ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, lunes 07 de mayo, 2012
 
|
compartir
|
EDICIÓN ANIVERSARIA | Factores

Una vida sana para prevenir

Actualmente, casi 60% de las calorías provienen de tres fuentes que no existían cuando se desarrollaron los genes humanos: los azúcares refinados, las harinas blancas y las grasas vegetales

imagen de nota
ALBERTO VELOZ GUZMÁN | ESPECIAL EL UNIVERSAL
lunes 7 de mayo de 2012



"Nuestros genes actuales se desarrollaron hace miles de años, cuando el hombre era cazador y recolector, su alimentación consistía en frutas y verduras, carne de aves, animales silvestres y peces. Este régimen aportaba un perfecto equilibrio entre los ácidos grasos esenciales (Omega 6 y Omega 3), había muy poco azúcar y no incluía harinas. La miel era la única fuente de azúcar y era escasa", así se expresa Dietrich W. Zschaeck, médico internista y nefrólogo.

Esta información la amplía Zschaeck para comentar que, sin duda, existe un incremento en la incidencia de diversos tipos de cáncer en nuestra sociedad y en el mundo en general por el tipo de alimentación. "Actualmente las estadísticas sobre alimentación en el mundo occidental muestran que casi el 60% de las calorías provienen de tres fuentes que no existían en la época en que se desarrollaron nuestros genes: Azúcares refinados; harinas blancas y los aceites vegetales. Estas tres fuentes calóricas carecen de proteínas, minerales, vitaminas, fibra y grasas Omega 3 que nuestro organismo requiere para su correcto funcionamiento. Por el contrario, alimentan directamente el crecimiento del cáncer.

Añade Zschaeck que, cuando ingerimos azúcar o harinas blancas que son alimentos con un "alto índice glicémico", se elevan bruscamente los niveles de la glucosa en la sangre. Pero tanto la insulina como el IGF (Factor de crecimiento similar a la Insulina) potencian a otros factores de inflamación y estimulan el crecimiento de las células cancerosas cuando éstas existen en el cuerpo, aumentando también su capacidad de invadir a los tejidos vecinos.

Por su parte el oncólogo e internista Carlos Ángel resume que el cáncer tiene varios factores etiológicos que inciden en su desarrollo. Pueden ser endógenos donde participan fenómenos genéticos, bioquímicos, inmunológicos y están los exógenos que inciden en el cuerpo humano y van a ser la clave para desencadenar la enfermedad.

Entre estos elementos ambientales relacionados directamente con la aparición de cáncer, el doctor Ángel resalta la exposición a la luz solar, radiaciones ionizantes y electromagnéticas, Rayos X, radioterapia, antenas de telecomunicaciones, radiaciones nucleares y de microondas, contaminantes ambientales como desechos de hidrocarburos, sustancias químicas, monóxidos, fertilizantes, pesticidas, fungicidas, contaminación del agua.

También están las voluntarias cuando ingerimos productos donde el principal es el tabaco o cigarrillo, altos índices de alcohol, consumo de alimentos ricos en grasas, o que tengan grandes contenidos de químicos como preservativos, colorantes, saborizantes y nitritos que contienen todos los enlatados, sustancias que poseen elementos cancerígenos.

El neumonólogo clínico y profesor de la Escuela Luis Razetti de la UCV, José Silva se refiere al consumo de cigarrillo y la contaminación ambiental como las principales causas que desencadenan enfermedades crónicas y cáncer de todo tipo. "La contaminación entra por las vías respiratorias con efectos adversos en otras partes del cuerpo". En los países avanzados existen alertas epidemiológicas para avisar a la población que sufre de alergias o enfermedades cardíacas. En Venezuela no tenemos información sobre la calidad del aire.

Pero Silva es enfático al advertir que el cigarrillo es mucho más dañino y mata más que toda la contaminación ambiental. Igualmente de peligroso es el humo del cigarro de tercera mano, que se deposita en las superficies inanimadas , como muebles y alfombras, y causa toxicidad especialmente en niños y mascotas ya que son más susceptibles a esos contaminantes. El fumar pasivo mata a 16 mil venezolanos anualmente. Este fumador es el que se expone al humo del tabaco sin estar fumando.

Se refirió a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que consiste en un trastorno pulmonar por la obstrucción de las vías respiratorias, causada por el humo del tabaco y su síntoma principal es una disminución de la capacidad respiratoria y ocasiona un grave deterioro en la calidad de vida del afectado, y por ende en muerte prematura.

Rafael Lugo Castillo, cardiólogo internista, explica la teoría de la transición epidemiológica, concepto formulado por el científico Abdel R. Omran en 1971, quien señaló la relación de los servicios de salud de un país con su grado de crecimiento y desarrollo. Esta teoría está basada en la división de los grupos humanos en cuatro fases: Hambre y pestilencia; Pandemias superadas; Desarrollo inicial y Enfermedades degenerativas tardías.

En la primera están los países del África Subsahariana donde persisten enfermedades como peste y cólera. En la segunda se han mejorado las condiciones higiénicas pero aumenta el consumo de sodio que causa problemas de salud.

Venezuela se encuentra en la fase tercera como país en vías de desarrollo donde existen altos ingresos per cápita, pero el uso del transporte mecanizado hace que el hombre camine muy poco, falta de ejercicio, consumo de tabaco y alcohol, mala alimentación con dietas ricas en grasas, elementos que favorecen la aparición de afecciones cardiovasculares y crónicas. No hay políticas públicas de prevención de enfermedades. En la fase cuatro están los países desarrollados, que controlan todas las enfermedades, excepto las genéticas y las raras. Poseen mecanismos para ayudar y contener la patología de los pacientes.

CAMBIOS EN LOS ESTILOS DE VIDA

Entre los estilos de vida que ayudan a la salud está mantener el peso ideal, con un índice de masa corporal de 25 o menos -la masa corporal se mide con la relación del peso dividido entre la talla al cuadrado-, reducir el consumo de sodio que no debe ser mayor a 6 gramos diarios y seguir la Dieta Dash (Abordaje dietético para detener la hipertensión) que ha demostrado que una comida rica en vegetales, legumbres, frutas y baja en contenido de grasas saturadas puede reducir la hipertensión y por ende las enfermedades cardiovasculares.

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.