Compartir

Medicamentos se donan en red

Fundación Sanando ha llevado medicinas a más de tres mil personas

imageRotate
Milagros Ramírez preside Fundación Sanando mientras que sus hijos Celeste Velazco (en la foto) y Rogelio Velázco (Médico Cirujano) se convirtieron en su equipo voluntario permanente NICOLA ROCCO
Contenido relacionado
ANYIMAR COVA LUGO |  EL UNIVERSAL
sábado 10 de agosto de 2013  12:00 AM
Todos los días del apartamento de Milagros Ramírez salen y entran medicinas. En su sala hay, ordenados por tipo de producto y orden alfabético, desde acetaminofen hasta tratamientos oncológicos, que son parte del inventario de la Fundación Sanando. La organización brinda fármacos a quienes lo necesitan, de forma gratuita.

"No distinguimos clases sociales. Hay ayuda tanto para el que puede comprar una medicina pero no la consigue como para el que la consigue y no la puede pagar", dice Milagros sobre una labor que ha beneficiado directamente a más de tres mil personas en todo el país.

Como fundación Sanando se consolidó a finales de 2011 pero el trabajo de Milagros empezó unos dos años antes. Su hijo, el cirujano Rogelio Velazco (25), cursaba estudios en la escuela de Medicina del Hospital Vargas y fue enviado a un internado para prestar servicio médico en un ambulatorio de Delta Amacuro. "Los muchachos se iban sin medicinas y comencé a pedir entre mis conocidos para apoyarlos", recuerda.

Buscaba sensibilizar a quienes tenían medicamentos -sellados y bien conservados- a punto de vencerse en sus botiquines o sobrantes de algún tratamiento ya culminado o del cual les cambiaron la prescripción. Los donantes se multiplicaron de inmediato y lo que comenzó como un "boca a boca" se convirtió en la organización sin fines de lucro que es hoy.

En Twitter arrancó luego la campaña "No dejes perder las medicinas, dónalas" y el lema "Ayúdanos a ayudar". Hoy no solo brindan apoyo particulares sino cinco laboratorios farmacéuticos que envían productos periódicamente. Además llegan también insumos (guantes, gasas, pañales), fórmulas lácteas, muletas y, aunque no las reciben directamente, enlazan a donantes de camas clínicas con quienes las necesitan.

Grisel Pickwoad llegó a Sanando, a través de las redes sociales, buscando medicinas para su padre quien tenía un tratamiento prolongado por problemas circulatorios. El año pasado el padre de Grisel tuvo una obstrucción intestinal y a través de Sanando pudo encontrar las bolsas para colestomía que, en diciembre, no conseguía en farmacias. "El problema es que por la situación del país hablamos del costo y si tienes el dinero no lo consigues. Esto ayuda mucho", dice quien tras la muerte de su padre, retornó los favores donando los insumos que le quedaron en casa.

Pedro Osorio lo que ha conseguido en Sanando es apoyo para el tratamiento de su tía, una hipertensa de 74 años. "Una sola caja de pastillas para el corazón sale en casi 300 bolívares y dura 15 días. Ayuda mucho porque con lo que se ahorra se puede comprar las otras que necesita", relata.

Las solicitudes deben ir acompañadas siempre de un récipe médico y la copia de la cédula, así como de informes médicos en caso de medicinas oncológicas. "Nosotros donamos pero no podemos hacerlo sin prescripción porque la gente no puede automedicarse", advierte. Los únicos fármacos que no entregan directamente son los antirretrovirales pues, cuando llegan, son enviados a la farmacia de Infectología del Hospital Vargas desde donde se distribuyen a pacientes con VIH-SIDA.

Milagros cuenta que en la fundación no están exentos de la realidad de la industria en el país y la gente suele buscar fármacos como el Glucofage, el Euthyrox o el Fenobarbital cuando desaparecen de los anaqueles. También medicinas oncológicas que no siempre están disponibles en farmacias de alto costo del Seguro Social.

En la casa de Milagros los contenedores son protagonistas y es la consecuencia de no tener sede para la institución. Eso restringe la capacidad operativa de Sanando que realiza y recibe todas las donaciones a través del servicio postal de MRW, pues no tienen un área para recibir personas.

Fundación Sanando ganó en 2012 como "Emprendedor social del año" en el Concurso Ideas 2012. Con el dinero allí obtenido compraron una pequeña nevera para mantener los medicamentos que requieren cadena de frío, pero ahora no solo necesitan un equipo más grande sino de características especiales. "Debe ser tipo exhibidor para que desde afuera se pueda identificar el medicamento", explica Celeste Velazco (15), la hija menor de Milagros que se ha convertido en su principal colaboradora. Abunda la buena voluntad pero los gastos apenas se cubren con la venta de material POP y de harina sin gluten.

"Mi hijo dice que si logras que casi todas las personas terminen su tratamiento habrá menos camas clínicas utilizadas en hospitales y menos gasto para el Gobierno. Todos podemos ayudar con eso", puntualiza. Más información en el Twitter @Sanando2012 y en http://fundacion-sanando.org.

Sobre iniciativas particulares para la recolección de medicinas no quita méritos a la buena voluntad, pero asegura que son las cadenas de comercialización las garantes de que los productos tengan óptima calidad. "La única forma de solucionar por completo los problemas con la distribución de medicamentos en el país es que las cadenas de comercialización funcionen como deben operar".

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Expandir