Compartir

"Tierra Santa" cuestiona al padre

La obra de Elio Palencia celebra desde hoy los 40 años del TET

imageRotate
Hay transporte gratuito desde el Centro Comercial Líder, a las 2:30 pm
| 1 | 2 | 3 |
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
sábado 2 de febrero de 2013  12:00 AM
Hay un terreno árido donde alguna vez hubo un cuidado jardín. Dos hamacas cuelgan de un mismo horcón. Un teléfono celular y el control remoto de un televisor reposan sobre un ladrillo. La devastación está en el ambiente y, principalmente, en el interior de dos hermanos que se reencuentran en el patio de una casita rural. Inicialmente Elio Palencia tituló su obra Un patio, dos islas (2008), pero tras una lectura dramatizada hace año y medio, el dramaturgo decidió llamarla Tierra Santa.

La pieza servirá para celebrar los 40 años del Centro de Creación Artística TET, compañía que ha invitado a Costa Palamides a dirigir este montaje que estrena hoy, a las 3:00 pm, en el Teatro César Rengifo de Petare. "Lo que más me gusta de Elio es que a partir de problemas individuales, familiares, de minorías, da una imagen contundente y mayoritaria de todo un país", comenta Palamides.

Los personajes centrales son hermanos de una familia numerosa, "¡Nueve muchachos y tres abortos!", recuerda uno de ellos, y el padre brilló por su ausencia. El mayor de los dos ha tratado de ser un progenitor mejor que el que no tuvo, mientras el menor ha seguido los pasos del ausente: es un irresponsable.

El director de la puesta en escena explica que se trata de dos seres que están en una situación de arrinconamiento, de aislamiento por la vejez. "Hay una discusión allí sobre la paternidad vista como aislamiento. El padre se cree un Dios que puede decidir cuando está o cuando abandona, y nos encontramos que cuando no está ausente está excesivamente presente, y en ambos casos está condenado al aislamiento".

De hecho, el hermano mayor reflexiona en escena: "A veces me pregunto si es que el destino del padre es convertirse en una isla dentro de su propia familia".

Lo interesante del texto de Elio Palencia es que los personajes, seres humanos que conectan de inmediato con el espectador, filosofan desde su cotidianidad. Mientras el mayor comenta: "Eso de los padres y los hijos. No hay garantías de que lo sigan a uno o le continúen, que sepan más o sean mejores... las mismas barrigas lombriceras de hace cuarenta años con la pata en el suelo en el piso de tierra..."; el menor comprende: "Como si el tripón no se hubiera movido del charco y el charco de tanto estar ahí se hubiera convertido en pozo séptico, en cloaca".

La búsqueda que hay en obras suyas como La quinta Dayana (2006), está en Tierra Santa: la familia como cuna, pero también como bomba de tiempo, depósito de vicios, prejuicios, discriminación, soledad...

"La paternidad es una vocación tan jodida. Un oficio que parece destinado al fracaso, porque nunca ninguno está contento: el hijo siempre parece tener que pedir cuentas al padre. Y el padre... El reclamo, como a ese Dios de fantasía, siempre está allí", comenta el mayor de los dos.

Y acá sale otra vez la preocupación del autor, cómo el padre, ese que intenta ser autoritario y omnipresente, juega a ser Dios. En efecto, el mayor de los dos encuentra que no le ha servido de nada ser así y se refugia en la religión, en la teología. Así lo dice: "Si fuiste autoritario es porque reprimiste, si diste libertad, entonces fuiste indiferente. A lo mejor, porque al ser papá se cae en la tentación de sentirse un poco Dios. Un espejismo. Así que me dediqué a saber si había un Dios auténtico. No sé si lo he encontrado. Pero, al menos, tengo claro que una oficina de reclamaciones no es".

Costa Palamides tiene a dos grandes de la actuación en las tablas: Ludwig Pineda y Guillermo Díaz Yuma, acompañados por la joven Yazel Parra.

Twitter: @argomezc

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar