|
compartir
|
CINE

Radu Mihaileanu: "Mi sueño es que las mujeres pirateen mi película"

"La fuente de las mujeres" comienza cuando una de las jóvenes del pueblo pierde su embarazo al subir la empinada colina donde se encuentra la única fuente para obtener agua, tarea que las mujeres realizan desde tiempos inmemoriales.

imageRotate
Radu Mihaileanu, cineasta rumano francés (Google)
EL UNIVERSAL /DPA
viernes 9 de marzo de 2012  03:46 PM

Pinamar.- El cineasta rumano-francés Radu Mihaileanu ("Ser digno de ser", "El concierto") espera que su último film, "La fuente de las mujeres", en el que un grupo de féminas de una aldea del norte de África emprende una huelga de sexo para que sus maridos se ocupen de buscar el agua, "sea pirateada por todas las mujeres".

"Milito contra la piratería pero mi sueño es que esta película sea pirateada por todas las mujeres y que la vayan repartiendo por ahí", dijo hoy Mihaileanu en la muestra de cine argentino-europeo Pantalla Pinamar, donde el jueves, coincidiendo con el Día de la Mujer, se vio por primera vez en Argentina "La fuente de las mujeres", que formó parte de la competencia oficial de Cannes el año pasado.

"La fuente de las mujeres" comienza cuando una de las jóvenes del pueblo pierde su embarazo al subir la empinada colina donde se encuentra la única fuente para obtener agua, tarea que las mujeres realizan desde tiempos inmemoriales.

Hasta que Leila, que está casada con un hombre que eligió y la ama, Sami, y que incluso le enseñó a leer y escribir, decide que es hora de que los hombres, que debido a la sequía y el desempleo no hacen nada en todo el día, se ocupen al menos de ir a buscar el agua.

Para lograr su objetivo, las mujeres emprenden una huelga de sexo, rebelión que pondrá en entredicho no sólo el reparto de las tareas domésticas entre hombres y mujeres, sino toda la organización de la aldea y los mismos preceptos del Corán.

"En las sociedad, tanto oriental como occidental, el amor está en crisis", señaló Mihaileanu. "Yo creo que las mujeres hacen la huelga de amor también para reinventar el amor. La metáfora está también en que sin agua no hay vida. Las mujeres militan por la vida y la metáfora es salvar el ciclo de la vida".

Mihaileanu contó que encontró a las actrices para su "cuento oriental" -con referencias explícitas al relato árabe por excelencia, "Las mil y una noches"- después de un casting muy largo. El director no quería cometer "la tontería de Hollywood de creer que hay un solo idioma árabe". Por eso, si bien entre sus actores hay quienes hablan árabe tunecino, palestino o de otros países, finalmente el cineasta decidió rodar en árabe marroquí, por lo que todos los actores tuvieron que tomar cursos para unificar la dicción.

El elenco de "La fuente de las mujeres" está integrado por actores y actrices árabes o de origen árabe en ascenso como la francesa de origen argelino Leila Bekhti ("Un profeta", "París Je T'Aime"), quien interpreta a Leila, la joven que inicia la rebelión; Hafsia Herzi, la actriz francesa de origen argelino-tunecino que protagonizó "Couscous" y a quien se puede ver también en "L'Apollonide", que se pone en la piel de Loubna Esmeralda, una jovencita enamorada de un chico de otro pueblo; y Saleh Bakri, el actor palestino que protagonizó la israelí "La visita de la banda" y que en el film de Mihaileanu es Sami, el marido de Leila, un joven maestro con una idea más moderna del rol de la mujer.

Mihaileanu aseguró que la película, que cuestiona el lugar de la mujer en algunas sociedades árabes, tuvo una buena recepción en estos países. En Marruecos, donde fue rodada y estrenada en noviembre, hubo mujeres que la fueron a ver incluso cuatro veces al cine, "una vez con sus amigas, la segunda con sus suegros, la tercera con sus padres y la cuarta con sus hijos". "Ése era mi objetivo, que la vieran los niños, de modo que la sociedad descubriera que ése es el lugar que tiene que tener la mujer". También fue proyectada en Túnez, en Líbano y Jordania.

Para el cineasta, que en "El tren de la vida" (1998) contó la historia de un grupo de judíos de Europa del Este que simula su propia deportación para evitar ser deportados por los nazis y en "Ser digno de ser" (2005) trató el tema de los judíos falashas (oriundos de Etiopía) a través de un niño etíope no judió enviado a Israel por su madre para salvarlo del hambre, reconoció hoy que todas las historias que relata "hacen referencia en general a una tragedia y a la sombra de la humanidad, pero para desmostrar que el ser humano siempre está buscando la dignidad".

"Lamentablemente, la humanidad está cada vez peor. Pero tengo la esperanza de que encontremos belleza en cada uno de nosotros y la capacidad de volver a ponernos de pie".

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar