José Balza se incorporó a la Academia de la Lengua

El escritor deltano ocupará el sillón letra "M" de la corporación.

imageRotate
Francisco Javier Pérez le impone la insignia al escritor deltano José Balza (Cortesía)
Contenido relacionado
EL UNIVERSAL
miércoles 16 de julio de 2014  09:12 AM
El escritor deltano José Balza se incorporó el pasado lunes a la Academia Venezolana de la Lengua, y pasó a ocupar el sillón letra "M", utilizado anteriormente por Blas Bruni Celli, fallecido en enero de 2013.

Para este acto, realizado en el paraninfo del Palacio de las Academias, Balza presentó un discurso titulado Nuestra música: elaboraciones literarias.

Igualmente, las autoridades de la corporación, Francisco Javier Pérez (presidente), Luis Barrera Linares (vicepresidente) y Horacio Biord (secretario), entregaron a Balza el diploma y la insignia que lo acreditan como miembro de la AVL.

El sillón "M" ha estado ocupado vitaliciamente por Manuel María Fernández, Francisco Pimentel, Tomás Aguerrevere Pacanins, Santiago Key Ayala, Luis Beltrán Guerrero y Blas Bruni Celli.

Por su parte, el discurso de contestación estuvo a cargo de Barrera Linares, quien leyó un texto titulado Un delta de nombre Balza, precisamente para destacar y caracterizar la escritura de Balza, en la cual no solo se establece una interacción con los lectores, sino también menciones constantes al río Orinoco.

Uno de los aspectos que resaltó Barrera Linares fue que en la historia de la Academia es la primera vez que se plantea la relación entre la música y la literatura; hecho que se desprende por ser José Balza un profundo amante y conocedor del arte de los sonidos.

Hablar sin palabras

En julio del año pasado, Balza comentó en una entrevista con el periodista Daniel Fermín que su elección como miembro de la Academia representa un honor, y expresó: "Creo que hay gente que habla pero no tiene palabras. Hablan sin contenido, de manera automática y pobre. Masas y muchos políticos. Algo doloroso, porque la vida se revela y se esconde en las palabras. Tal vez la Academia se asome a estos bordes. La designación me llega como un instrumento para nuevos trabajos entre lo diario y el lenguaje. Un oficio para reconsiderar el mundo y la soledad. Y como vivo siempre salvajemente, surge la oportunidad de hacer un ejercicio cada vez más riguroso. El Delta del Orinoco ha tenido académicos: Pedro Juan Krisólogo Bastard y fray Julio Lavandero".

Igualmente se refirió a esa relación con las aguas del gran río y su trabajo escritural: "No es una metáfora: creo que fueron las aguas del Orinoco, presentes en mi vida desde el primer minuto. Su energía, su divino misterio, su transcurrir incesante me llevaron a sentir el paso de los momentos, del habla, de la gente. Y hacia los libros, las grandes ciudades. Al intento de regresar siempre a todo lo amado".

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
 
Cerrar
Abrir