Compartir

Diego Rísquez: "Yo creo que el artista debería ser crítico"

"Lo que tenemos que hacer es festejar el premio de Mariana Rondón... estar orgullosos" "El cine es el espejo de una sociedad. La cinematografía que se hizo en los 80 fue crítica con los gobiernos de turno", señala el cineasta.

imageRotate
Diego Rísquez apuesta por el cine nacional (Georgina Svieykowsky)
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
lunes 14 de octubre de 2013  08:28 AM
Al fondo suenan El malquerido, Sombras nada más o Entre tu amor y mi amor, en la voz de de "El bolerista de América". Diego Rísquez (1949) está en pleno proceso de inmersión con la vida y obra de Felipe Pirela (1941-1972), ya que dirigirá próximamente una película biográfica sobre el artista. La mesa donde se desarrolla la entrevista está llena de discos del cantante zuliano y libros como el de Luis Ugueto (Lo que es la vida) o Eduardo Fernández (Felipe Pirela, su vida).

Este sábado partió a Santa Cruz de Tenerife en las Islas Canarias, donde se presenta su película Reverón (2011); luego estará en Fráncfort, Alemania, donde Orinoko, nuevo mundo (1984) y Reverón, se proyectarán en el noveno Festival de Cine Venezolano, y regresa a Colombia, donde recibirá un homenaje con una retrospectiva de sus películas, en el marco de los 30 años del Festival de Cine de Bogotá.

Quizás por esa atmósfera que lo rodea prefiere la celebración antes que la controversia: "Lo que tenemos que hacer es festejar el premio de Mariana Rondón (Concha de Oro en San Sebastián por Pelo malo), que lo que le hace es un enorme beneficio al cine nacional al colocarlo en la palestra mundial. Creo que deberíamos estar orgulloso y no ser críticos", sostiene.

Sin embargo, hay algunos temas sobre el tapete...

-Cuando el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (Sibci) arremete contra Mariana Rondón por su opinión política, ¿dónde están los gremios para defenderla?

-Yo fui presidente de la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (Anac) y tuve mi posición. El gremio es el resultado del consenso de todos los cineastas. Cuando yo fui presidente de la Anac (2001-2003) había gente que estaba del lado de la oposición y del lado del Gobierno, y mi tendencia era defender al cine nacional, no a un sector del cine ni a una tendencia política dentro del cine nacional. Y fue el momento más convulsionado.

-Cuando Luis Correa fue atacado por su película sobre el famoso caso Mamera, el rechazo del sector cine fue unánime; hoy el Estado coloca un corto arbitrariamente antes de la película de Joel Novoa o ataca a Mariana Rondón y los gremios no están. ¿Dónde está la combatividad de otros tiempos?

-A mí me entrevistaron y yo fijé mi posición, en el programa de Alonso Moleiro, pero yo no puedo hablar como gremio porque no soy el representante ni la voz oficial de éste. Anteayer también hablé con Carlos Azpúrua (cineasta afecto al Gobierno) y le dije que me parecía una estupidez lo que estaba pasando, eso no tiene ningún sentido. Yo tengo relación con gente que tiene distintas formas de pensar, yo me puedo reunir con Carlos Azpúrua y decirle lo que pienso, y él no se va a ofender por lo que yo diga, y viceversa.

-El Sibci y sectores oficialistas fustigaron a Mariana Rondón por cuestionar al fallecido presidente Hugo Chávez cuando supuestamente éste "financió" su película y surge la pregunta: ¿un artista debe ser políticamente agradecido?

-Aquí ha habido una gran confusión en la forma de interpretar y entender de dónde viene el dinero del cine: existen dos organismos que son la Villa y el Cnac (Centro Nacional Autónomo de Cinematografía), que depende de una parte de los aportes del Estado, pero sobre todo, de los aportes de Fonprocine, una figura que se crea en 2005 para recuperar el dinero que aportan los distribuidores, exhibidores, un porcentaje de los beneficios de taquilla, de los productores, compañías de publicidad, canales de televisión, por cable, satelital, regional y nacional, laboratorios... Eso ha permitido que no dependamos únicamente de los precios del petróleo, porque antes en la medida en que estaban altos, había dinero para el cine, y cuando estaban bajos, no lo había. Entonces Fonprocine ha permitido que tengamos una estabilidad en la producción, o sea, que no es ningún milagro que hoy tengamos 15 o 20 películas en cartelera, eso es gracias a esa reforma de la Ley de Cine. Por otro lado, está la Villa que es la productora de cine del Estado para llenar sus necesidades...

-Pero en ninguno de los dos casos es el presidente de la República ni su Gobierno los que desembolsan el dinero. Eso habría que aclararlo, ¿no?

-La Villa depende de un presupuesto del Estado, es distinta su composición. En el Cnac hay un jurado, donde hay mayoría del Estado, pero también hay una representación de la empresa privada, hay miembros de la Anac, Caveprol, Avepca, Cinemateca, exhibidores, distribuidores...

-¿Y cuando un cineasta recibe esos recursos acaso se le exige gratitud?

-Simplemente reconocer de dónde salen los recursos para hacer tu película. En mi caso, yo coloco en los créditos de mi película al Cnac, a los productores. Cuando Francisco de Miranda (2006), a mí me dieron recursos Pdvsa La Estancia y Venevisión, ¿por qué no los voy a poner?

-¿Debería ser crítico el artista sin importar quién financia su cine?

-Yo creo que el artista debería ser crítico ante una sociedad. Estamos creando una percepción del mundo y en esa percepción el reflejo se manifiesta de diferentes formas: política, social... El cine es el espejo de una sociedad. La cinematografía que se hizo en Venezuela en los 80 fue crítica con los gobiernos de turno, si no fuera así, no existiera la cinematografía de Román Chalbaud o todas las películas que se hicieron desde los 80 hasta el año 2000, que tenían un alto componente de crítica al gobierno, pero el gobierno no se sentía afectado por eso.

-¿Sería un error que el Estado atacara o pusiera limitaciones a Mariana Rondón por su posición política?

-A mí me parece una estupidez, una cosa sin sentido. Repito, lo que tenemos que hacer es festejar el premio de Mariana Rondón en el Festival de Cine San Sebastián.

Una voz hecha película

-¿Pretende abarcar toda la vida de Felipe Pirela con su película?

-Me interesa hacer una película que tenga un acento en lo regional, que pueda reflejar lo que significa el Zulia como identidad, esa forma que tiene el zuliano de hablar, de comer, de reír... Y al mismo tiempo que sea una película nacional.

-¿Rodaría en Maracaibo?

-Sí, en agosto probablemente. Felipe Pirela nació en Maracaibo, en el barrio Santa Lucía. Me interesa esa Maracaibo de los años 40. Veremos al Pirela de 8 años, al de 14 y al de 20. La primera parte es su vida en Maracaibo, luego viene su mudanza a Caracas y después su periplo por el mundo del Caribe, Estados Unidos...

-¿No es un riesgo elegir a Chino como protagonista?

-Él es un cantante popular con arraigo, es un showman, el hombre del espectáculo que tiene control de su cuerpo y de la escena. Si bien entre eso y ser actor hay un trecho largo, él está dispuesto a entregarme todo el mes de enero para dedicarse a la actuación como disciplina con Luigi Sciamanna como tutor.

-¿Qué siente al recibir homenajes como el que habrá en Bogotá?

-Se siente que uno está envejeciendo aceleradamente y no se da cuenta, que la cosa es más acelerada de lo que piensas y que es inaudito que 40 años de trabajo se puedan condensar en 14 horas de película.

@argomezc

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
 
Cerrar
Abrir