|
compartir
|
ARTE

En el volumen está el gusto: Fernando Botero cumple 80 años

Todos coinciden en describir al maestro como un ser humano "excepcional" lleno de sencillez, amor, carisma, pasión y compromiso con cada trabajo que emprende. Ese compromiso que lo impulsó desde la adolescencia a hacer del arte el sustento de su vida.

imageRotate
Botero celebra mañana sus 80 años (AFP)
EL UNIVERSAL
miércoles 18 de abril de 2012  09:08 AM

Bogotá.- "Nunca he pintado una gorda", dijo el martes el artista colombiano Fernando Botero, desatando de inmediato la sonrisa entre el público de Bogotá. Pero el pintor y escultor con vida más famoso de Latinoamérica lo decía en serio: sus redondeadas figuras no se inspiran en anatomías voluminosas, sino que representan la glorificación de la sensualidad y la vida, explicó.

Exageración y exuberancia combinadas con un magistral manejo del color y una crítica mordaz son las características que hacen de Botero el maestro que es. Cerca de 25 exposiciones permanentes en cuatro continentes, al menos 300 esculturas y más de 3.000 óleos de su autoría lo han llevado a la cúspide del arte universal. El jueves, cumple 80 años.

A diferencia de Van Gogh, El Greco o Rembrandt, Botero ha podido disfrutar el éxito al lado de su esposa, sus tres hijos y sus siete nietos, quienes cada verano llegan a su casa de Pietrasanta (Italia), para pasar vacaciones en familia.

Todos coinciden en describir al maestro como un ser humano "excepcional" lleno de sencillez, amor, carisma, pasión y compromiso con cada trabajo que emprende. Ese compromiso que lo impulsó desde la adolescencia a hacer del arte el sustento de su vida.

Luis Fernando Botero Angulo nació el 19 de abril de 1932 en Medellín, conocida popularmente como la ciudad de "la eterna primavera", fue el segundo de los tres hijos de un arriero y un ama de casa.

A los cuatro años su padre falleció y su madre se hizo cargo del hogar, por lo que Botero creció con pocas comodidades y algunos días de hambre. "Cuando falta plata no se puede hablar de una infancia feliz", dijo el maestro recientemente a una revista colombiana.

Su tío Joaquín Angulo, fanático de la tauromaquia, lo introdujo en el mundo de los toros a los 15 años, de donde prefirió retirarse tras descubrir su verdadera vocación: la pintura.

Un torero fue la primera de sus inspiraciones, imagen que vendió en la puerta de La Macarena, la plaza en la que alguna vez soñó cortar orejas vestido de luces.

A los 17 años, tras encontrar en el dibujo un trabajo para reunir dinero y así pagarse el colegio, comenzó a realizar ilustraciones para un periódico local. Ese mismo año logró exhibir dos de sus obras en la Exposición de Pintores Antioqueños de Medellín.

En 1951 se trasladó a Bogotá, en donde hizo su primera exposición en solitario y, con su óleo "Frente al mar", ganó el segundo lugar del IX Salón Nacional de Artistas, premio que obtuvo varias veces.

Con las primeras ganancias de sus obras y el dinero del premio, Botero partió hacia Europa a bordo de un barco italiano donde estudió y se empapó de las obras de grandes pintores.

En 1955 y a escasos 23 años se casó con la gestora cultural Gloria Zea, con quien viajó a México y tuvo tres hijos: Fernando, Lina y Juan Carlos. El matrimonio duró cinco años y el artista decidió emigrar a Nueva York, donde perfeccionó su estilo volumétrico conocido hoy en el mundo como "Boterismo".

En el país norteamericano tuvo un hijo con Cecilia Zambrano llamado Pedro, quien falleció a los cuatro años en un accidente automovilístico en España.

Sin duda, ese fue uno de los golpes más duros de la vida de Botero. Estuvo encerrado por meses en su estudio de París pintando "Pedrito a caballo", mientras su matrimonio con Zambrano se derrumbaba.

La tragedia del choque no sólo produjo la muerte de su hijo y el divorcio con su esposa, sino que además significó la pérdida de la falange de su meñique derecho, que le impidió pintar durante largos meses.

El artista ha reiterado en varias ocasiones que "Pedrito a caballo" es una obra sagrada, pues como en aquel entonces, la imagen sigue representando "una tabla de salvación en medio de los dramas".

Desde hace 37 años vive con la artista griega Sophia Vari, con quien comparte una profunda relación amorosa en sus casas de París, Nueva York, Mónaco, Bogotá y Rionegro, cerca de Medellín.

Botero se ha dado el lujo de tener obras en lugares como los Campos Elíseos (París), el paseo de Recoletos (Madrid), la Plaza del Comercio (Lisboa), la Plaza de la Señoría (Florencia) y las pirámides egipcias, entre otros.

Este trabajador incansable cree que "los pintores no se retiran porque no tiene pensión", razón por la que para celebrar sus 80 años tiene programadas exposiciones en Italia, Chile, México, Colombia, España y Brasil, y un homenaje en su honor en Pietrasanta.

Con la experiencia marcada en su cabello blanco y el abrazo fraternal de su familia, el maestro Botero es una vez más bendecido al celebrar un año más de vida bajo el reconocimiento del mundo.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar