Compartir

UNA ACCIÓN INCONSULTA

EL UNIVERSAL
sábado 7 de septiembre de 2013  12:00 AM
Cristino García explica que la providencia 294, que el pasado 26 de junio estableció los precios que las clínicas privadas debían cobrar por sus servicios, no fue el producto de un estudio de la estructura de costos de los centros de salud, sino solo un promedio numérico de 63 mil facturas del año 2011 a las cuales le agregaron un aumento de 20%.

Afirma que de esta manera ni la devaluación (46% a nivel nominal, 400% en el mercado no oficial), ni el aumento salarial de mayo, ni la Ley del Trabajo que obligó a contratar turnos adicionales, ni la inflación fueron tomados en cuenta. Además no se discutió con nadie del sector, simplemente se impuso a las clínicas.

Como la providencia tiene rango de ley, los centros de salud han debido acatarla y eso es lo que han hecho desde el 26 de junio, pero esto ha ocasionado graves problemas de insumos y dentro de poco ya no podrán dar citas a nuevos pacientes.

Amadeo Leyba calcula que en dos o tres meses las clínicas estarán quebradas si no se revisa este tabulador de costos que le impusieron al sector privado: "Aquí lo que provoca es irse corriendo y darle las llaves de la clínica al Gobierno a ver qué hace con estas tarifas".

Y termina reclamándole al Gobierno que encima de todo se siga haciendo la vista gorda con todas las deudas que las aseguradoras (y no solo las aseguradoras sino también la propia Federación Médica o entes públicos como el Ministerio del Interior) tienen con las clínicas. Algunas tienen hasta dos años que no pagan facturas que se vencían a los noventa días. "En vez de hacer que paguen, el Gobierno hizo una ley que solo favorece a las aseguradoras, que hicieron sus pólizas con las tarifas anteriores. Eso sí es capitalismo salvaje".

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir