|
compartir
|

Las plegarias de Enza García

"No creo en esa gente que dice que escribe para sí mismo. Uno escribe porque quiere estar ", advierte la escritora.

imageRotate
La autora presentó su tercer libro de cuentos (Adolfo Acosta)
Contenido relacionado
DANIEL FERMÍN , ENZA GARCÍA ARREAZA , ESCRITORA |  EL UNIVERSAL
jueves 12 de julio de 2012  12:00 AM

La vestimenta de Enza García Arreaza (Puerto La Cruz, 1987) alude a su más reciente obra. La escritora venezolana usa una cinta en la cabeza que tiene la cara y la cola de un zorro, al igual que su bolso. Como para dejar clara su identificación con Plegarias para un zorro, un libro de cuentos que fue presentado por Bid&Co en el Festival de la Lectura Chacao 2012.

La tercera publicación de la anzoatiguense reúne seis relatos que hablan de la distancia. O de lo que está lejos, incluso dentro de nosotros, diría el crítico Miguel Gomes, que firma el epílogo del volumen. Su libro tiene indígenas venezolanos, inmigrantes irlandeses, rumanos, libaneses o portugueses. También múltiples registros estilísticos: va de lo lírico a lo sórdido, de lo real a lo fantástico. "Yo creo que la vida misma es así: un montón de registros se repelen, se buscan, se repiten bajo diversos velos", dijo la autora, que ya había publicado Cállate poco a poco.

La ganadora del Concurso para Autores Inéditos de Monte Ávila en 2007, presentó su ópera prima a los 20 años. Ahora, tras un par de libros más, se siente madura ante la palabra. "Lo que rige a Cállate poco a poco es una irresponsabilidad tremenda, una falta de corrección y una torpeza que puede tener sus puntos graciosos, pero torpeza al fin. Plegarias para un zorro le rinde tributo a un esfuerzo, de enfrentarse a la palabra con responsabilidad", agregó la también escritora de El bosque de los abedules.

García Arreaza intenta abrirse un espacio en la literatura local con sus libros. "Si no publico no pasa nada, que es lo que más me molesta. El que no pase nada me molesta más. Publicar no me va permitir alquilar un apartamento ni ser mejor persona, pero es parte del proceso. No creo en esa gente que dice que escribe para sí mismo. Uno escribe porque quiere estar. Y quiere estar más allá de sus propios confines".

Ya lo dijo uno de sus personajes del relato Akuma contra el tiempo: "Debo contar esa historia. Por eso escribo, aunque nadie se interese por mí". La escritura también le sirve a la autora para ser protagonista de sus propios mundos. "Soy protagonista de todo lo que hago. De mis angustias, mis pasiones, mis sueños. La literatura es otra de las formas que tengo de seguir viviendo. Mis personajes tienen una vida que suelo envidiar muchísimo", dijo la narradora, que está por terminar sus estudios de Filosofía en la Universidad Central.

De esa carrera ha tomado algunas cosas para su narrativa. "Me ha enseñado la modestia de tener que afinar la vista para encontrar recodos poéticos donde menos te imaginas. La forma en que las palabras representan al mundo es tan rica. Incluso en la frialdad de la lógica más recalcitrante, ahí puede haber pasión, belleza", indicó García, que quería ser filósofa desde los 13 años.

Ya en la UCV supo que, quizás, no era lo que esperaba. "Uno también ama sus equivocaciones. Aquí vino la gran decepción. Tal vez no tenía el cerebro condicionado para estudiar una carrera así. Estudiando filosofía te das cuenta de lo pésimo que es el bachillerato en este país. Del poco cuidado que ponen los profesores en formar la capacidad argumentativa o el modo en que los alumnos estudian. Es humillante".

Hay quienes dicen que la filosofía sólo sirve para engrosar las listas de los desempleados. García, de hecho, está a la espera de una entrevista de trabajo. "La filosofía sirve para hacer una apuesta de lo más ingenua, de lo más poética, de lo más inútil, pero -como todas las apuestas- exige cuota de fe. Habrá quien se dedique a la formación académica, o quien busque la forma de aplicar esos conocimientos a otras áreas. El filósofo está en capacidad de orientar a los demás, al igual que un escritor", concluyó la autora de Plegarias para un zorro. La literatura, para ella, también es un acto de fe.

dfermin@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar