Compartir
MÚSICA | Concierto para el recuerdo en el auditorio del Sambil

Charly García viajó a lo desconocido

Alternándose entre piano, guitarra y teclados, el eterno "loco" hizo sonar las notas de Ojos de video tape, Pianobar, Marilyn, La cenicienta y las mujeres, y Promesas sobre el bidet. El genio puso punto final al recital con su celebrada e inmortal Canción para mi muerte, de sus tiempos en Sui Generis al lado de Nito Mestre.

imageRotate
El eterno "loco" hizo sonar las notas de "Ojos de video tape" (Gustavo Bandres)
ERNESTO COVA |  EL UNIVERSAL
domingo 16 de junio de 2013  09:52 AM
Caracas.- 8:20 pm, noche plena sobre el valle de Caracas. El público en el reestrenado anfiteatro del centro Sambil muere de impaciencia y The Prostitution aparece en escena; ha llegado el momento de entrar a la dimensión desconocida, y qué mejor manera de hacerlo que bajo la dirección del otrora niño prodigio del piano, y hoy abuelo del rock: Charly García.

Se dio así inicio a un recital lleno de energía y nostalgia en el que el argentino hizo valer su condición de leyenda, de músico de culto, e hipnotizó al público presente con algunas de sus más celebres piezas cultivadas desde hace más de cuarenta años, cuando subió por primera vez a un escenario.

Así el genio regaló a los presentes, Rock and Roll yo, Anhedonia, Demoliendo hoteles, Tu vicio, Pasajera en trance y Los dinosaurios.

Alternándose entre piano, guitarra y teclados, el eterno "loco" hizo sonar las notas de Ojos de video tape, Pianobar, Marilyn, La cenicienta y las mujeres, y Promesas sobre el bidet.

Para continuar el viaje hacia la magia del músico, sonaba Eiti Leda, y una fanática se subió al escenario, pero fue rápidamente interceptada, "me acordé de John Lennon, me dio miedo", alcanzó a decir Charly, en medio de la pieza que lo llevó a la consagración cuando lideraba las filas de Serú Giran, en aquellos, no tan lejanos, años 80.

Completaron el paseo por la zona oscura, 20 trajes verdes y Fanky, el público pedía a gritos, No voy en tren, pero Charly aclaró que no la sentía en el ambiente y demostró que tiene mil maneras de cerrar un show.

El genio puso punto final al recital con su celebrada e inmortal Canción para mi muerte, de sus tiempos en Sui Generis al lado de Nito Mestre, para despedir una mística noche de rock argentino y cumplir con los fieles que le acompañaron.

ecova@eluniversal.com
Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Arturo Luis
16.06.2013
8:02 AM
felices los miles... o cientos que fueron a llenar los corazones de tan escogida mezcla de cultura, emoción, rock, buen gusto y buena vibra. Espero le haya gustado nuestro gran publico venezolano así como nosotros reconocemos a los que nos deleitsn. Non nos dejes sin tu música jamás y libranos del pran. Amén.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar