ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, lunes 07 de mayo, 2012
 
|
compartir
|
EDICIÓN ANIVERSARIA | Visión

Los enemigos de la humanidad

Se está produciendo un cambio sorprendente en la distribución de las muertes y las enfermedades, que se están desplazando de un país a otro en cuestión de minutos sin que las curas lleguen con prontitud

CONTENIDO RELACIONADO
FRANK LÓPEZ BALLESTEROS | EL UNIVERSAL
lunes 7 de mayo de 2012



En el último siglo la humanidad logró progresos incalculables en favor de su evolución. Esto contribuyó implícitamente a extender la esperanza de vida de las personas en los cinco continentes, a tal grado que en el año 1800 habían 1.000 millones de habitantes en el mundo y hoy rebasa los 7.000.

A la par de ese desarrollo, surgieron también nuevas enfermedades. Unas afecciones se extinguieron, otras mutaron propagándose en demasía y algunas sencillamente se han convertido en la mayor amenaza de los últimos tiempos sin distingo de condiciones.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cardiopatía isquémica, las enfermedades cerebrovasculares, las infecciones respiratorias, el cáncer, las enfermedades pulmonares, las diarreicas, el VIH/SIDA, la tuberculosis y la diabetes, son las principales enfermedades que aquejan a hombres y mujeres de todo el mundo, siendo algunas las principales causas de muerte.





La incidencia y proporción de estas enfermedades ha ido variando con los años en distintas regiones del mundo. En América, el cáncer se convirtió en la enfermedad más padecida por sus habitantes.

Mientras que en naciones de bajo ingreso como Etiopía, Liberia o Haití, las infecciones en las vías respiratorias representan 11,3% de sus decesos, en los de mayor ingreso como EE.UU. o Alemania, la cardiopatía isquémica es la principal causa de fallecimiento (15,3%).

El informe anual de la OMS de 2011, con datos de 2008, arrojó que 7.3 millones de individuos fallecieron por cardiopatía isquémica, 12,8% de los decesos registrados.

Un espacio de esas estadísticas se las lleva las enfermedades crónicas (o no transmisibles) -el cáncer, trastornos cardiovasculares, males respiratorias y diabetes- que están aumentando considerablemente.

En 2011 se presentó el primer Informe Global de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, el cual arrojaba que en 2008 perecieron 36 millones de individuos a causa de alguno de estos trastornos, una amenaza mayor que los problemas infecciosos como la malaria, la tuberculosis y el VIH.

Ese informe encontró que las principales asesinas en el mundo son las enfermedades cardiovasculares -que incluyen infartos, derrame cerebral y cardiopatías- que mataron a 17 millones de personas (48%).

UN MAL DE SEIS LETRAS

Por las diversas razones que lo hayan producido, el cáncer causó 7,6 millones de decesos en el mundo en 2008.

Según estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en América Latina el cáncer es la enfermedad crónica con mayor incidencia, en especial el de pulmón, próstata y colorrectal en hombres, y de pulmón, mama y colorrectal en mujeres.

Las tasas de mortalidad por cáncer cervicouterino son unas siete veces más altas en América Latina y el Caribe que en Norteamérica. Para la OMS, a nivel mundial, los que más se diagnostican son los cánceres de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.

En el último lustro, la incidencia de cáncer en los venezolanos se incrementó de tal manera que ahora es la segunda causa de muerte por enfermedad (solo en 2003 se diagnosticaron 43.004 nuevos casos) después de las enfermedades cardiovasculares, advierte un reporte de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV).

El cáncer de cuello uterino, sin embargo, es considerado el segundo tipo de cáncer ginecológico que más padecen las mujeres venezolanas.

Luego del cáncer de pulmón, el de mama es la segunda causa de muerte oncológica en el país, donde casi 3.500 mujeres lo padecen, estima un reporte de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas.

En países de ingresos altos (Alemania, Estados Unidos, Francia, Japón) el cáncer de mama fue el más diagnosticado hasta el año pasado.

Al mismo tiempo, producto del desarrollo industrial y la derivada contaminación, las enfermedades respiratorias -asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)- son de los grandes males que sufre la humanidad, responsable de la muerte de 4,2 millones de hombres y mujeres en 2008, dice la OMS.

El asma, como una enfermedad respiratoria, la sufren al menos 235 millones de personas en el planeta.

Y es que en los países en desarrollo el padecimiento y mortalidad por asma aumentó como producto de su avance industrial. Lo demuestra el Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia, que indicaba, en el caso venezolano, que para 2003 uno de cada cinco niños sufría de este mal.

Por su parte, la diabetes es otra de las grandes enfermedades que ha ganado terreno. Un caso alarmante en la región es el de México, que de acuerdo con la Secretaría de Salud, 72% de los mexicanos sufren de obesidad o sobrepeso.

La ONU sostiene que en el mundo hay más de 346 millones de personas con diabetes y se espera que esta cifra se incremente en 2025. Más de 80% de las muertes por este mal se registran en países de ingresos bajos y medios.

Por muchas razones la diabetes aumentó el riesgo de cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC) en la última década, convirtiéndose en problema de seguridad pública para muchas naciones como China.

A esta penosa lista se añade otra verdad: cada minuto, un niño menor de 5 años muere a consecuencia de la malaria o paludismo, por lo que esta enfermedad -producida por la picadura de un mosquito-, es otro de los grandes males de la humanidad que afecta sobre todo a naciones africanas.

Para 2010 había cerca de 8.8 millones de personas en el mundo con tuberculosis, enfermedad infecciosa que, sin embargo, ha mermado desde 2006.

La acelerada globalización está produciendo un cambio sorprendente en la distribución de las muertes y las enfermedades, que se están desplazando de los jóvenes a las personas de más edad. El riesgo es que los sistemas de salud están al margen del ritmo de cambio y transformación que vive la sociedad actual haciéndola más vulnerable.

frlopez@eluniversal.com

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.