jueves 22 de noviembre de 2012  09:46 AM
De regreso a la cotidianidad luego de un corto periplo no debo sino destacar el tremendo desempeño de los Superleones en los últimos días, que los han llevado a afianzarse en los primeros lugares del torneo peloteril.

Como en todo evento de esta naturaleza, había ciertas dudas acerca de como resultaría la serie de 13 juegos seguidos que debía afrontar el equipo, pero hasta los partidos de este miércoles había sorteado  felizmente el escollo, ganando siete de esos primeros nueve encuentros. Nada mal, verdad?

En ese periplo destacan las dos victorias ante Magallanes (7-6 y 7-5) con las cuales la serie entre los "Eternos Rivales" se ha decantado abiertamente del lado de los melenudos. 

No se ustedes mis panas leonáticos, pero entre estas victorias disfruté sobremanera la del martes pasado ante Cardenales, la cual se definió en los postreros capítulos gracias a tres jonrones solitarios en los últimos innings de Carlos Rivero, Luis Rodríguez y el Chucho Jesús Guzmán. La magia de internet me permitió seguir en Tioga (una pequeña localidad de Texas) de las incidencias de esos estacazos y ciertamente que celebré la victoria.

Por supuesto que en estas últimas siete victorias han puesto su granito de arena diferentes actores, tal es el caso del lanzador Sean Gallagher, quien este miércoles dejó sin mayor opción a la toletería de Caribes. Y qué me dicen de la actuación de Darren Ford, quien en su último partido conectó grand slam?  Hasta Darwin Cubillán ha respondido a la responsabilidad que le ha brindado el manager Frank Kremblas, quien por cierto suma diez victorias en los trece encuentros que ha dirigido desde que se incorporó a los Superleones en sustitución de Rick Sweet.

En efecto, el Caracas ha funcionado como lo que es: un sólido combinado, donde la labor en equipo ha sido fundamental.

Ya están jugando los grandeligas Franklin Gutiérrez, Jesús Guzmán y Tony Campana, quienes unidos al material que ya exhibía el Caracas, hacen ver el futuro con optimismo.

Insisto, hasta el momento no se ha logrado nada, pero hasta la fecha son 21 victorias que nos colocan en excelente ruta hacia la clasificación.

En fin mis ultrasiderales panas caraquistas, estamos viento en popa y eso nos hace esgrimir con orgullo el gentilicio caraquista. En este sentido debo reconocer que sentí una gran satisfacción al ver en el circuito de Austin -donde se llevó a efecto este fin de semana el Gran Premio de F1 de Estados Unidos- a varios venezolanos quienes lucían orgullosos sus gorras del Caracas. Hasta el pana Virgilio Martín estuvo con su novia aupando a los Superleones mientras disfrutaba en la emblemática Calle 6. Y es que donde nos encontremos.... ¡Caraquistas Forever!