Compartir

72 años quemando a Judas

Desde 1941 El Cementerio celebra su fiesta de Domingo de Resurrección

imageRotate
| 1 | 2 | 3 |
Contenido relacionado
JAVIER BRASSESCO |  EL UNIVERSAL
domingo 31 de marzo de 2013  12:00 AM
En Caracas no existía todavía ninguna autopista ni se habían levantado las torres del Centro Simón Bol´ivar cuando ya en El Cementerio tenían varios años quemando a Judas.

Desde que en 1941 Blas Ramón Loaiza tuvo la ocurrencia de hacer un muñeco que representaba a un vecino del barrio, Judas jamás ha faltado a su cita con el fuego, aunque su rostro ha cambiado año tras año.

Y aunque al frente de esta actividad está desde hace cuarenta años su hijo Juan Loaiza, la quema de Judas es algo que ya pertenece a todos los vecinos de El Cementerio, que ese día olvidan diferencias de cualquier tipo y se reúnen en el cruce de la tercera transversal con avenida Los Cármenes en una fiesta que comienza con un maratón de diez kilómetros, continúa a lo largo de todo el día con grupos de música en vivo y competencias de palo encebado y chapitas, y finaliza con la quema de Judas al atardecer.

Mil y un rostros

Juan Loaiza cuenta que en las primeras décadas la identidad de Judas era "parroquial", pues se quemaba a la vecina chismosa, al gruñón de la esquina o al malandro de la cuadra.

Fue a partir de los 80 que el Judas comienza a tomar un carácter más político. El principio de la decadencia del país fue perfectamente interpretada por este Judas, y así en 1983 se quemó el Viernes Negro, con lo que se inició una tradición del Judas "antisistema".

"Aquí quemamos a quien tengamos que quemar, nuestra integridad nunca la hemos comprometido y ni siquiera 'martillamos' a los vecinos. La alcaldía Metropolitana pondrá la tarima (cuando estaba Juan Barreto como alcalde también nos daba una mano) y la alcaldía de Libertador da los permisos de cierre de calles, pero este Judas no se vende", dice Loaiza.

La lista de "quemados" es larga, y va desde personas (Orlando Castro fue quemado en 1996 y los ministros del Gabinete económico en 1997), figuras como el ladrón de cuello blanco (1991), o hasta delitos como el secuestro express (2006).

Rómer Martínez, uno de los organizadores del evento, cuenta que muy pocas veces ha habido problemas entre la gente por la identidad de Judas. En el año 2002 fue un avión el que se quemó, no un personaje, pero muchas personas se sintieron ofendidas porque interpretaron que se estaba quemando el recién adquirido avión presidencial, una lujosísima aeronave que sustituía, 65 millones de dólares mediante, al famoso "camastrón". Martínez cuenta que lo que hicieron fue colocarle la palabra "terrorismo" y decir que se estaban quemando las naves que se habían estrellado contra el World Trade Center. "Aquí hay que ser un poco malabarista para que todos estén contentos. Y la única manera de poder mantener esto es ser de aquí. Aquí yo he vivido toda mi vida, igual que Juan, y la gente nos respeta", explica Martínez.

Los últimos dos quemados (aún no quieren dar la identidad del que arderá hoy) también les hubieran podido traer problemas, pero nadie se dio por aludido: "Chacumbele" fue consumido por las llamas en 2011 y un muñeco que se llamaba "Se va" en 2012. Y Loaiza cuenta: "Cuando me preguntaban quién se iba, yo les decía que pensaran lo que quieran. Para unos se iba el Presidente, para otros su enfermedad".

Carlos "Nené" Quijano, quien desde que nació hace 66 años ha vivido en El Cementerio, dice que esta actividad es tan importante que incluso está por encima de rencillas políticas. Y que él ni siquiera imagina su vida sin ese muñeco ardiendo en el barrio cada Domingo de Resurrección.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar