Compartir

La odisea de recuperar la vivienda

Pocos dueños de casas en alquiler han logrado recobrar su inmueble

imageRotate
María Elena de Dugarte y Francisco Dugarte recuperaron su inmueble luego de "autosecuestrarse" EDSAU OLIVARES
| 1 | 2 | 3 | 4 |
Contenido relacionado
JAVIER BRASSESCO |  EL UNIVERSAL
miércoles 14 de noviembre de 2012  12:00 AM
Recuperar la propia vivienda cuando un inquilino se niega a abandonarla es uno de los trámites más difíciles y engorrosos en la Caracas de hoy.

Sin embargo, también aquí existen los finales felices: María Elena Navarro, quien dirige la Red de Propietarios de Viviendas en Alquiler (fundada hace poco más de un año), explica que han logrado resolver de buena manera al menos diez casos, y que actualmente trabaja en otros 60: "Es un tema de nunca acabar, a diario recibo la llamada de por lo menos cinco personas que me contactan a ver si les puedo ayudar".

Esta asociación sin fines de lucro (brinda asesoría legal sin cobrar nada más que la movilización) fue fundada por Navarro con el objeto de apoyar al pequeño propietario y corregir de alguna manera lo que llama "una falta de infraestructura para hacer cumplir la nueva ley de arrendamiento".

Se refiere a que la nueva ley eliminó, por ejemplo, las 335 oficinas regionales que existían para procesar los alquileres y no fueron sustituidas por nada en la práctica, pues el Sunavi apenas tiene cuatro oficinas a nivel nacional (una de ellas en Caracas, en Las Mercedes). O al hecho de que apenas hay entre cinco y nueve defensores públicos a nivel nacional abocados a este tema, que afecta a tantas personas.

En la mayoría de los casos se trata, explica Navarro, de personas humildes : "El 73% de las personas que atiendo provienen de las clases D y E. Se trata de gente que no puede disfrutar de su única vivienda".

Los esposos Lenis Pirela y Gualberto Chávez debieron dormir en el pasillo que da a su apartamento durante cincuenta días antes de recuperarlo: "Lo recobramos gracias a un acuerdo personal y amistoso con los inquilinos y con la Red de Propietarios como intermediario", explica ella.

A la pareja Kleinbergs le costó mucho más recuperar su vivienda, aunque también lo logró. Al final habían pasado tres años de luchas y malos ratos desde que le informaron a su inquilina que necesitaban su casa (pues se venían a Caracas luego de trabajar en el interior) hasta que ésta finalmente la entregó: "Nosotros tuvimos suerte de que el padre de la inquilina intercedió por nosotros y le consiguió una solución habitacional", dice Ottavia Kleinbergs. Además de tener solo una vivienda, y ser de la tercera edad, los Kleinbergs necesitaron, además, suerte.

Este matrimonio también debió ejercer medidas de presión, pues paró su camioneta en el jardín de la residencia y vivió allí varias semanas. Y, al igual que los Chávez-Pirela, ellos también se vieron beneficiados de los servicios de la Red de Propietarios: "La doctora Navarro hasta se quedó en la camioneta con unos vecinos para que no la fueran a sacar de allí cuando nosotros tuvimos que ir al tribunal", recuerda Ottavia.

Muy famoso fue también el caso de los esposos Dugarte, que debieron autosecuestrarse en su propia casa para que finalmente se la entregaran luego de año y medio de lucha.

Sin solución a la vista

Sin embargo, no hay que olvidar que los finales felices son mucho más la excepción que la regla en este tema, y muchas veces no importa lo fuertes que sean las medidas de presión o lo desesperada de la situación del propietario.

A Luis Goncalves ni siquiera su incapacidad motora (no puede caminar por un problema en la médula) le bastó para que la Superintendencia Nacional de Arrendamientos (Sunavi) lo tomara en cuenta tras más de nueve meses de trámites. Después decidió encadenarse a su vivienda por una semana, pero tampoco sirvió de nada. Como última medida debió hacerle una oferta económica a su inquilina para que se marchara, pero ni siquiera ha recibido respuesta: "Esto es el mundo al revés: yo le tengo que pagar a alguien para que se vaya de mi casa".

María Segunda, quien tiene una casita en el barrio San Blas (´Petare), se ha visto obligada a convivir con su inquilino para no quedarse en la calle, curiosamente lo mismo (convivir con los inquilinos bajo el mismo techo) que debió hacer su hija Carmen García en Santa Teresa, aunque este último caso sí tuvo un buen desenlace gracia a la Red de Propietarios.

Desde allí, Navarro hace un llamado al gobierno para que adecue su plataforma institucional a la nueva ley, porque en la práctica todos, propietarios e inquilinos, terminaron siendo perjudicados: "Lo único que lograron fue matar el mercado de alquiler. Son tantos los abusos que se permiten que ya nadie quiere alquilar en Caracas".

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Ramon Perez
14.11.2012
9:37 AM
Los felicito...
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar