Compartir

Una peña tanguera que resiste la corrosión y el embate del tiempo

El club de tangos más activo de la ciudad está ubicado en La Pastora

imageRotate
Para Gilberto González la visita de Gardel a Caracas fue para la capital el acontecimiento artístico del siglo XX VENANCIO ALCAZARES
Contenido relacionado
JAVIER BRASSESCO |  EL UNIVERSAL
domingo 4 de agosto de 2013  12:00 AM
La visita de Carlos Gardel a Caracas en 1935 hizo que se multiplicaran las peñas tangueras de la ciudad, pero 78 años después son muy pocas las que sobreviven.

Una de ellas es la peña tanguera de La Pastora, la única que todos los 24 de junio (día de la muerte de Gardel) sigue celebrando un acto público en donde los más jóvenes y los no tanto bailan y cantan al son del bandoneón.

Ciertamente no fue de las primeras que tuvo la ciudad, pues fue fundada hace solo 25 años, cuando estos clubes de aficionados al tango eran algo mucho más común en Caracas: "Decidí fundarla porque yo iba a los homenajes que se le hacían a Gardel en Caño Amarillo y me dio pena: era gente que se emborrachaba y peleaba por el micrófono. Eso no era un homenaje sino un bochinche", dice Gilberto González, su fundador.

Aunque todavía sigue en pie, también el desgaste inmisericorde del tiempo ha hecho de las suyas, y de 25 miembros que la fundaron hoy solo quedan cinco, si bien González asegura que a muchos jóvenes de la parroquia le gustan los tangos: "El problema es que no se difunde. Yo creo que es una música que puede gustar a cualquier en cualquier época".

Y aparte de ese acto público que se suele celebrar en la plaza de La Pastora cada 24 de junio para recordar a Gardel en el aniversario de su muerte, existe otra fecha que reúne a los tangueros de La Pastora: el 25 de abril, la fecha en que Gardel llegó a Caracas.

De aquella visita, González lo sabe casi todo, como si lo hubiera vivido, y apenas se le toca el tema comienzan las anécdotas sobre cómo aquella provinciana ciudad de 300 mil habitantes recibió a ese semidiós: todos los detalles de su debut en el teatro Principal, claro, pero también su visita al hotel Miramar ("colocaron un asiento de mimbre en el ferrocarril, porque los asientos eran muy rústicos"), su caminata de Caño Amarillo al hotel Majestic porque prefirió ir a pie antes de subirse a una limusina que por cierto manejaba Roberto Olivo (quien luego sería un famoso umpire del beisbol venezolano), y cómo ese viernes 26 de abril se presentó a un acto privado en una casa de La Pastora, la número 57, entre San Fernando y Gloria, evento que sirvió de inspiración para que José Ignacio Cabrujas escribiera la famosa obra teatral El Día que me Quieras.

González se crio oyendo relatos y mitos en torno a esa visita, pero una cosa es segura: aunque el acto era privado Gardel pidió que se sacaran unas cornetas a la calle, y esa noche toda La Pastora pudo oírlo.

Para González, la peña tanguera que fundó es una manera de que todos estos recuerdos no se pierdan con el tiempo: "No somos más que un grupo de amigos con una afición común, como cualquier club", dice aunque pronto se corrige: "Solo que no es una afición, es un amor, una pasión".

Ya hace cinco años que los embajadores de Argentina y Uruguay dejaron de asistir al homenaje a Gardel que se hacía en La Pastora, y luce lejano ese tiempo en que González fue capaz de juntar a sesenta jóvenes que le cantaron, uno por uno, a Gardel. Pero incluso si algún día lejano los tangos son olvidados en esta ciudad, González promete resucitar para volver a cantarlos.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
cerrar