Espacio publicitario

Monseñor Mendoza: Cristo nos invita a superar la indiferencia al sufrimiento de las personas

Las afirmaciones fueron durante el tradicional Sermón de las Siete Palabras que recuerdan el momento cuando Cristo fue crucificado.

  • JOHANN RANGEL

19/04/2019 01:16 pm

En la Catedral de Caracas se realizó este viernes, el tradicional Sermón de las Siete Palabras donde se recuerda los momentos en los que Jesús de Nazareth fue crucificado. Este año, la homilía quedó a cargo del monseñor Alexandre Mendoza, Canónigo de la Catedral de Caracas, donde hizo un llamado para superar la indiferencia al sufrimiento humano. 

En la misa destacó el rol de María, la madre de Jesús, quien en vida, se preparó en "oración" para las distintas etapas que vivió el hijo de Dios, desde la concepción hasta la resurrección. Desde este punto, inició la reflexión de los momentos de Cristo en la cruz. 

Primera Palabra: Perdónalos porque no saben lo que hacen 

Mendoza, relató que cuando Jesús es crucificado, la primera acción que realiza es perdonar a sus verdugos, que en ese momento eran los soldados del antiguo Imperio Romano. Allí resaltó que "hagan el bien a quien los odia, sepan perdonar. Los hombres los crucifican porque no saben lo que hacen” Recordó que la enseñanza de la oración del Padre Nuestro "Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden". Cuestionó aquellos que solo buscan la riqueza “lamentablemente cerramos los ojos, esto nos lleva a despreciar a los pobres, a los desiguales. Abramos nuestros oídos y el corazón porque nos damos cuenta que en nuestras ciudades y pueblos hay cinturones de miseria, violencia, e injusticias y seguimos indiferentes. No saben lo que hacen”

Segunda Palabra: Hoy estarás conmigo en el paraíso 

Uno de los criminales condenados que estaba con Cristo, reconoce que se encuentra frente al hijo de Dios, Monseñor Mendoza resaltó que aquel crucificado estaba arrepentido. Sobre este punto, afirmó que "la bondad de Dios es infinita. Pidamos contemplar su gracia, eso nos hace falta, ver a Jesús en los pobres, en los humildes, en los marginados”. Mendoza hace una valoración de las etapas de la historia de la humanidad “hay muchos que piden por una sociedad distinta. Esa imagen de los que aspiran crear un mundo nuevo, pero de un modo que no es justo, significa transitar por sendas equivocadas. Ojala pudiéramos entender la actuación de estos criminales arrepentidos (los que acompañaron a Cristo en la cruz), y busquen un sendero, no los del odio”.


Tercera Palabra: He ahí a tu hijo, hijo he ahí a tu Madre 

La expresión de Cristo rememora el encuentro con María en la cruz. En este punto, destacó el rol de María, al ser madre y quien vio de cerca el sufrimiento de su hijo. En este punto, Monseñor Mendoza dijo "Ojala que cada uno reconozca a su Mamá". En la Venezuela actual "muchos hijos no han podido recibir a sus padres por falta de medicamentos, muchas madres han tenido que emigrar para buscar el sustento". Destacó la vocación mariana de Venezuela en la Virgen de Coromoto, Chiquinquirá, del Carmen, del Valle.




Cuarta Palabra: Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has abandonado? 
 
En su agonía, Jesús hizo esta pregunta. Sobre este hecho, Monseñor Mendoza dijo que fue allí "cuando Jesús se sintió en confianza con Dios". En esta parte mencionó que muchas personas "ante situaciones más difíciles, no debemos temer en confiar en Dios, que esta cerca de nosotros, aunque a veces calla, pero está allí". Expresó que "ante situaciones difíciles, más de uno, está tentado de abandonar la lucha, desde ese abismo pidamos ayuda". Ese grito en la actualidad se refleja en las "viudas que no que no encuentran justicia, en las personas que emigran porque no encuentran futuro, Jesús recoge este clamor".

Quinta Palabra: Tengo sed 

Jesús aún se encuentraba con vida en la cruz, afirmó que tiene sed, algo que es entendido en principio como una carencia física, por lo que dieron vinagre. Respecto a ello, monseñor Mendoza señaló que transformó "sed física fue transito a una sed de una humanidad nueva, nos es dar uno vino sino la verdadera felicidad, de amar y ser amado". Enumeró la sed en la sociedad actual : "de prosperidad, de la aspiración de una sociedad en paz, que los dirigente políticos se pongan de acuerdo para que trabajen por el bienestar de la mayoría, de honestidad en los ámbitos de nuestra sociedad, de transparencia, que sean escuchados los más necesitados, de justicia, la educación para todos y abierta a la critica y salud pública de calidad. Cuanta sed tenemos, también de agua".




Sexta Palabra: Todo está consumado 

En los últimos instantes, Jesús señala la culminación de su tarea en la humanidad. En este punto, monseñor Mendoza afirmó que "Cristo cumplió con la voluntad de Dios". En este punto, reflexiona sobre la muerte, “Jesús lo que enseña en la cruz es que el final de final de la vida, el ser humano no está destinado a sumergirse en la oscuridad, la nada, sino estás destinado al encuentro con el Padre (Dios)". Afirma que en vida "tenemos que saber amar" y prestar atención a los más desamparados y a los enfermos.

Séptima palabra: Padre en tus manos encomiendo mi espíritu 

Fue la ultima expresión de Jesús, según las escrituras bíblicas, donde termina su vida física. Al recordar este momento, dijo "Jesús pudo buscar la gloria, pero el camino fue de humillación"  En este punto resaltó que "Jesús muere tranquilo porque no fracasará". 

Al terminar el sermón, monseñor Mendoza, valoró la atención prestada por las personas que visitaban la Catedral. El templo fue resguardo por equipos de Protección civil y de la Catedral.



El Sermón culminó con el Himno de Venezuela y la bendición a los asistentes.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

EDICIÓN DEL DÍA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario