escuchar el nombre de Miguel Cabrera o el de Prince Fielder, por ejemplo, genera pánico.

Detroit es fuerte candidato para asistir a su segunda Serie Mundial consecutiva, pero antes deberán luchar con unos aguerridos y hasta sorpresivos Indios de Cleveland.

La tribu cerró la primera mitad con siete juegos por encima de .500 (51-44). Cleveland se asemeja al caso de Pittsburgh, no por su sequía de éxitos, sino por la capacidad que puedan tener para mantener o superar el nivel mostrado antes de la pausa del Clásico de verano.

La inyección de Puig

Desde que el cubano sensación Yasiel Puig aterrizó en Los Ángeles, los Dodgers retomaron el rumbo ganador.

Los californianos, que llevan la etiqueta de favoritos por su fastuosa nómina, ganaron 23 de los 38 primeros encuentros que disputó Puig.

Este impulso llevó a los Dodgers hasta el segundo peldaño de la División Oeste del viejo circuito y hoy están a 2.5 juegos de la cima, en poder de Arizona (50-45).

Los actuales monarcas de las Grandes Ligas, los Gigantes de San Francisco (43-51), están obligados a iniciar esta parte de la campaña con buen pie, porque de lo contrario quedarán fuera de la fiesta de la postemporada, lo que pudiera considerarse como un fracaso mayúsculo.

También en California, pero en la ciudad de Oakland, hay razones para sonreír y soñar con unos Atléticos (56-39) que han relegado a un segundo plano a los 'todopoderosos' Rangers de Texas y Angelinos de Los Ángeles.

El objetivo de lograr el boleto a los playoffs en años consecutivos luce complicado pero no es descabellado.

Los Yanquis son un dilema

A la espera de Alex Rodríguez, Derek Jeter y Curtis Granderson, los Yanquis (51-44) tienen un panorama poco alentador.

Salvo un golpe en la mesa en el mercado de cambios antes de la fecha límite (31 de julio), el piloto Joe Girardi deberá seguir haciendo magia para lograr un equipo que gane de manera constante y pueda dar la pelea en la difícil División Este de la Americana, donde cuatro de sus cinco integrantes tienen registro por encima de .500.

Solo los Azulejos de Toronto (45-49) reflejan foja negativa.

Un dato alentador para los fanáticos neoyorquinos es que su foja de 51-44 la llegaron a tener en 1977, cuando fueron campeones y en 2005, cuando ganaron la división.

En el Este de la Nacional, Atlanta (54-41) buscará dominar de punta a punta. Con el pitcheo como bandera, tratará de mantener a raya a Washington (48-47) y Filadelfia (48-48).

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar