Compartir

Emigrar de Ecuador puede convertirse en una odisea

"Prometeo deportado" estrena el viernes en Venezuela.

imageRotate
El ecuatoriano Fernando Mieles exhibió su largometraje en su país en 2010 (Nicola Rocco)
Contenido relacionado
DANIEL FERMÍN |  EL UNIVERSAL
miércoles 23 de enero de 2013  12:00 AM
Un dato que sirve de contexto: Ecuador es un país de más de 14 millones de habitantes; la crisis económica de los años 90 provocó una migración de casi un millón de personas. Prometeo deportado -una coproducción ecuatoriana venezolana que se estrena el viernes en 11 salas nacionales- es un retrato de un tema que también afecta al resto de las naciones de Latinoamérica.

El largometraje de Fernando Mieles es un filme coral que podría representar al continente: un mago que es el mejor prestidigitador-masajista-bailarín-cualquier cosa del Ecuador; una modelo "gringa" que no es más que una prostituta; un escritor que tiene tantos libros como botellas de alcohol en su equipaje; un deportista que practica natación en la nada. Una serie de personajes que quedan varados en una sala de un aeropuerto no identificado. Y lo convierten en su hogar, como si fuera uno de esos refugios caraqueños de hoy.

Todos llegan y nadie sale de ese no lugar que es la metáfora del país que divide al mundo. Lo dijo uno de los protagonistas: "si el Ecuador es una línea imaginaria, los ecuatorianos somos seres imaginarios". Y se acostumbran a vivir así ("acostumbrarse es una palabra que espero que no conozcas", agrega el escritor de un solo libro, que se vende en combo junto con un rollo de papel higiénico en esa especie de comuna socialista capitalista en que se transforma el sitio de encierro).

La cinta ecuatoriana quizás podría recordar a La terminal, el film de Steven Spielberg que protagonizó Tom Hanks. Fernando Mieles apenas escribía el guión de su largometraje cuando escuchó de aquel filme. Su ópera prima de ficción hace de lo regional algo universal. "Prometeo... es otra cosa. Es una película que habla del país. Todo lo que soy y puedo decir está reflejado en la pantalla. Preguntas sobre mí mismo, preguntas acerca del Ecuador", dijo el cineasta guayaquileño, que escribió la historia basado en una experiencia que le ocurrió en Madrid en el año 1993.

El ecuatoriano quiso reflejar esa angustia propia de estar detenido sin saber por qué. "Dejas de ser persona. Te conviertes en un número de pasaporte que además te quitaron. No sabes si estás en esa sala de espera por dos horas o por días. Me di cuenta de que no era mi historia, era la historia de muchos. Pude plasmar el inconsciente colectivo del país", dijo el egresado de la Escuela de cine y televisión de San Antonio de los Baños (Cuba).

Prometeo deportado es una comedia dramática rayana en la parodia absurda de un problema tercermundista. Un ejemplo: el tiempo está marcado por una tortuga (que deambula por el aeropuerto) que, en el transcurso de la película, crece hasta convertirse en una gigante propia de las Galápagos. Como si hubieran pasado 200 años en ese encierro.

Hay que establecer un pacto de ficción al ver la película. Saber que se va a ver situaciones reales llevadas al extremo. "Quise despegarme del realismo sin perder la representación que nos ofrece el cine. Es una mirada de nosotros los ecuatorianos sobre los ecuatorianos, de los latinoamericanos sobre los latinoamericanos", agregó Mieles, que estrenó su película en su país hace ya tres años (llevó a más de 180 mil espectadores a las salas en 2010). Ahora Prometeo deportado intenta aterrizar con éxito -tras cuatro funciones el año pasado- en suelo venezolano.

dfermin@eluniversal.com

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar