Compartir

EN EL BARRIO LA SITUACIÓN SE AGUDIZA

EL UNIVERSAL
domingo 28 de julio de 2013  12:00 AM
Quizá pudiera pensarse que la reclusión de los niños a sus casas, la prohibición de salir a las calles a jugar, la práctica de deportes colectivos únicamente en clubes en los que se pagó una inscripción y la interacción social prácticamente limitada al ámbito escolar, es algo que solo ocurre entre la clase media, y que en los barrios los niños siguen ocupando las calles.

El psiquiatra Carlos Ferro, miembro del equipo multidisciplinario de la Lopna (Ley Orgánica para la Protección del Niño y el Adolescente) y quien fue asesor del Cicpc, explica, al contrario, que en los sectores populares toda esta situación se agudiza y que allí también ha mermado la vida de calle. Los niños de los barrios, dice, suelen conocer la violencia de primera mano y no tanto por relatos de sus padres, y por lo tanto crecen y viven en medio de un estrés postraumático y crónico.

El resultado es que en muchos casos estos niños se transforman en adultos inseguros, que jamás se desarrollan del todo como personas y que en el medio laboral van de un fracaso a otro.

Como mecanismo de defensa suelen desarrollar fobias y eso hace que se desarrollen mal y mucho más lento que otras personas. No les será fácil entonces interactuar socialmente con sus iguales una vez que tengan que afrontar responsabilidades de adulto: Tienden a ser personas aisladas y que raramente socializan más allá de un círculo pequeño de familiares y amigos.

En los barrios también existe otro peligro: que los niños terminen formando parte de pandillas, de bandas, y en ese caso suelen desarrollar un menosprecio hasta por la vida. Los padres, que conocen muy bien a lo que se exponen, intentan aislarlos para protegerlos de esos peligros.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar