ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, lunes 07 de mayo, 2012
 
|
compartir
|
| Factores

Operación "Manos Limpias"

El aseo personal y la disposición adecuada de la basura pueden protegerlo de enfermedades tan comunes como peligrosas. La Red de Sociedades Científicas Médicas insiste en vigilar la calidad del agua

CONTENIDO RELACIONADO
EFRAÍN CASTILLO | EL UNIVERSAL
lunes 7 de mayo de 2012



En su libro Lo limpio y lo sucio: La higiene del cuerpo desde la Edad Media, el historiador francés Georges Vigarello refiere algo que hoy parece impensable: autoridades europeas del siglo XVI y XVII lanzaron prohibiciones de la higiene con agua pues al líquido se le creía corresponsable de las pestes que diezmaban regiones enteras. "Conviene prohibir los baños -escribe Vigarello citando una ordenanza parisina de 1585- porque, al salir de ellos, la carne y el cuerpo son más blandos y los poros están más abiertos, por lo que el vapor apestado puede entrar rápidamente hacia el interior del cuerpo y provocar una muerte súbita".

No pocas muertes -y malos olores- se habrían evitado si para entonces los científicos hubieran descubierto que el simple uso de agua y jabón previene numerosas enfermedades, causadas por bacterias o virus multiplicados por el limitado -o nulo- aseo personal.

En pleno siglo XXI, las rutinas cotidianas de higiene siguen siendo tarea fundamental -y, en algunos casos, pendiente- para garantizar la buena salud de la población.





"El lavado de manos es la medida más importante para prevenir enfermedades infecciosas", afirma Ana Carvajal, infectóloga del Hospital Universitario de Caracas y secretaria de educación médica continua de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela (Rscmv). "También es la medida más importante en la prevención de infecciones en ambientes hospitalarios, porque muchas de ellas se adquieren a través de las manos del personal de salud".

Si desestima el poder de unas manos limpias, preste atención a estos datos. "Nuestras manos contienen gérmenes de todo tipo, principalmente bacterianos, que forman parte de la flora normal de la piel. Al tocar diferentes superficies y personas, se contaminan con gérmenes patógenos que causan enfermedades. Al comer y tocar directamente los alimentos con las manos llevamos los gérmenes a la boca y al tracto intestinal. Si alguno de ellos es una bacteria patógena como la Salmonella o la Shigella, entre otras, lo más probable es que se desencadene una diarrea. Los estudios han demostrado que después de ir al baño es uno de los momentos en que tenemos mayor cantidad de microbios en las manos. Al realizar necesidades fisiológicas puede haber contacto visible o no con las heces, estableciéndose lo que se llama la ruta fecal-oral en la adquisición de enfermedades".

Diarrea, parasitosis intestinal, amibiasis, influenza, sarna e infecciones en ojos o piel son algunos de los padecimientos más comunes asociados a la mala higiene. "La diarrea constituye la segunda causa de enfermedad en frecuencia de las que son objeto de vigilancia epidemiológica, su incidencia es mayor en niños menores de cinco años y especialmente en menores de un año. En 2011, según el Ministerio de Salud, el número total fue de un poco más de 1.600.000 casos".

Dedicar 15 a 30 segundos de su tiempo a limpiar sus manos a lo largo del día puede marcar la diferencia. "Los gérmenes no se detectan a simple vista, solo se ven con microscopio. Así que, aunque creamos que nuestras manos están limpias, siempre debemos lavarlas antes de comer, después de ir al baño y antes y después de manipular alimentos", insiste Carvajal.



CUESTIÓN DE SANEAMIENTO

Pero la infectóloga recuerda que la buena salud de la gente también depende de su entorno. Señala que el dengue y la malaria -con repuntes epidemiológicos en el país-, la leptospirosis, el Mal de Chagas y la Giardiasis son algunas de las enfermedades generadas por deficiencias en los programas de saneamiento ambiental. Por eso urge a autoridades nacionales y locales a trabajar en la correcta disposición de excretas, aguas servidas y basura, en el control de transmisores de enfermedades como cucarachas, zancudos o roedores y en garantizar el acceso a agua potable a toda la población. Advierte que quienes viven en condiciones de pobreza son los más vulnerables.

"Usualmente las personas más humildes habitan en barrios o alrededor de las grandes ciudades y no tienen acceso a servicios de saneamiento básico, además de que el suministro de agua que reciben es irregular. A menor acceso a agua potable, mayor es el riesgo para la salud".

Si el agua no se dispone de manera constante, hay que almacenarla; si ésta no es bien tapada puede traer la proliferación de zancudos como el 'Patas Blancas' -transmisor del dengue- sin contar que puede ser contaminada por roedores (causantes de problemas como la Leptospirosis) o por agentes químicos caseros".

Precisamente ahora cuando organizaciones académicas y técnicas cuestionan la idoneidad del agua que están consumiendo los venezolanos en sus hogares, la vocera de la Red Científica manifiesta particular preocupación por los efectos que esto pueda tener a mediano plazo. "El agua debe ser incolora, inodora, libre de agentes biológicos (bacterias coliformes) libre de químicos y radiactivos. Si no reúne los criterios de potabilidad puede ocasionar problemas de salud como diarreas, parasitosis o hepatitis A. (... ) Además, la presencia de químicos, incluyendo el exceso de cloro, los pesticidas y otros como el mercurio e hidrocarburos (caso del derrame petrolero en el río Guarapiche de Monagas) puede tener efectos diversos, entre ellos el cáncer. Estas consecuencias son difíciles de medir porque se manifiestan en cinco, 10 años o más".

Educar, vigilar y exigir es su llamado de atención. "Las escuelas son un excelente sitio para motivar a los niños a desarrollar hábitos de aseo. Cuando se tienen dudas sobre la calidad del agua como en este momento en el país, la recomendación es hervir el líquido de consumo humano por un mínimo de 10 minutos. Las personas deben procurar y exigir un entorno limpio y con el agua adecuadamente almacenada. El agua es un derecho humano decretado por la ONU y tiene que ser garantizada por todos los gobiernos", el de Venezuela incluido.

efcastillo@eluniversal.com

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.