Compartir

Un movimiento ucevista sin caducidad

Egresados entre 1946 y 2009 relatan lo que fue su lucha estudiantil

imageRotate
Aribí Guevara y su madre no vivieron la misma UCV GABRIELA PULIDO
| 1 | 2 | 3 | 4 |
ELISA VÁSQUEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 28 de julio de 2013  12:00 AM
Los une el amor y el agradecimiento por la Universidad Central de Venezuela (UCV), aunque las nubes de Calder los vieron graduarse en épocas distintas, en un país que pasó de la dictadura a la prosperidad, y de la esperanza a la convulsión.

Cuando Benjamín Chávez estudió en la Escuela de Medicina de la UCV (1940-1946), la Ciudad Universitaria (CUC) apenas se proyectaba, y el actual Palacio de Las Academias era la sede de las primeras escuelas. Protestar no era normal. "Guardábamos ladrillos dentro de la universidad porque le teníamos miedo a la Seguridad Nacional (SN)", la cual, según Chávez, ponía preso a estudiantes que se atrevían a soltar consignas a favor del comunismo.

Como Chávez, hay muchas cosas de las que Efraín Perdomo no se acuerda, pero las primeras manifestaciones dentro de la CUC por la gratuidad del comedor es una de las que no olvida. Perdomo ingresó en la UCV en 1945 y fue testigo de la "mudanza" a la sede actual, así como de los primeros signos de protesta contra la dictadura que desencadenaron en el cierre de la universidad entre 1951 y 1953. Fue miembro de la Promoción Libertad, primera en consagrarse en el Aula Magna en 1958, con los ánimos de la democracia encendidos.

Épocas de fervor

Oscar Tenreiro estudió en ese momento en la Escuela de Arquitectura. Vivió el silencio de una universidad en dictadura, seguida de una faceta democrática efervescente, en la cual los estudiantes debatían las posibilidades de un nuevo país. "Nos centramos en los estudios por una razón especial: era una Venezuela muy lanzada hacia delante y muy ocupada con su futuro". El 21 de noviembre de 1957 (actual Día del Estudiante Universitario) participó en una de las irreverencias más conocidas contra la dictadura: la protesta frente al Aula Magna que dejó a muchos presos en la SN. María Hortensia Hernández estaba allí. Estudió sociología entre 1957 y 1962, y la SN la detuvo y la presentó ante el temido Pedro Estrada, quien la sermoneó por ser mujer y andar en disturbios políticos. Por ser mujer también la dejó libre.

Después les llegó el momento de construir. "Recibimos al éxodo rural. Pedimos comida y dinero para atender a la población". Fue el comienzo de una UCV dedicada a la comunidad y de una izquierda en auge. Tanto que cuando Marcos Cornejo llegó a la escuela de Ingeniería Mecánica (1969-1976) ya las residencias estudiantiles estaban tomadas por las guerrillas y Rafael Caldera allanó a la Casa que Vence las Sombras (1969). Según Cornejo, la dirigencia estudiantil se resfrescó cuando la universidad abrió y los líderes impuestos por los partidos se marcharon. Los estudiantes participaron mucho más. Fue la época de la Renovación: se movían por la actualización de los pensum, y debatían y protestaban contra los tomistas que impedían ver clases.

Para los ingenieros agrónomos la voluntad era estudiar, recuerda Anibal Paradisi (1969-1975), y la dedicación a las comunidades vulnerables era permanente. "Nos dejaban con los campesinos después de darnos la teoría. Participamos mucho en el desarrollo del agro".

Una tensa indiferencia

Aribí Guevara (1981-1988) vivió una universidad distinta a la de su madre, María Hortensia. Aunque los encapuchados quemaban cauchos todos los jueves en la calle, para ella no tenían verdaderos ideales. "Nosotros hacíamos lo imposible por no perder clases, y la lucha de los encapuchados no valía la pena. Entre los demás no existía segregación", recuerda.

La indiferencia o tranquilidad propia de la época también la vivió Alonso Moleiro (1989-1995) en la Escuela de Comunicación Social. El fastidio hacia la política estaba en su punto más álgido, y lo popular era ser desentendido. A él le preocupaba la participación y abrió en 1991 un cineclub que exhibía cortos sobre la escuela.

En esa misma escuela vivió Eritza Liendo sus jóvenes preocupaciones. "Éramos un grupo con muy clara conciencia de país. Nos tocó vivir un paro de todo un semestre en 1988, cuando la universidad era todo lo que teníamos". Ella y sus compañeros promovían el rol ético de los medios en hechos como la Masacre de El Amparo.

La gran mediatización

Claudia Heredia, de la Escuela de Historia (1995-2005), y la única mujer presidenta de la Federación de Centro Universitarios, presenció el inicio de la polarización. "Antes del paro debatíamos oficialistas y opositores con mucho nivel".

Cristina Carbonell y Carolina Abrusci fueron testigos de la mediatización del movimiento estudiantil y de la sobreexposición de sus líderes, quienes protagonizaron una lucha más nacional que universitaria, según explican. Abrusci, de Ciencias Políticas (2004-2009) cree que los estudiantes salieron porque "el país lo pedía". Carbonell, de Trabajo Social (2001-2007), considera que la oposición se oxigenó de los jóvenes que olvidaban las reivindicaciones internas y veían un puente hacia la política nacional. Pensando en el paro actual, Carbonell recuerda que "La UCV siempre sale bien parada, porque su pensamiento es libre y nunca deja de luchar".

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar