Compartir

ASÍ SON LAS COSAS

El duelo Billo-Luis Alfonzo despertaba discusiones, pleitos y profundas reflexiones

OSCAR YANES |  EL UNIVERSAL
viernes 7 de diciembre de 2012  12:00 AM
Billo y Luis Alfonzo
La película de moda en aquellos días de diciembre de 1942, era la Liga de las Canciones con Ramón Armengot, Mapy Cortez, Domingo Soler y Jorge Reyes. Todas estas estrellas habían trabajado en Venezuela y las colas para ver el film en los Cines Continental y Caracas eran larguísimas. La música de la película se puso de moda; la calientísima conga -como la llamaban-, era el ritmo del momento y todas las muchachas querían moverse como Mapy Cortez.

En diciembre el pabellón del hipódromo era el sitio perfecto para ir a bailar con la Swing Boy. En el Happy Dancing tocaba Filo Rodríguez, y a cinco bolos la entrada en el Rainbow Room con Luis Alfonzo Larrain, estaba el mago de la música bailable. En el Coney Island también se bailaba, pero lo que más atraía al público al parque de atracciones, era el ciclista suicida. En el Roof Garden estaba Luis María Frómeta Pereira con la Billos Happy Boys. Billo era el apodo que ya traía desde Santo Domingo Luis María Frómeta, quien había llegado a Venezuela un 31 de diciembre de 1937, y esa misma noche debutó en el Roof Garden de los hermanos Sabal, quienes firmaron con Billos, cuando la famosa "Mingo and his Wopee Kids" terminó su contrato y abandonó el Roof Garden del hotel Madrid, frente a la Catedral de Caracas. Billo debutó con Caña Brava, cantado por Niñi Vásquez. ¿Por qué gustó tanto la Billos?, el propio director me contó un día con modestia: "mira Yanes, la orquesta gustó desde el principio; en realidad como yo no era músico profesional tenía un timbre y un estilo que no era sino copia de la orquesta de moda en aquel entonces, de Rafael Muñoz en Puerto Rico y la otra orquesta muy famosa la Casino de la Playa en Cuba, además del merengue dominicano que era nuestro plato fuerte".

Luis Alfonzo Larrain para muchos venezolanos era la versión de Glenn Miller, no en el sentido estrictamente musical, sino porque su banda más que una orquesta era símbolo de un sistema, de un modo de ser. A los dos músicos, tanto a Luis Alfonzo como a Billos nadie les decía maestros, se les llamaba simplemente por sus nombres lo que confirmaba la inmensa popularidad que disfrutaban en Caracas y toda Venezuela, fama que se dividió entre Billos y Luis Alfonzo. El fanático de Billo's tenía una forma de bailar muy definida y un comportamiento totalmente diferente al seguidor de Luis Alfonzo, quien era más sosegado. Cada una de las bandas alimentaba permanentemente el entusiasmo de sus seguidores, Luis Alfonzo pasaba a la ofensiva con: "Como gozo", "El Cigarrillo", "La Guitarra de Miguel" y Billo respondía con "El Caimán", "Ríete de Todo", "Despacio se va lejos" o "Camarón y Mamoncillo".

El duelo Billo-Luis Alfonzo despertaba discusiones, pleitos y hasta profundas reflexiones de los fanáticos cultos; Elio Rubio y Leo Rodríguez de Luis Alfonzo y Rafa Galindo y Víctor Pérez de Billos, eran ídolos del país. Los bromistas caraqueños decían: "caramba esos cantantes tienen que quitarse las mujeres a sombrerazos"...

Así son las cosas

@oscaryanesg

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por JOSE TOMAS MILANO PARMA
07.12.2012
10:37 AM
Así era la Caracas de entonces.Esa "rivalidad" era algo parecido a la que ocurrió con el Mis Venezuela entre la bella Oly Clemente,catira y caraqueña, y la no menos hermosa Yolanda Leal,morenaza y guayanesa,habiendo ganado esta ultima el reñido certamen.Recuerdo que a Yolanda Leal la pasearon en un convertible en el viejo Stadium San Agustín,y si mal no recuerdo la acompañaban en su carroza el buen amigo General Solis Martinez,entonces teniente,y creo que también el sub teniente Basalo.Asi son las cosas,amigo Yanez.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar