|
compartir
|

La Torre David fue reconocida con el León de Oro en Venecia

El proyecto de Alfredo Brillembourg ganó el máximo galardón de la Bienal.

imageRotate
"Torre David: Gran horizonte" fue premiado en la Bienal de Arquitectura
DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
jueves 30 de agosto de 2012  12:00 AM
"No se premió a una ocupación", aclara Alfredo Brillembourg acerca del León de Oro que le otorgó ayer la Bienal de Arquitectura de Venecia al proyecto Torre David: Gran horizonte, realizado junto con Hubert Klumpner y la oficina Urban-Think Tank, que plantea el rescate del Centro Financiero Confinanzas, ubicado en la avenida Andrés Bello e invadido por más de tres mil personas hace cinco años.

"Se premió a las transformaciones que esas personas realizaron en la edificación. Se premió el hecho de consiguieran energía en un edificio que, se suponía, ya no servía para nada; de que construyeran un tanque de agua, hicieran jardines hidropónicos y crearan instalaciones sanitarias. Se reconocieron los dibujos que nosotros hicimos de todas esas prácticas", cuenta Brillembourg acerca del proyecto que fue seleccionado por el curador David Chipperfield para participar en el Pabellón de Italia.

El jurado decidió reconocer "a los habitantes de Caracas y a sus familias, que han creado una nueva comunidad y una casa a partir de un edificio abandonado e incompleto (...). El jurado elogia a los arquitectos por haber reconocido la potencia de este proyecto de transformación: una comunidad espontánea ha creado una nueva casa y una nueva identidad ocupando Torre David (sic) y lo ha hecho con talento y determinación", según reza textualmente el veredicto, que a todas luces ha omitido que la llamada Torre de David no es precisamente una construcción "abandonada" u "ocupada" -como la llama Brillembourg- sino "invadida". O que el edificio se ha convertido en una estructura infranqueable hasta para las autoridades policiales.

La exposición, que estará hasta el 25 de noviembre en el recinto ferial, le mostró al jurado de la Bienal de Arquitectura imágenes del libro de 450 páginas. Además de un video y una muestra culinaria venezolana, que incluía desde arepas hasta pabellón criollo.

"Recibimos con comida a los arquitectos y a las personas que se acercaban a ver la exposición. Creamos una suerte de café, porque queríamos que todos se sintieran como si estuviesen en Caracas", dice Brillembourg, quien junto con un equipo de expertos se introdujo durante año y medio en la Torre.

El texto, de cuatro capítulos, se inicia con entrevistas a los arquitectos e ingenieros que construyeron la torre y posteriormente da cuenta de qué encontraron al entrar al edificio invadido, para al final plasmar la idea de cómo se puede repensar la Torre Confinanzas como vivienda social.

"El libro muestra imágenes de lo que hay en cada uno de los pisos. La gente no sabe qué está pasando ahí. Pensar que se premia una ocupación es absurdo. Cómo se hizo esa ocupación, ya no nos concierne. ¿Qué hacer ahora con los que están ahí? Eso sí nos importa. Están premiando a un grupo de arquitectos que se preocupa porque no hay viviendas de orden social. Uno de cada nueve habitantes del mundo vive en un barrio. Queremos que las compañías de construcción abaraten sus costos para poder hacer viviendas sociales", concluye Brillembourg.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (20)
páginas:
1 | 2 |
Por Milton Rodriguez
31.08.2012
11:22 AM
si el jurado que dictamino este premio vinieran y vean la realidad de lo que sucede con esta obra, seguro le quitan el premio , porque hoy ese edificio es un antro de malandros invadido y destruida sus fachadas,es una verguenza que una obra destrozada sea premiada, sin ver la realidad
 
Por Gordon Garcia
31.08.2012
8:16 AM
Brillembourg et al: uno siempre se contagia de los valores de donde uno vive o trabaja. En este caso ustedes se han apropiado de una expropiación para beneficio personal y profesional. De esta manera han legitimado un exabrupto.Mejor les hubiera salido hacer un buen documental. No solo lo han podido poner a competir en premios internacionales también, sino que todos nos hubiéramos informado de lo que pasa ahí.Hacer un documental sobre el holocausto NO lo legitima. Pero de haber un concurso en donde se premia a lo mas grandes genocidios, el presentar el holocausto en la competencia de alguna manera lo valida.Que se ha premiado aquí? El ego de los arquitectos o las pretensiones arquitectónicas de un barrio vertical?A los italianitos de Venecia: uno se cansa de la pretensión europea de hacer antropología tercermundista aquí. Váyanse al valle de Nápoles donde tienen de todo: narcotráfico, sicariato, montañas de basura, corrupción... Porque no premian al bunga bunga?
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
7:55 PM
Esto sienta un precedente terrible. Nomás que nos digan Alfredo Brillembourg, Hubert Klumpner y Justin McGuirk qué opinarían de una situación hipotética como esta: Urban-Think Tank diseña un teatro en cualquier País. Por contingencias cualesquiera la obra, ejecutada en un 75%, es paralizada en su construcción. Al cabo de unos años los espacios del teatro inconcluso son invadidos por "una sociedad informal de mercaderes no menos informales que lo convierten de facto en un mercado, creando un nuevo ámbito de trabajo y una nueva identidad, dándole nueva vida a la estructura inacabada [previamente desvalijada], y lo ha hecho con talento y determinación". Luego llega un grupo de arquitectos, por ejemplo unos Austin Urban Solutions & Rosner Studio, y presenta un proyecto de "intervención y transformación" de la obra de ustedes. ¿Qué importa que su querido y hasta -por qué no- hermoso teatro ya no pueda ser tal cosa, Brillembourg et al., si otros le meten mano por otros? ¿No es así?
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
7:28 PM
Así como el país está gobernado por un encantador de serpientes, así mismo Brillembourg y compañía parecieran haber embrujado al jurado de la Bienal de Venecia. En el sitio oficial de la muestra se lee: "El jurado elogia a los arquitectos por haber reconocido la fuerza de este proyecto de transformación: una comunidad informal [no dice 'espontánea'] ha creado un nuevo hogar y una nueva identidad ocupando Torre David [sic] y lo ha hecho con talento y determinación. Esta iniciativa puede ser vista como un modelo inspirador que reconoce la fuerza de las sociedades informales" (!). Pero resulta que un grupo de informales no hacen "sociedad", o en todo caso no pueden crear una "sociedad informal" violando los formalismos y leyes de sociedades formales. Desde luego que el jurado de la bienal no evalúa el terrible trasfondo jurídico-político-social-cultural de esta aberración, pero al menos Brillembourg debía saberlo. El Colegio Nacional de Arquitectos debe pronunciarse ante la bienal.
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
7:00 PM
"Common Ground" ("Territorio común") era el tema de esta Bienal de Venecia 2012, escogido por el director de la muestra, David Chipperfield. Que un arquitecto venezolano, secundado por un par de colegas bien nórdicos, presente ante el mundo un proyecto de intervención arquitectónica de una obra arquitectónica invadida, dentro del concepto tan amplio y vago de "territorio común", es mucho más que un desatino mayúsculo. Se trata de una aberración, de una inversión de valores y falseamiento de la realidad, cosas típicas de estos tiempos nuestros de fascismo comunista. Ningún arquitecto con un mínimo de conciencia deontológica puede establecer sinonimia entre "propiedad invadida" y "territorio común". Hacerlo es forzar las cosas a juro, más allá de toda lógica y salud urbanística y creadora, que para mí al menos solo revela un feo oportunismo acomodaticio por el mero afán de figurar. Demasiado lamentable.
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
6:01 PM
El director de la Bienal de Venecia 2012, el arquitecto británico David Chipperfield, escogió como tema central de la muestra lo que él mismo llamó "Common Ground" ("Territorio común"). En el sitio web de la bienal se lee: "La Bienal 2012 explica David Chipperfield- hace énfasis en aquello que tenemos en común. Por encima de todo, la ambición de 'Territorio común' es reafirmar la existencia de una cultura arquitectónica, compuesta no solo por talentos individuales sino por una rica continuidad de historias diversas unidas en una historia común, ambiciones comunes, urgencias e ideales comunes. En la arquitectura todo comienza por el territorio. Ese es nuestro espacio físico, donde ponemos nuestra primera marca, perforando las fundaciones que sostendrán nuestro techo". La interpretación que hace de esto el tan mentado Alfredo Brillembourg merece un comentario aparte.
 
Por alvis tupano
30.08.2012
4:15 PM
No creo que este edificio se a motivo de ejemplo en el mundo, la construcción de un barrio vertical!!, Vecinos de la zona, oyen constantemente tiroteos, gente que es secuestrada es llevada allí, lugar donde ni la policía entra!. Este premio me parece absurdo TOTALMENTE. Yo trabajo cerca y todos los días digo que lamentable en lo que se esta convirtiendo mi ciudad!
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
3:31 PM
De acuerdo con un cable de AFP difundido ayer, en el catálogo de la bienal se leen estas perlas escritas por los mismos autores: "[la torre invadida] Es un pedazo de Caracas, del sur económico, pero también es un territorio común. (...) La Torre David [sic] es un símbolo del fracaso del neoliberalismo y de la autopromoción de los pobres. Con sus magníficos defectos, representa una oportunidad para reflexionar de nuevo sobre cómo creamos y promovemos las comunidades urbanas" (Alfredo Brillembourg, Hubert Klumpner y Justin McGuirk, arquitectos de Urban Think Tank, estudio ganador de la bienal). ¡Aunque uno no lo crea!
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
3:26 PM
Esta mañana en otro foro relacionado con esta noticia un lector, el señor Alejandro Ramírez, escribió: "¿Cómo una Bienal de arquitectura tan renombrada da un premio a algo que no es arquitectura? Eso es un "Le puse sal al arroz sin sabor que dejó otro". Totalmente de acuerdo.
 
Por Carlos GONZALEZ
30.08.2012
3:22 PM
"Lamento que un arquitecto venezolano, calificado, tome este rumbo contra su país, justifique y a la vez promueva internacionalmente las invasiones que están continuamente ejecutándose en Venezuela y llevándola a bienales internacionales" (Arq. Jimmy Alcock, en carta abierta al Arq. Alfredo Brillembourg, 08-08-2012, disponible en internet en el portal ).
 
páginas:
1 | 2 |
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar