Espacio publicitario

En Vargas revivieron el temor del deslave del 99

Vecinos denuncian la falta de mantenimiento de diques y quebradas. Solo dos horas de lluvia fuerte bastaron para que los habitantes revivieran la tragedia del 99

  • Diario El Universal

29/09/2018 03:43 pm

Solo dos horas de lluvia fuerte bastaron para que los habitantes del estado Vargas revivieran la tragedia del 99, que este año cumple 19 años. Victoria Carmauta tiene 73 años y es vecina de Algarín, en Maiquetía. La pared del ala derecha de su casa colinda con el dique Los Mónicos que, como en el deslave pasado se desbordó trayendo a su paso lodo, sedimentos y gran cantidad de basura. 

En la vivienda, que además fue calificada de alto riesgo por su cercanía con el dique, habitan dos adultos mayores junto a ella: Su hermana y el esposo de ésta. 

Al ser consultada sobre cómo se vivió el torrencial aguacero del pasado martes, y que se prolongó por más de dos horas entre las 12 del mediodía y las 2 de la tarde, respondió: "Acostumbramos a dormir en la tarde, pero con ese palo de agua no pudimos pegar un ojo, no pudimos dormir". 

"Fueron dos horas lloviendo y lloviendo hasta que reventó la pared, que había quedado sentida del anterior deslave, y por ahí corrió toda la quebrada que, en vez de seguir por su cauce, terminó saliendo por la sala de nuestra casa, que se nos anegó toda". 

Otro afectado en la zona fue Argenis Villegas, quien lamentó que cada vez que llueve todo se inunda y colapsa porque "el dique tiene más de cinco años sin mantenimiento. Han venido, pero desmalezan, limpian, se toman tres fotos y se van. No vienen más nunca". 


Explicó que el dique tiene una profundidad de hasta tres metros y está dividido en cuatro partes. "Si eso hubiera estado limpio iba a cumplir con su función, de retener los desechos sólidos". 

Recordó que la última vez que Los Mónicos colapsó fue hace un año, cuando incluso se cayó la pared de las hermanas Carmauta. "Esos tres señores están en alto riesgo en esa casa. Deben sacarlos antes de que ocurra una tragedia. Toda esa basura viene de la parte alta del sector". 

Villegas refirió que han acudido a todos los niveles de gobierno en busca de ayuda y no recibieron respuesta. "Gobernación, Alcaldía, Corporación de Servicios Múltiples, Jefatura Civil y nada. El problema es simple: deben hacerle mantenimiento constante a los diques, que sirven de contención de las quebradas".

 En Santa Ana en peligro 
 "A las 12 del mediodía empezó la garua. Pero fue a la 1:10 pm cuando empezó a bajar la quebrada y 10 minutos después teníamos un desastre con toda la basura y demás sedimentos. Entre los vecinos tratamos de arreglar el cauce, pero había demasiada lluvia", señaló Luis Silva, vecino de Santa Ana, en la parroquia Maiquetía. 

Contó que hubo tres vecinos que por poco se los llevó la corriente. "También se enterró un carro y tuvimos que organizarnos para sacarlo. ¡Fue horrible! Nos hizo recordar la tragedia del 99", afirmó.

El Cantón y El Brillante 
Rouni Yemiñame, vecina del sector de El Cantón II también ubicado en Maiquetía, criticó la falta de mantenimiento de las quebradas y diques. "Desde la gestión de Alexis Toledo han pasado más de ocho años sin labores de dragado. Aunque también sabemos que hay inconciencia de parte de los vecinos de El Morrocoy y Las Ánimas, parte alta, de donde lanzan objetos grandes y basura". 

Por ello exhortó a los vecinos a tomar conciencia. "No toman acciones allá arriba y terminamos pagando los que vivimos en la parte baja". Más de un año sin recibir limpieza tiene el dique de El Brillante, parte baja, según la vecina Verónica Blanca.


"El consejo comunal ha buscado ayuda, pero las autoridades hacen caso omiso, no asumen su trabajo", afirmó la vecina del sector. 

Parroquias más afectadas 
El miércoles luego del aguacero que se cobró la vida de una bebé de 7 meses y de su hermanita de 10 años en la parte alta de La Cabrería, en La Guaira, vecinos de esas barriadas y de otras afectadas por las lluvias, especialmente en La Guaira, Maiquetía y Carlos Soublette, pedían la atención de las autoridades, pues a su juicio se estaba atendiendo únicamente la vía principal. 

Rosa Escalona, de Algarín, criticó que "limpiaron por donde pasa la novia dejándonos a los vecinos de las partes altas desasistidos, rodeados de basura y lodo". 

 Pariata, Calle Los Baños, Calle Nueva, Montesano fueron algunos de los puntos donde más se sintió el impacto del torrencial aguacero del martes: videos de vecinos captaron como estas vías se convertieron en un inmenso caudal de lodo o en una imponente laguna de agua marrón que impedía el paso de vehículos y peatones. 
La situación se complicó porque algunas de las vías no tienen drenajes y las que sí, los tenían obstruidos por la basura.

Atención gubernamental 
 El gobernador Jorge Luis García Carneiro realizó un recorrido por los sectores más afectados por las lluvias junto a todo su equipo de gobierno y también comisiones de la Alcaldía de Vargas. La supervisión se extendió el miércoles con el alcalde José Terán, cuando incluso se le dio respuesta inmediata a parte de las familias que se quedaron sin techo por el diluvio que se apoderó por dos horas del Litoral. 

LA MONTAÑA LLEGÓ AL MAR 
El 15 de diciembre de 1999 es recordado como "el día que la montaña avanzó hasta el mar", las fuertes precipitaciones generaron deslaves y derrumbes en las laderas montañosas del cerro El Ávila, lo que ocasionó crecidas inmensas y violentas del caudal de los ríos. 

 El río San Julián, que nace en el Pico Oriental de la Silla de Caracas, a 2640 msnm, y desembocó en el mar en Caraballeda, llevándose todo a su paso, que fue una de las zonas más afectadas en la tragedia. Los sistemas de aguas blancas y aguas servidas colapsaron casi en su totalidad. 

El 80% de la vialidad fue destruida. Los daños materiales superaron los cuatro mil millones de dólares según dato de Carlos Genatios, quien fue Autoridad Única del estado venezolano de Vargas. 

 Sin embargo, la cifra de personas muertas nunca ha sido cuantificada con precisión. El estudio de la CAF-Pnud (2000) reportó entre 15.000 y 50.000 víctimas, y otro trabajo de investigación estimó un número no mayor a 800 personas el total de víctimas (entre fallecidos y desaparecidos) de los deslaves del 99 en Vargas, según refleja un estudio realizado por el Instituto de Mecánica de Fluidos, Facultad de Ingeniería, Universidad Central de Venezuela. 

 Las lluvias extraordinarias que ocurrieron en el estado Vargas en diciembre de 1999, causaron el peor desastre de origen hidrometeorológico que haya ocurrido en nuestro país. A casi 19 años de la tragedia los vecinos de Vargas todavía siente temor cada vez que llueve fuerte. 

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

PORTADA DEL DIA

Espacio publicitario

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario