Compartir

Carlos Noguera: "Necesitamos una distribuidora audaz"

"Nosotros todavía no hemos dado con la solución para el tema de la promoción de la lectura... Las librerías privadas, perdóname que te lo diga, no aceptan los libros de Monte Ávila", asegura el presidente de la editorial estatal.

imageRotate
Noguera: hay que flexibilizar el otorgamiento de divisas para la importación (V. Correale)
DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
lunes 12 de noviembre de 2012  08:52 AM
Lo asegura con franqueza: los libros venezolanos no están circulando por América Latina. "¡En Colombia, al lado, no están nuestros libros!", exclama Carlos Noguera, presidente de Monte Ávila Editores. Incluso, se atreve a ir más allá. Dentro del país, la distribución continúa siendo "el lado flaco, el lado problemático".

A pesar de que confía que los convenios internacionales, firmados por Venezuela con países de la región, puedan facilitar la presencia del libro en el exterior, todavía, dice, hay mucho camino. "Siempre decidimos que somos como un archipiélago de hermanos, de islas hermanas, en el terreno cultural. Pero islas todavía", dice Noguera quien dirigió el II Encuentro Internacional de Narradores en Caracas que culminó ayer.

-El ministro de Cultura, Pedro Calzadilla, aseguró que es necesario crear una agencia literaria. ¿Por qué?

-Todas las editoriales del mundo tienen un agente promotor. Nosotros tenemos una modesta oficina de promoción acá en Monte Ávila. Digamos, eso es materia del Centro Nacional del Libro. Es el Cenal el que tiene una oficina que ha estado siendo redefinida. Todavía el perfil de lo que debería de ser no lo tenemos. De manera histórica, se entiende que la agencia literaria tiene un sentido, primordialmente, mercantil. No puedes tener una agencia literaria concebida con los parámetros tradicionales. Sería un contrasentido en el sector oficial.

-¿Pero hace falta?

-Sí, hace falta. Todo esto es para decirte que estoy de acuerdo con el ministro. Es que existe, embrionariamente, una oficina en el Cenal. Pero si vas al Cenal te dirán lo mismo: es una oficina que tiene que ser fortalecida para promover el libro y el autor venezolano. Promover, también, traducciones. Pero simultáneamente, o antes de la traducción, nosotros deberíamos ocuparnos de que nuestros libros circularan aquí y en Latinoamérica. Y no es así. Te lo puedo decir francamente porque yo lo vivo. Nuestros libros no están en Chile; en Argentina, hay un poquito más.

-Para la presidenta del Cenal se tiene una deuda con los escritores venezolanos...

-Sí, estoy de acuerdo. No desde el punto de vista que se le publique o se le premie cuando concurse, sino desde el esfuerzo que se debe hacer, y ahí también me anoto, para promover al autor venezolano. Acá necesitamos una distribuidora con un audaz, diría yo; incluso latinoamericanista, porque nosotros tenemos un ideal bolivariano e integrista. Si queremos ser fieles a este ideal en el ámbito de la cultura tenemos que hacer un gran esfuerzo, mucho mayor del que estamos haciendo ahora.

-¿Este esfuerzo implicaría también un nuevo plan de lectura para el país?

-¡Van juntos! Diría que en primer lugar es hacia adentro. Nosotros todavía no hemos dado con la solución para el tema de la promoción de la lectura. Se ha hecho un esfuerzo extraordinario, desde el propio presidente Hugo Chávez para abajo. Pero todavía tenemos mucho por hacer. ¡No hemos acertado! No es un problema nuestro nada más. Otros países del continente también lo viven, tan grave o peor. Hay un fenómeno afuera: en ciertas capas de la población se lee menos que antes. En eso nosotros no estamos mal. Él último estudio nos revela como el tercer país lector en Latinoamérica.

-¿Qué tan creíble puede ser ese estudio?

-¡Tan creíble como puede ser la estadística!

-¿Hay problemas con la distribución de libros?

-Diría que la distribución todavía es el lado flaco, el lado problemático. ¡Hay muchas cosas por resolver! Se han hecho muchos esfuerzos. El crecimiento de la Red de Librerías del Sur, es uno de ellos. Con todos los altibajos que ha tenido, son casi 80 librerías en el país. Hay a un nuevo plan: las bodegas culturales. Las librerías privadas, perdóname que te lo diga, no aceptan los libros de Monte Ávila. Y no te estoy hablando de un libro de Noam Chomsky o del Che Guevara.

-¿Sus libros no están en las librerías privadas?

-No del todo. Hay algunos libreros que aceptan los libros de Monte Ávila. Repito no se trata de libros políticos, sino de poesía o de libros para niños. Si eres dueño de un negocio tienes toda la libertad de aceptarlos o rechazarlos. Ya nosotros no promovemos directamente. Lo hace la Distribuidora Nacional de la Cultural. Antes te pedían libros de poesía. Ahorita te los niegan. Por una razón absolutamente política, créeme. Internacionalmente también tenemos mucho que hacer.

-¿Qué balance haría de Monte Ávila en este año?

-Se vivió una época fuerte en la institución. Estaba en una situación de crisis que comenzó en 1993, y se extendió hasta 2003, año en el que llegué. No es que yo resolví la crisis e hice un milagro. En ese momento hubo un cambio en el alto gobierno en materia de política cultural. El propio presidente confesó en un acto público que hasta ese momento se había dejado un poco de lado a la cultura. No hay revolución sin revolución cultural, dijo Chávez. La intensión fue rescatar la experiencia fructífera del pasado. Las grandes colecciones: Altazor, de poesía; Estudio, de ensayo; Primera dimensión, para los niños; Continente, de narrativa. Y crear nuevas: Testimoniales, Bitácora rebelde, Milenio libre y la Warairarepano, la colección indigenista.

-¿Se cumplieron los planes que tenían para este año?

-Resuelta la crisis original, Monte Ávila ha mantenido lo que se podría denominar en términos aeronáuticos, una velocidad de crucero. Estamos serenos viajando con esta ruta: mantener las grandes colecciones y crear las colecciones nuevas. La velocidad del crucero es de 80 títulos por año. Lanzamos 15 autores inéditos, más o menos, al año. También tenemos el compromiso con la Filven (Feria del Libro de Venezuela). Nosotros aportamos libros, y nos ponen a correr siempre.

-¿El presupuesto alcanzó?

-Sí. Más bien nosotros publicamos 80 porque ese es el presupuesto. Nosotros nos adaptamos a una meta. El año que viene, además de los 80, tendremos una línea de trabajo: el libro en digital, en red o en disco. Le vamos a dar un impulso especial. El ministerio está muy interesado. Si el autor quiere publicar con nosotros va tener la obligación de ceder sus derechos por contrato.

-En la Filven 2012 cuando Monte Ávila presentaba un libro no se encontraba inmediatamente en los anaqueles para adquirirlo. ¿Qué pasó?

-A veces ocurre lo siguiente. Uruguay es el país seleccionado. Vamos buscando qué puede traerse. Te haces la ilusión de que puedes traer a alguien y no puedes. Se van sustituyendo invitados. Son personas con una gran trayectoria cuyos derechos están en otras editoriales. Tienes que hablar con ellas. Eso nos pasó en la última feria. Sales corriendo a editar. Entonces, a las imprentas se les piden los libros de un día para otro. Esto ha ocurrido desde que conozco Monte Ávila.

-¿Cómo se soluciona esto?

-¡Ay, Dios Santo! Primero decirle a los autores invitados que guarden un libro especial para la feria, y que lo entreguen un año antes (risas). No sé, cómo podría solucionarse. Con el Premio Rómulo Gallegos también pasa. Se lee el veredicto un mes antes del 2 de agosto, que es el nacimiento de Gallegos. Tienes cuatro semanas para todo el trabajo editorial. Siempre llegamos con la lengua de corbata el último día. Pero cumplimos.

-¿Cómo ve el panorama de la importación de libros?

-Hay una necesidad de control de cambio. Eso lo acepto, lo entiendo y lo defiendo, pero el libro es un objeto diferente. Hay que ser un poquito más tolerante y comprensivo con la cultura. ¿Se puede flexibilizar? Creo que sí. Los retos que está planteando Venezuela en la integración del Mercosur tendrán que ver con eso. Esto va a tener que ser reconsiderado. Hasta donde sé, en este momento eso se está estudiando.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (2)
páginas:
1 |
Por Armenis Cantor
12.11.2012
9:38 AM
¿Cual es la intension de que uno lea a escritores con Ideologias comunistas, socialistas y cubanas? Ya no tienen suficiente espacio en las TV del Estado: VTV, AN Tv, Catia TV, Vive TV, Avila TV, TeleSur y otra decenas mas, las emisoras de radio expropiadas, los periodicos como el Correo del Caroni, Metro CCs, Ultimas Noticias, Vea y otros tantos sino que tambien quieren que nosotros contribuyamos con sus ideologias pagandolo con nuestro dinero. La libertad de Expresion se da cuando las diferentes ideas, pensamientoes e idologias son expuestas en multiples plataformas de informacion. La oposicion no tiene espacio en las TV del Estado, ni en las emisoras del estado y muchos menos en los periodicos del estado, es por esa razon que se dice que no HAY LIBERTAD de Expresion. El Estado CENSURA y VETA a todo aquel que piense distinto a al Estado. La libertad de lectura es que no debe ser presionado para leer Comunismo.
 
Por pedroreyes reyes
12.11.2012
9:18 AM
Es triste leer de los opositores sus reclamos de falta de ibertad de expresión ,de estado opresor y dictatorial y ellos mismos censuran y vetan la libertad de lectura,es fácil observarlo indagando en las librerías la ausencia de autores de izquierda, que son muchos,mientras en las vidrieras siempre tienen los de articulistas transformados en escritores y titulos de declarados opositores nacionales y extranjeros.
 
páginas:
1 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar