|
compartir
|
| MEDALLISTAS OLÍMPICOS VENEZOLANOS

La eternidad de Omar Catarí

El barquisimetano ganó para Venezuela una de las tres medallas en 1984

imageRotate
El boxeador larense nació el 25 de abril de 1964 (Adolfo Acosta)
| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 |
VANNESA HIDALGO |  EL UNIVERSAL
domingo 4 de noviembre de 2012  12:00 AM
Hace 28 años Venezuela estallaba por completo en júbilo. En 1984, tres de sus atletas escribieron la página más exitosa del deporte nacional en unos Juegos Olímpicos.

Marcelino Bolívar, Rafael Vidal y Omar Catarí se convirtieron en leyenda luego de ganar preseas olímpicas en Los Ángeles 1984, en la gesta deportiva más recordada de todos los tiempos y que significó un hecho inédito hasta la fecha para el país.

Ese año el mundo veía cómo se agudizaba el conflicto bélico entre Irán e Irak a la vez que se sorprendía por la ausencia de la Unión Soviética en los Juegos Olímpicos, delegación que respondió así al sabotaje que realizó Estados Unidos en Moscú 1980. Venezuela, bajo el mando de Jaime Lusinchi, afrontaba una dura crisis económica y los venezolanos se distraían de las calamidades financieras con el deporte olímpico.

Golpe contundente

Omar Catarí Peraza fue uno de los tres criollos en tocar el Olimpo en 1984. Hoy en día sigue siendo el mismo muchacho que en Los Ángeles se colgó bronce en peso pluma. Tiene 20 años más encima, pero su esencia sigue intacta. Con su hablar pausado y comedido, el sosegado exboxeador recuerda aún con emoción cómo se inició en el deporte y revivió el momento que lo llevó a la gloria.

"Los Ángeles fue una experiencia extraordinaria de principio a fin. Tuvimos una preparación intensa por toda Europa y creo que eso fue determinante en los resultados", confiesa el larense, oriundo de Río Claro.

Esos Juegos significaron su debut olímpico, evento en el que mostró al mundo su destreza, velocidad y estampa sobre el cuadrilátero.

"Fueron cuatro combates de mucha intensidad y complejidad", asegura el expugilista cuando analiza las peleas contra Azzedine Said (Argelia), Satoru Higashi (Japón), Park Hyung-Ok (Surcorea) y Meldrick Taylor (EEUU).

"Entendí la magnitud de lo que estaba logrando cuando estaba peleando contra Taylor. En ese último combate, él (Taylor) me dio un golpe que me derribó, casi me dejó inconsciente", recuerda claramente Catarí.

"Estaba medio desmayado en el piso. Como pude me puse de pie y seguimos peleando. Pero francamente perdí la noción de lo que pasaba. Cuando tomé más conciencia de lo que ocurría a mi alrededor, estaba en la sala de prensa rodeado de periodistas que me felicitaban y preguntaban cómo me sentía por la medalla de bronce. No lo podía creer. ¿Qué medalla? me preguntaba internamente. Llegué a pensar que estaba soñando o loco (risas). No supe cuando gané" ,confiesa sobre las consecuencias de aquel derechazo en el segundo round.

Catarí sonreía tímidamente cuando recordaba el capítulo olímpico. Probablemente fue la misma sonrisa retraída que dibujó en su rostro mientras respondía a aquella lluvia de interrogantes. "Apenas podía hablar", dice. Hoy, 28 años más tarde, reflexiona sobre el hecho. "Esa medalla fue el resultado de mucho trabajo y sacrificio, pero no solo de mi parte. Fue un trabajo en equipo. Hubo mucha organización federativa y buena preparación internacional, algo que hoy en día nos falta", asegura sin tapujos.

Un ser integral

Para Omar, el boxeo ha sido un modo de vida. Luego de la gloria olímpica dio el salto al boxeo profesional y después del retiro (en 1992) siguió vinculado a la actividad deportiva como entrenador. Actualmente, a sus 48 años de edad, es responsable de la preselección y selección nacional de boxeo y entrenador en la policía de la Gobernación del estado Lara.

Su personalidad serena se transforma una vez sube al ring. Con sus alumnos es riguroso y disciplinado, tanto como lo era consigo en su época como atleta. Exige responsabilidad y seriedad.

"A los muchachos les insisto en ser responsable y en estudiar. Hay que ser integral, tener un buen comportamiento dentro y fuera del cuadrilátero" , señala el preparador de prometedoras figuras como Samuel Zapata y Fradimil Macayo, entre otros boxeadores juveniles.

Conexión divina

El cristianismo ha sido el otro modo de vida del larense. Desde hace cuatro años se vinculó con esta religión, con la que asegura llenó su vida. "Estaba vivo, pero muerto espiritualmente. Definitivamente, sin Dios no somos nada", señala.

"Siempre estuve relacionado a la religión. Asistía mucho a la iglesia -inclusive en mi época como atleta- porque mi mamá era muy católica y así nos crió. Ahora como cristiano, soy inmensamente feliz", explica.

Su creencia divina le ha permitido conducirse comedidamente en todos los planos de su vida. "Nunca me ha gustado fumar ni beber", apunta Catarí, casado desde hace 26 años con Isabel y padre de tres hijos, todos dedicados a la esgrima.

"Creo que estamos prestados en esta vida y Dios nos puso aquí para cumplir una misión. Nosotros decidimos cuál camino recorrer", asevera.

Omar sigue fiel a su naturaleza humana. El carismático y amable exboxeador tiene muchas cosas que agradecer a Dios y al universo, en especial, haber llegado a la gloria en acción, palabra y espíritu.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar