|
compartir
|

Poder popular al margen de la ley

2.600 consejos comunales de Caracas fueron excluidos hasta 2012

imageRotate
El Consejo Comunal Las Haciendas (en El Encantado, Macaracuay) es uno de los cuatro del sector que no ha podido obtener el registro que les permitiría recibir y gestionar recursos ENIO PERDOMO
Contenido relacionado
ANYIMAR COVA LUGO |  EL UNIVERSAL
lunes 5 de noviembre de 2012  12:00 AM
La instalación de una línea de transporte público, la apertura del ducto de Hidrocapital, el arranque del circuito dos de Corpoelec que sirve a dos desarrollos habitacionales y la articulación de un sistema de vocerías por edificios son algunos de los logros de los consejos comunales electos en 2010 en la urbanización El Encantado.

Se trata de comunidades que, en atención a lo establecido en la Ley Orgánica de Consejos Comunales, decidieron "creer en esta herramienta y organizarnos"; cuenta Alberto Payén, vocero del C.C. Las Haciendas, uno de los cinco complejos que tiene la urbanización hatillana.

Fue en 2010 cuando se constituyeron los cuatro consejos comunales de la zona -uno por cada desarrollo ocupado- pero hasta ahora ninguno ha obtenido el registro que no solo los legaliza sino que los convierte en personas jurídicas y les permite gestionar recursos.

Los intentos se hicieron sin éxito en la taquilla única municipal de Fundacomunal en El Hatillo y en las sedes de la Av. Nueva Granada y Chacaíto. La última información que obtuvieron fue que la certificación depende ahora del Frente Francisco de Miranda (Catia).

"Tenemos proyectos para transporte, alumbrado, educación. Por las intervenciones que hubo aquí queda mucho por hacer y los consejos comunales son una herramienta para llevar los planes a cabo", resalta Payén.

Fue en 2011 cuando, por iniciativa del diputado William Ojeda se constituyó el Frente Nacional de Consejos Comunales Excluidos. El grupo -ahora desarticulado- entre marzo 2011 y los primeros meses de 2012, reportó 2.600 organizaciones que, en Gran Caracas, no habían podido adecuarse a la reforma de la Ley de Consejos Comunales (2010) o registrarse como nuevas. La traba común era la dilación del proceso de certificación en la taquilla única de Fundacomunal.

Eso fue lo que ocurrió a los residentes de Colinas de Santa Mónica que en 2010 intentaron certificarse. "Todo se hizo ajustado a la nueva norma, pero Fundacomunal alegó que, como lo inscribimos antes de que se publicara en Gaceta la Ley, no era válido. Existimos de hecho y no de derecho", resume Francisco González, presidente de Asovecinos de Colinas.

Para los habitantes de Macaracuay tampoco se cristalizó la certificación, según explica Ida de Penta. "Se instaló un consejo comunal en 2005 liderado por una persona que no era vecina. Lo revocamos en 2006 y comenzamos a instalarlo con lo que exigía la Ley. Entregamos tres expedientes en la taquilla única en Petare, luego hicimos los mismo en la oficina de Chacaíto pero todo se perdía", relata quien considera irónico que el órgano revocado aparece hoy como representación de la urbanización. "Somos legítimos pero no legales", acota.

María Castillo, del C.C. La Hoyadita I (zona rural Baruta-El Hatillo) explica que si bien la mayoría de las 286 personas que viven en la comunidad son afectas al chavismo, parte del equipo que lidera la conformación del consejo comunal se identifica con la oposición.

A eso atribuye que, aunque en junio de 2011 consignaron los recaudos en la taquilla única de Fundacomunal (ubicada en la casa del PSUV El Hatillo) aún no reciben respuestas.

Paralelamente hay casos como el del C.C. Teuripar (Terrazas del Club Hípico, Brisas del Prado y Parque Humboldt) cuyos miembros, aunque elegidos en 2010, obtuvieron certificación este año. "Recursos no hemos recibido, pero al menos existimos", dice Rafael Melo.

En el C.C. Santa Rosa de Lima, María Elena Arnal tiene similar opinión. "Queremos garantizar el derecho a la participación", dice sobre un grupo que registrado a finales de 2011 tras una sentencia de la Corte.

Merma la participación

William Requejo, quien dirige la Unión para la Participación Ciudadana, explica que en los sectores populares de Catia los consejos comunales están vencidos. "La mayoría no se ha podido renovar por la poca participación de la gente", afirma.

Explica que en Federico Quiroz, donde reside, existen cuatro consejos comunales pero solo uno cumple a medias con las expectativas. "Hay mucha desmotivación. La gente siente que lejos de haber elegido un vocero que denuncia los problemas, tiene una nueva autoridad que se acomoda el gobernante".

acova@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Demetrio Davila
05.11.2012
3:35 PM
Poder popular???? que boberia es esa??? puro populismo, solo significa "hagan lo que yo Chavez ordeno y mas na"
 
Por JOSE NUNES
05.11.2012
10:03 AM
CIRCULOS BOLIVARIANOS,COOPERATIVAS C.COMUNAL..YA NO HAYAN QUE INVENTAR PARA QUE LA GENTE SE OCUPE...
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar