Compartir

Dueña de vivienda en Candelaria aún vive en el pasillo del Doralta

Inquilinos se niegan a devolverle su apartamento en el edificio Doralta

imageRotate
Diosana Arrieta, madre de Meira Pacheco, acompaña a su hija desde hace 15 días porque tampoco tiene recursos para pagar un alquiler NICOLA ROCCO
Contenido relacionado
JORGE HERNÁNDEZ |  EL UNIVERSAL
sábado 9 de febrero de 2013  12:00 AM
Dos adultas mayores, una con cáncer de mama y la otra con un tumor en el cerebro, duermen en el pasillo del piso 15 de las residencias Doralta de la parroquia Candelaria porque sus inquilinos se niegan a entregarles su apartamento desde hace seis años. Diosana Arrieta y Meira Pacheco, madre e hija, tomaron esa medida porque ya no cuentan con recursos para arrendar una habitación para vivir en Caracas en mejores condiciones.

Pacheco cumplió un mes viviendo en el pasillo frente a su apartamento (151), ubicado en la avenida Este 2 con esquina Sur 23 de Candelaria. Mientras que Arrieta la acompaña desde hace quince días porque sus ahorros no le dan para conseguir un cuarto para sobrevivir a sus 79 años.

"Me da miedo que mi hija esté sola en este pasillo. Me vine a vivir con ella en precarias condiciones por falta de recursos. Ninguna autoridad del Gobierno nos ha ayudado a recuperar nuestra vivienda", relató Arrieta, quien también sufre de afecciones cardíacas y tiene un marcapasos en su cuerpo.

Las afectadas colocaron una cortina en el pasillo de entrada hacia su apartamento para protegerse del frío cada noche. A pocos metros, una cadena y un candado asegura una de sus maletas a la reja de la vivienda para evitar perder algunas de sus pertenencias. "Los inquilinos pasan cada mañana por un lado sin hablarnos. Ellos introdujeron una medida cautelar en tribunales porque consideran que somos peligrosas, dos mujeres de 58 y 79 años", relató Pacheco.

Ambas propietarias son ayudadas por sus vecinos cercanos, quienes les llevan comida cada día y les permiten usar el baño para hacer sus necesidades básicas. "Mis vecinos nos regalaron cobijas, una colchoneta delgada, una silla vieja y algunos platos usados para comer. A un lado colocamos la andadera y las muletas de mi madre, quien tiene problemas en sus huesos.

Las propietarias arrendaron la vivienda de 90 m2 con tres habitaciones y dos baños en octubre de 2000. "En octubre de 2006 les envié un segundo comunicado para informarles que no se renovaba el contrato y que debían desocupar mi casa como le estipulaba la ley. Ellos solo pagan Bs 375 al mes. Pero por problemas de insuficiencia de saldo en mi cuenta, el banco me la canceló y no recibo medio"

Pacheco y Arrieta son apoyadas por la Junta de Condominio del edificio Doralta. "Nos ayudan a recoger firmas para solicitar la salida de los inquilinos y volver a nuestra casa".

El Universal intentó contactar dos veces a la inquilina, Carmen Hernández, sin éxito.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (4)
páginas:
1 |
Por Martina Jimenez
12.02.2013
8:06 PM
Que triste ver como los comunistas acabaron con Venezuela. Estas pobres senoras tener que pasar por esta humillacion porque la ley que Chavez promulgo practicamente les quito el apartamento!
 
Por juan rodriguez
09.02.2013
5:55 PM
¡Caray! y no existe en todo este país un funcionario del gobierno con poder, que dé la cara por estas dos mujeres, que sólo están exigiendo lo suyo. De verdad que uno no puede dejar de pensar, cómo sería la justicia que se impartía en Venezuela en tiempos de virreinatos y capitanías, si en este siglo XXI, ocurren despojos como estos, ante la indiferencia de todos nosotros. Gabriel y Galán finaliza un poema con este reflexión: "Hoy por el mundo voy, viendo a Jesús padecer, y preguntándome estoy, ¿somos los hombres de hoy, aquellos niños de ayer?"
 
Por Jorge Briceno
09.02.2013
4:12 PM
Que ironico! Lo es obvio que el comunismo es robo.
 
Por antonio MARQUEZ B
09.02.2013
10:20 AM
... DEL GOBIERNO PORQUE NO LE ARREGLAN EL PROBLEMA A ESTAS SEÑORAS QUE SON LAS DUEÑAS DEL APARTAMENTO.Y ESTÁN ENFERMAS.Y CON PROBLEMAS DE DINERO.SON GENTES MUY NECESITADAS.OJO OJO ALCALDÍA TRABAJEN POR SUS HABITANTES
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar