Compartir

También racionan hostias y vino

Fallas de insumos hacen que sacerdotes cuiden las cantidades a usar en misa

imageRotate
| 1 | 2 |
Contenido relacionado
VALENTINA OVALLES R. |  EL UNIVERSAL
domingo 2 de junio de 2013  12:00 AM
Hace un par de semanas, el padre Honegger Molina, párroco de La Boyera, tuvo que auxiliar a la iglesia de El Hatillo pues en el templo no tenían hostias ni vino para oficiar la santa misa dominical. Ese no es un caso aislado porque la escasez de productos también alcanzó la casa de Dios.

Desde finales del año pasado las congregaciones que elaboran hostias en la capital padecen por las dificultades para conseguir harina de trigo. Y más recientemente se hizo público el problema para adquirir el vino de la eucaristía.

Las Hermanas Adoratrices son unas de las congregaciones que elaboran hostias. Allí continúan con la producción a pesar de las dificultades. "La harina para hacer hostias es de trigo, pero pura, no puede tener levadura. Hace meses que nos ha costado conseguirla y hemos optado por comprarla en panaderías o pastelerías", comenta la hermana Doraima, quien dirige el taller en Vista Alegre. Usar ese producto también resulta más costoso.

Ella relata que la crisis se ha mantenido a lo largo del año. La peor época la enfrentaron durante Semana Santa por la alta demanda de los fieles, que temían no poder abastecer. La Semana Mayor y diciembre son las temporadas en que más se consumen.

"Las hostias no salen como antes, ahora son más duras y secas, porque es otra harina", comenta la religiosa como una de las consecuencias del uso de una harina diferente a la tradicional.

Las Siervas de Jesús es de las congregaciones más antiguas en el oficio y dan fe de la crisis. "Nosotras hacíamos pedidos de dos sacos semanales de harina de trigo a una empresa distribuidora de la ciudad. Pero han tenido problemas para abastecernos", relató la hermana Mayra, quien agregó que aunque nunca han detenido su taller, que funciona desde los años 60 en la parroquia Altagracia, sí ha bajado su producción. Además, también se vieron obligados a reducir un día su jornada en el taller de lunes a sábado: ahora operan solo hasta los viernes.

"Aquí se hacen al día unas 10 mil hostias, que es bastante pero antes se hacían más, hasta unas 30 mil", apuntó.

Ante la crisis, el cuerpo de Cristo también es racionado. El padre Molina cuenta que antes podía hacer pedidos de 10 mil hostias, "ahora me dicen llévese 2 mil padre y venga en 15 días a buscar 2 mil más".

La Sierva de Jesús, Mayra, dice que es una medida necesaria "para que alcance para todos".

"Que falten hostias es importante porque se afecta la espiritualidad de los fieles", agregó la hermana Doraima.

La orden es hacer rendir el pan. Si es necesario pueden picarla. "Partir la hostia no disminuye la presencia de Cristo", agregó el sacerdote.

Lo mismo sucede con el vino. La reserva actual de las iglesias da para unos tres meses y hace unas semanas se hizo público un comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), que advierte sobre la escasez, debido a problemas que tiene la única bodega que en el país distribuye el sagrado líquido, Bodegas Pomar.

José Antonio Conceicao, quien dirige el Departamento de Liturgia de la CEV, aclaró que está descartada la reducción de misas ante el desabastecimiento e indicó que el problema estaría resuelto en las próximas semanas.

Sin embargo, la alerta entre feligreses y sacerdotes se mantiene, y estos últimos han optado por también racionar la cantidad de vino que se usa en la misa.

El vino Ecclesia, usado para consagrar, es de "altísimo valor por su pureza", explicó el padre Honegger Molina. "No es un vino comercial, solo de consumo litúrgico. Es hecho de 100% uva".

De acuerdo con el comunicado, la CEV daba autorización a las parroquias para comprar vinos chilenos o argentinos, los más puros que se consiguieran, en caso de emergencia.

Bodegas Pomar informó que las fallas en la entrega del Ecclesia son consecuencia de la baja cosecha de uva durante 2012, debido a las lluvias de la localidad donde se cultiva. El vino se produce desde hace algunos años en Venezuela, en Carora, estado Lara. Sin embargo, la empresa explicó que la cosecha de febrero 2013 está lista y por embotellar, por lo que esperan que la distribución se normalizaría a partir del 10 de junio.

El que la escasez haya alcanzado la casa de Dios no saca de su asombro a los feligreses y genera dudas. "¿Y qué va a pasar si se dejan de hacer las hostias?, ¿vamos a comulgar con pedacitos de pan?", se preguntaba Fernando Canelón, un feligrés de la parroquia Caricuao.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Thomas Vega
02.06.2013
10:38 PM
Hasta cuando Dios mio.......
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar