Compartir

PÁRRAFOS DE LA SALUD

JULIO ACOSTA URBANEJA , ELÍAS CHUKI RIVAS |  EL UNIVERSAL
lunes 19 de noviembre de 2012  12:00 AM
Escudo maravilloso

La piel es el órgano de mayor superficie y multiplicidad de funciones; estermoregulador, mantiene el equilibrio hidroelectrolítico, percibe variaciones del medio ambiente, regula el volumen vascular sanguíneo, transforma a las vitaminas, nos protege de las agresiones del medio externo y es reflejo de enfermedad interna. Sin embargo, muchos ignoran como cuidarla.

La piel del deportista puede afectarse de una manera muy específica dependiendo de la disciplina. Son frecuentes las infecciones virales como verrugas plantares, verrugas vulgares, herpes y moluscos contagiosos; bacterianas, esencialmente por staphylococus aureus y streptococus pyogenes; y las micóticas (por hongos). Los factores mecánicos tales como presión, fricción, rozamiento y estiramiento originan los conocidos callos y clavos producto del roce y compresión continua sobre la piel. Dependiendo del deporte, el tenista lo forma en la mano mientras el corredor lo alojará en los pies.

Los cazadores y pescadores, los corredores y amantes de los circuitos de montaña, los esquiadores y saltadores, entre otros, exponen la piel a la luz solar en forma prolongada y continua; Ven enrojecimiento y hasta quemaduras de primero y segundo grado.

El contacto de la piel húmeda con la luz solar produce inflamación, rubor y quemazón; Se forman vesículas y ampollas, que, al quitarse, dejan una fea mancha.

No menos frecuentes son las dermatitis o inflamación de la piel producidas por el contacto alérgico con el calzado, vestimenta o cualquier otro implemento.

Golpe fulminante

La apoplejía (Accidente Cerebrovascular) es una parálisis de un segmento del cuerpo que ocurre en forma repentina con afectación ó no del habla y/o visión, como consecuencia de complicaciones de enfermedades de origen vascular, cardiaca ó cerebral donde la sangre y oxígeno no llegan a un área específica del cerebro por hemorragia u obstrucción arterial.

La ateroesclerosis, la diabetes, la presión arterial elevada y los aneurismas cerebrales, asociados a factores como obesidad, tabaquismo, colesterol y triglicéridos elevados son las causas más frecuentes.

La recuperación de la función motora perdida depende del grado de compromiso cerebral, la edad del paciente y de la causa subyacente.

El tratamiento médico, reforzado por la asistencia psicológica y la fisioterapia, permiten la incorporación progresiva al medio familiar, social y, en algunos casos, al trabajo.

Es sorprendente como la perseverancia y constancia en los ejercicios conlleva a esa recuperación; hasta el punto de tener deportistas de alta competencia que superan sus limitaciones con excelente calidad de vida.

La práctica regular, periódica y continua de un ejercicio o deporte, dados sus incalculables beneficios es factor protector fundamental en la prevención de enfermedades cardio-cerebro-vasculares.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar