Compartir

En rincones de la capital mantienen vivas tradiciones

En Santa Rosalía y La Boyera realizan la parranda navideña casa por casa

imageRotate
El "tun tun, quién es, gente de paz" sobrevive en algunas zonas de esta ciudad llena de rejas NICOLA ROCCO
VALENTINA OVALLES R. |  EL UNIVERSAL
lunes 24 de diciembre de 2012  12:00 AM
Ir puerta por puerta cantando villancicos, como el tradicional: "tun tun ¿quién es? gente de paz, ábranos la puerta que ya es navidad", no es cosa del pasado. Mientras una semana antes de nochebuena hay quienes viven el caos decembrino para cumplir con tradiciones más banales, en algunos rincones de la ciudad se cultivan costumbres típicas de la ciudad.

En Santa Rosalía, durante nueve días antes de la Navidad, luego de cada misa de aguinaldo los jóvenes del Campamento Juvenil Carpa Fray Luis de León y la comunidad recorren edificios completos al son de las canciones tradicionales.

"Somos de la iglesia de San Agustín y el padre Gilberto viene por ahí", cantaban al entrar en cada casa.

El sacerdote reza una pequeña oración y bendice los pesebres que cada familia ha construido en sus hogares. La tradición se mantiene desde hace más de 10 años.

"Yo todos los años les abro la puerta feliz de que está juventud venga a contagiarnos con la alegría de la navidad", expresó Elizabeth Utrera, del edificio Don Agustín mientras despedía al grupo.

Acto seguido el parrandón marchaba escaleras abajo a su próxima parada.

También en el Sureste

Del otro lado de la ciudad, en La Boyera, desde hace cuatro años celebran la novena del niño, cada día en un sector diferente de la parroquia. Las misas se realizan en calles o canchas de la zona y luego empieza el recorrido casa a casa.

"Es una oportunidad para compartir y comer en familia", relató el párroco de La Boyera Honegger Molina.

Y es que tampoco se pierde la costumbre de recibir a los "parranderos" con comida y bebidas. La celebración se extiende hasta pasadas las 9:00 pm.

"La gente aprovecha para pedir por la paz de Venezuela y suplica a Dios para que cese violencia del país. También piden mucho por su salud. Esas son peticiones constantes, que más se repiten", explicó Molina.

En La Carlota cada una de estas noches se han instalado en el bulevar a cantar, desde las 7:00 p.m.

"La intención es llevar a cada hogar la alegría propia del venezolano. Dejarles un mensaje para que reciban a Jesús en su corazón", comentó quien coordina al grupo juvenil de San Agustín, Daniel Fajardo.

Lo cierto es que el objetivo parece cumplirse: en cada casa dejan una sonrisa sembrada.

vovalles@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar