Compartir

El bestiario onírico de Francisco Pereira

El escultor inaugura el domingo la muestra "Bípedos", en la galería D'Museo.

imageRotate
El creador venezolano recrea un reino animal en 18 esculturas de bronce (Estefanía Perozo)
JESSICA MORÓN |  EL UNIVERSAL
miércoles 2 de octubre de 2013  08:05 AM
Un bestiario de animales salvajes, ávidos de redención, aparece en el espacio. Como una camada de seres humanos, tal vez, ansiosos por encontrarle sentido a su existencia en esta tierra. "Criaturas cuadrúpedas convertidas a bípedas, porque están en un proceso de transformación y no precisamente corpórea, la mutilación de sus patas traseras es una simbología que alude a la conversión de la psiquis", explica el creador venezolano Francisco Pereira (Caracas, 1959) acerca de la muestra Bípedos, que inaugura el domingo en la galería D'Museo.

Elefantes, jirafas, cabras, camellos y hasta un perro elaborados en bronce forman parte de un grupo de 18 esculturas en mediano formato; todos erguidos sobre sus patas delanteras. "Cada bípedo manifiesta una profunda conexión con la tierra mediante sus miembros inferiores; osamentas frágiles, lisas y alargadas que simbolizan un proceso de finitud que conduce a la transformación. Es la tensión de los opuestos: por un lado son seres que buscan una conexión con el universo y su espiritualidad y por el otro se trata de bestias primitivas ancladas a lo terrenal", comenta el escultor que ha expuesto su imaginario escultórico en la KIAF, en Seúl; Pinta de Nueva York, y más recientemente en ArtLima, Perú.

De entrada, la exposición deja colar una invitación. Un aforismo griego situado junto a un espejo sugiere al espectador: "Conócete a tí mismo", mientras tanto, su reflejo se proyecta en el cristal que rápidamente deforma su anatomía.

"En principio te topas con este gran tótem que te obliga a enfrentarte contigo mismo. A hacer contacto con tu yo interno y a conectarte con alguno de estos 'monstruos', porque todos llevamos uno, de lo contrario seriamos 'autómatas'", dice el también arquitecto que cursó un taller de color y volumen con el maestro Carlos Cruz-Diez.

El artista visual traslada sus sueños al espacio. Durante la entrevista, Pereira revela que por la noche aparecían en su cabeza imágenes que se hacían cada vez más recurrentes. "Soñaba que estaba en un barco. Uno que yo manejaba y cuya corriente me llevaba hacia el horizonte, pero yo me negaba y terminaba por girar el timón hacia lo oscuro".

En la exhibición, todo gira en torno a El viaje, la pieza central en la que el autor moldeó uno de los anhelos de su subconsciente. "Quise recrear el viaje de Noé o el de Odiseo como metáfora del destino. Edifiqué un arca como contenedora de la psiquis y cuatro animales que representan esas emociones que te acompañan en el camino. Sin miedo a nada, no tengo temor a mostrar mi intimidad", concluye.

jmoron@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
 
Cerrar
Abrir