Compartir

Benito González: "Jamás saldré del laberinto del jazz"

"Todos tenemos un punto de inicio en la vida, y de allí trazamos una trayectoria en forma de espiral", dice el pianista y compositor.

imageRotate
El músico venezolano, residenciado en Nueva York, se presentó en días pasados en Barquisimeto (Cortesía Emanuele Sorge)
CLAUDIA FURIATI PÁEZ |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
miércoles 2 de enero de 2013  09:22 AM
Un viaje elíptico y ascendente es el que propone a través de sus piezas Benito González, pianista y compositor venezolano radicado en Nueva York. Un punto de partida, una parada, un continuar, un acelerar o disminuir la marcha pero siempre en movimiento giratorio, es su aproximación tonal, rítmica y vivencial sobre el teclado, que lo ha llevado a ser parte de la banda del saxofonista Kenny Garret y a los más exigentes escenarios globales.

Así lo demostró durante un recital realizado en días pasados en Barquisimeto, en compañía de Andrés Briceño (batería) y Gustavo Caruci (bajo), en el cierre del Ciclo de Jazz 2012 promovido por la productora Música Oculta.

De su ciudad natal, Maracaibo, González heredó el amor por la música, que practica con fervor y misticismo, pues sus inicios frente al teclado fueron en un templo (la Iglesia San Bartolomé) a los 8 años de edad. "Toqué por cuatro años un órgano electrónico que podía hacer sonar como un piano. Allí ensayaba en las tardes de regreso de la escuela y del campo de beisbol", confiesa el músico.

"Aún recuerdo lo impresionado que quedé al oír a Chick Corea y su banda Return to Forever, así como pianistas de la talla de Michelle Camilo, Harvey Hancock y Alfred McCoy Tyner. Ahí comprendí que a ese arte sería al que dedicaría toda mi vida", agrega González.

Continuó su apostolado por el jazz latino en Caracas, ciudad a la que se mudó con 17 años en 1992, consciente de que sería tan sólo una estación de transición. El fogueo dentro de la movida musical nocturna capitalina, junto con Frank Quintero y María Rivas, en giras nacionales e internacionales, lo ayudaron a posicionarse como pianista de jazz.

Pero en él había una necesidad expresiva mayor a la de ejecutante y fue por ello que compuso la pieza Starting point, nombre que luego dará nombre a su primer álbum, editado en el año 2004.

En este trabajo, González reconoce la necesidad de rendir tributo a grandes del jazz que por aquel entonces le sirvieron de inspiración como los mencionados Corea, Hancock, Camilo, McCoy Tyner.

"Gracias a ellos logré traspasar una puerta y entrar al laberinto del jazz, del cual no creo que llegue a salir. Jamás saldré del laberinto del jazz".

De este período formativo agradece el respaldo y estímulo que recibió del trompetista Julio Mendoza, quien lo guió en el dominio de la lectura rítmica de las notas.

Círculo virtuoso

Una afortunada noche de 2002, durante uno de sus cotidianos toques en el Juan Sebastián Bar, de El Rosal, González y su trío de jazz fueron escuchados por Nicolas Robertson, agregado de Cultura de la Embajada de Estados Unidos en Caracas.

Este apasionado del género, los apadrinó en una gira por diversas instituciones venezolano-americanas del país, y finalmente en un viaje a Washington, donde González debutó internacionalmente junto con el percusionista ghanés Okyrema Asante. A partir de entonces, el joven marabino dio mucho de qué hablar entre la crítica especializada estadounidense al punto de ganar el primer lugar del Great American Jazz Piano Competition 2005.

En la meca del jazz, el destino le brindó a Benito González, con apenas 20 años de edad, la maravillosa oportunidad de ver en vivo a Alfred McCoy Tyner. El tecladista del legendario John Coltrane siempre lo inspiró, al punto de que el músico venezolano desarrolló un estilo similar que le ganó el respeto y confianza de Kenny Garret, quien al escucharlo en el teclado en 2006 decidió invitarlo a formar parte su banda, a la que pertenece hasta el día hoy.

Sobre el talento de ambas estrellas del género Black American Music como prefiere llamar al jazz -McCoy Tyner y Garret-, González afirma que este es producto del "complejo y frágil equilibrio entre libertad y amor en la interpretación", y que ese mismo "concepto" de inspiración y trascendencia busca plasmarlo en sus composiciones. "Llegar a ese concepto es alcanzar el círculo virtuoso", dice, y es ese el mensaje fraseado en su segunda producción discográfica Circles, considerado uno de los mejores álbumes de jazz del año 2010 por el crítico musical del diario The Washington Post.

"Todos nosotros tenemos un punto de inicio en la vida, y de allí trazamos una trayectoria en forma de espiral para seguir evolucionando y llegar a un nuevo punto iniciático más elevado", complementa González.

Para el músico, su círculo virtuoso está convergiendo en un nuevo punto de arranque. "Sigo con Garret, pero a medio tiempo. En enero de 2013 participaré en su nueva grabación y en febrero espero que la banda sea galardonada con los dos Grammy a los que ha sido nominado Seeds from The Untherground: Mejor Álbum Instrumental de Jazz y Mejor Solo Instrumental de Jazz, por Kenny en el saxo. Pero también quiero seguir cultivando mi original sello en la composición y hacer una gira con mi trío de jazz que nutra una tercera producción discográfica", explica.

González no descarta que entre sus futuros escenarios, además de los consentidos asiáticos, los exigentes europeos y los competitivos estadounidenses, esté el del Teatro Juares en la octava edición del Festival Internacional de Jazz de Barquisimeto.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Omar José Aguirre Brito
25.11.2013
11:20 PM
Saludos, nos alegra compartir con ustedes de nuevo la invitación desde BIOTEL SUITES y MÚSICA OCULTA cuando presentaremos de manera exclusiva la 2da. Edición de: Noche de Paz Noche de Jazz con el pianista Benito González, quien viene a dos únicas presentaciones en Venezuela, la primera de ellas en Puerto la Cruz y la otra en Barquisimeto.En la gala musical estará acompañado por dos de los mejores músicos de nuestro país: Andrés Briceño en la Batería y Gustavo Carucí en el Bajo.Única presentación en Barquisimeto en el Gran Salón Biotel Suites.Jueves 19 de Diciembre de 2013
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
 
Cerrar
Abrir