Compartir

Corotos son opción en época de crisis

Crecen iniciativas para comprar y vender artículos de segunda mano

imageRotate
| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 |
Contenido relacionado
VALENTINA OVALLES R. |  EL UNIVERSAL
domingo 9 de junio de 2013  12:00 AM
La familia González se iba del país. Un día de paseo por el Museo del Transporte se topó con lo que es un mercado de antigüedades, que se hace en el lugar cada domingo. Hicieron contacto con uno de los vendedores y aunque ahora ellos están en España, algunas de sus pertenencias todavía se exhiben allí.

El curucutear se ha puesto de moda en la ciudad, pues en otros rincones también se han instalado los conocidos mercados de pulgas. Ya no solo es una actividad que luce improvisada y desdeñada, como los comerciantes informales que se instalan los fines de semana en la avenida Baralt. Lo clásico se ha puesto de moda.

Ahora hasta aquella ropa que ya no le queda o simplemente desea desechar, pero eso sí está como nueva, se vende. Prueba de ellos es el Vintage Market que se realizó el mes pasado en el restaurante La Guayaba Verde, en la avenida Francisco de Miranda.

"Es otra forma de reciclaje. De recuperar algo que otra persona ya no necesita", explicó en aquella ocasión Barbara Portto, coordinadora del evento. Ese se diferencia de otras ventas de este tipo porque está enfocado en la moda, a pesar de que se ven algunos tesoros como cámaras antiguas y discos de acetato.

Para Judith Rodríguez, quien tenía un puesto en el evento y es coleccionista, esta tendencia tiene especial auge ahora por la situación económica del país. "Aquí la gente tenía mucho tabú con usar cosas usadas, en especial la ropa. Pero las cosas están tan caras que la gente ve aquí una buena opción".

Y sí parece serlo para las decenas de jóvenes que hacían fila en los baños del restaurante que funcionaron como una suerte de probadores. "Consigues ropa linda, de buena calidad y a muy buen precio comparado con las cosas en una tienda. Este mismo vestido te puedo costar Bs 1.000 y aquí solo pago Bs 150", comentó una de ellas.

Sergio Salinas, quien tiene uno de los puestos con más tiempo en el Museo del Transporte, concuerda con Judith. Pero para él estos sitios han ganado productos por familias como la González, que "por la situación política y económica del país se van y nos ven como opción para deshacerse de las cosas que no se pueden llevar y sacarle algo de dinero".

Por eso allí entre las decenas de puestos que hay se ven objetos tan simples como tazas de café, vajillas o juegos de ollas.

"El venezolano tiene esa tradición de comprar mucho y luego desechar. Decían que tener cosas viejas era pavoso pero yo creo que eso se ha superado", agregó Salinas.

La oferta es para todo público. En los mercados de los corotos también hay puestos más especializados. Como el de Lenin Requena, donde encuentra desde la primera consola de videojuegos (de 1972) hasta su versión más reciente; cualquiera con accesorios y juegos.

"Mucha gente se entusiasma cuando ve cosas de su época. También vienen muchos coleccionistas", comentó él sobre sus compradores.

El plus de sus productos es que todos han sido revisados y restaurados. Hasta las consolas más viejas están 100% operativas.

Otros visitantes de estos sitios son nostálgicos del pasado. James García fue junto su esposa e hija para buscar unas Barbies. "Las que venden ahora no son como las de antes. Por eso le compro a mi chama las muñecas aquí".

Los precios en un mercado de pulgas varían según la pieza y su antigüedad. Una prenda de vestir puede costar desde Bs 100 hasta unos 500. A menos que sean chaquetas de cuero u otra pieza particular que puede ser un poco más costosa.

Objetos de colección como cámaras u otras antigüedades sí superan los Bs 1.000.

La dinámica es sencilla: curucutear, descubrir algún tesoro, revisar su estado y luego, una vez dado el precio, por supuesto regatear.

vovalles@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar