|
compartir
|
El caso | Una banda mató a un joven e hirió al gemelo y a la madre de ambos

El miedo es la ley en El Guarataro

Los tiroteos ocurren en El Guarataro en cualquier parte y a cualquier hora del día ARCHIVO
MARÍA ISOLIETT IGLESIAS |  EL UNIVERSAL
domingo 2 de octubre de 2011  12:00 AM

Las ráfagas empezaron a sonar. Seis hombres, con armas automáticas y en motos pasaron frente a la casa y arremetieron contra la familia que en la esquina El Pino, de el Guarataro, estaba reunida el sábado, de la semana pasada, a las 3:30 de la mañana. Todos trataron de correr, pero pocos lo lograron.

Un muerto y ocho heridos fue el saldo del ataque. A Dervis Márquez, de 28 años, lo alcanzó un proyectil cuando intentó huir de la balacera. Ese plomo lo atravesó de un costado a otro y lo mató. Su gemelo, Darwin, recibió un tiro en el pecho y la madre de ambos otro en un brazo. Otras seis personas también resultaron heridos.

Según contaron algunos testigos, todos fueron llevados hasta el Hospital Militar y a la mayoría le dieron de alta la misma noche.

Según las averiguaciones adelantadas por efectivos de la policía científica, el grupo que subió hasta El Pino, al parecer es de las bandas que operan en la entrada de El Guarataro.

Dervis había sido oficial de la Policía Municipal de Baruta. En la institución duró dos años. Transcurrido ese tiempo decidió retirarse porque el horario no le permitía estudiar. Ya había empezado a estudiar Sistemas e Informática en el Colegio Universitario de Caracas. Ya había aprobado los primeros semestres.

Vivía en Los Teques con su pareja, y el viernes había ido hasta el Guarataro a visitar a su madre y a su familia. Como la reunión se animó decidió quedarse para regresar a su casa al día siguiente.

Darwin, quien convalece de su herida, también había sido policía. Estuvo en Polimiranda, pero también se retiró para estudiar, contaron algunos conocidos que prefirieron no dar su nombre.

A una semana de lo ocurrido en El Pino, varios recuerdan haber escuchado los tiros y los gritos, pero nadie quiso decir más. El miedo es la ley de El Guarataro. Así los aseguran los propios residentes. "Aquí es mejor no saber. Y si uno por casualidad sabe algo, es mejor no hablar. Así es la norma... así se sobrevive aquí", dijeron.

Los deudos contaron, mientras estaban en la morgue de Bello Monte el domingo pasado, que el barrio se ha vuelto muy peligroso. "Es que el hampa se le escapó de las manos a este gobierno", refirieron.

Tierra de balas y armas

En el Guarataro se acostumbraron a vivir entre detonaciones. "Ya sabemos cuando son los maleantes los que disparan y cuando la Guardia Nacional. Los enfrentamientos entre bandas son a cualquier hora, pero sobre todo en las noches. Las balaceras han llegado a durar hasta dos horas", explicaron varios vecinos.

Cuando las balas empiezan a llover, los vecinos se tumban en el piso, sacan las colchonetas y así, lo más resguardado posible, terminan de pasar las noches.

Pero los enfrentamientos son anunciados. Todos saben cuando algo ocurrirá y por eso se "guardan" temprano en sus casas. "Cuando vemos que a las ocho de la noche ya no hay nadie, es porque algo ocurrirá. Si estamos llegando a la casa, apuramos el paso... si aún estamos lejos, los mismos vecinos llaman para que estemos pendiente o busquemos donde pasar la noche para evitar que algo ocurra... la vida aquí es muy dura porque vivimos con miedo", dijeron los residentes de El Guarataro.

Las zonas más peligrosas

"Aquí todo es peligroso. Desde la entrada hasta la parte más alta", explican los mismos residentes con tono de burla.

Las zonas en las que más se han repetido enfrentamiento entre bandas, según fuentes policiales, son en la esquina de Capuchinos, por San Martín, que es donde está una de las entradas de El Guarataro. El Pino, que fue donde atentaron contra la familia que celebraba, también es considerada una zona peligrosa porque hay una banda que rivaliza con otras.

Tubo Negro y la Acequia también tienen tiroteos frecuentes y víctimas cada tanto.

De acuerdo a versión de los propios moradores, los que subieron hasta El Pino la semana pasada, al parecer, pudieron ser parte de los integrantes de la banda del sector La Florida. "Querían tentar a los de allá arriba. Por eso creemos que esto va a recrudecer en cualquier momento", explicaron asustados los vecinos.

La pugna entre bandas en El Guarataro es por proteger la plaza de venta de drogas. "Mientras más grande sea la zona a controlar, mayores son los dividendos", dijeron algunos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas que han hecho vida por los lados de la parroquia San Juan.

Es así como se pelean y establecen territorios para que otros no pasen y no compitan. Sin embargo, los acuerdos son quebrantados con regularidad.

Pero el miedo no es solo para los adultos. En las escuelas de El Guarataro también se corre la información de cuándo ocurrirá algo. "La sobrinita de una amiga le dijo que tenía un amiguito que era familiar de uno de los malandros de la zona. Y al parecer ese niño le dijo que pronto habría algo grande... ellos también aprender a vivir con miedo, al final esa es la ley que hay que cumplir para sobrevivir", concluyeron los moradores consultados.

Y hasta en los maternales, los niños de El Guarataro crecen con el sonido de las balas y el reflejo del miedo. En uno de esos recintos, hubo la necesidad de cubrirlo con techo blindado, para evitar desgracias anunciadas, pues ya las balas perdidas entraban, por el techo, a cualquier hora.

Resguardo en la zona

La zona estuvo, primero, a cargo de efectivos de la Guardia Nacional al arrancar el Dispositivo Bicentenario de Seguridad, hace unos dos años aproximadamente.

Cuando el número de delitos comenzó a bajar sacaron a los militares y asignaron a un grupo de milicianos para que se quedara resguardando esa zona. El respeto no era el mismo.

En un estudio posterior que las autoridades llevaron a cabo en la zona, se determinó que los crímenes aumentaron. Así que se retomó la estrategia y regresó la Guardia Nacional para El Guarataro.

Los militares trabajan para que orden regrese y la tendencia de los crímenes baje.

iiglesias@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar
cerrar