El "Tatort", un rito policiaco alemán de más de cuatro décadas

"La serie abarca 43 años, prácticamente toda la historia alemana desde el gobierno de Willy Brandt", dijo Scherer a Efe explicando el motivo de su trabajo.

imageRotate
La serie ha contado con la resistencia de su audiencia
EL UNIVERSAL
sábado 19 de julio de 2014  12:30 PM
Berlín.- "Tatort", que literalmente significa lugar de los hechos, es el título de una serie policiaca que ha convertido en uno de los rituales cotidianos de los alemanes y que ha logrado estar en las pantallas durante cuatro décadas, con niveles de audiencia sólo comparables a los partidos de fútbol.

"Tatort" ha llamado incluso la atención de los académicos lo que ha llevado a la edición de libros como "El Tatort y la filosofía", compilado por Wolfgang Eilenberger, o a un proyecto de investigación de la Universidad de Karlsruhe, dirigido por el catedrático Stefan Scherer.

"La serie abarca 43 años, prácticamente toda la historia alemana desde el gobierno de Willy Brandt", dijo Scherer a Efe explicando el motivo de su trabajo, auspiciado por la Comunidad de Investigación Alemana (DFG) y del que saldrán dos libros que deberán ser publicados en octubre de este año.

Para Scherer, esta ficción es "la auténtica novela social de la República Federal de Alemania" y lo compara con "La comedia humana", la serie de novelas en las que Honoré de Balzac retrató el París del siglo XIX. "Tatort muestra los cambios de la sociedad en el curso de los últimos 43 años", añade.

Eilenberger, por su parte, sostiene que "Tatort" ha terminado en buena parte reemplazando la asistencia dominical a la iglesia, donde antes se definían las diferencias entre el bien y el mal.

La historia de esta ficción alemana se remite a 1970, cuando Gunther Witte fue encargado de desarrollar una serie policiaca para la WDR, la televisión regional del oeste alemán.

El propósito era ofrecer, desde la WDR, un producto a la Primera Cadena de la Televisión Alemana (ARD) que compitiera con "El comisario", una serie de la Segunda Cadena (ZDF) que estaba empezando a tener una gran audiencia.

Witte entonces tuvo la idea de que crear una serie en la que cooperaran todas las televisiones regionales.

En principio se trataba de compartir costos pero a la postre esa cooperación llevó a darle a la serie uno de sus principios de identidad que es la diversificación regional y la variedad de comisarios que investigan los distintos casos en cada uno de los episodios.

Scherer dice que en el fondo "Tatort" no es una serie, sino una serie de series, cada una encarnada por un comisario que, cuando deja de atraer al público, sencillamente desaparece para ser reemplazado por otro.

El formato de los episodios de la serie es bastante flexible pero hay unas reglas que en su momento fijó Witte y que en lo fundamental se siguen cumpliendo: siempre tiene que haber al menos un comisario, los casos tienen que estar relacionados con la realidad vital de los espectadores y las historias tienen que ubicarse regionalmente.

Esa flexibilidad, dentro de esas tres reglas básicas, es lo que le ha permitido a la serie su longevidad.

"El comisario", cuyos casos solían desarrollarse en la alta sociedad de Múnich, dejó de emitirse en 1975.

Los diversos equipos de comisarios en los diversos episodios hacen que el relevo generacional se vaya dando de forma natural aunque hayan algunas figuras, como el inspector Schimansky en los años 80, que se hayan quedado en la memoria de los espectadores.

Schimanski, incluso, termina apareciendo marginalmente en una novela del chileno Roberto Ampuerto titulada "¿Quién mató a Christian Kustermann?".

Actualmente, Scherer destaca las figuras de tres grupos de investigadores.

En primer lugar está el comisario Thiel, que resuelve crímenes en Munster en compañía de un patólogo excéntrico en episodios en los que muchas veces la trama policiaca se mezcla con la comedia.

Luego está la pareja de Schenk y Ballauf, que trabajan en Colonia y representan en buena parte la vena de crítica social de "Tatort".

Otro comisario emblemático es Peter Faber, un hombre traumatizado por la muerte de uno de sus hijos en un accidente y que siempre está al borde de la crisis psicológica en medio de su trabajo en Dortmund.
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
 
Cerrar
Abrir