Home
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
[an error occurred while processing this directive]
Ron Santa Teresa
Calidad y tradición añeja
Pionera en la elaboración de rones destila sabores en Aragua desde 1796. Allí la siembra de caña de azúcar inicia una cadena productiva que mezcla lo ancestral con los avances industriales
En los laboratorios se constata que el producto destilado cumple los estándares de la marca. Los ingredientes se cruzan con la experiencia en el negocio, para dejar un exquisito ron (Kisaí Mendoza) (Kisaí Mendoza) (Kisaí Mendoza) (Kisaí Mendoza) (Kisaí Mendoza) (Kisaí Mendoza) (Kisaí Mendoza)
En los laboratorios se constata que el producto destilado cumple los estándares de la marca. Los ingredientes se cruzan con la experiencia en el negocio, para dejar un exquisito ron (Kisaí Mendoza)
Enviar Imprimir Comentarios
[an error occurred while processing this directive]
Votar
ERNESTO J. TOVAR 
EL UNIVERSAL

Una leyenda cuenta que se puede pedir un deseo en el cruce del Camino de Chaguaramos  erguido en la hacienda Santa Teresa. La Cruz de Aragua, hecha de esos chaguaramos a lo largo de cientos de metros, se levanta en una tierra fértil que durante más de 200 años ha cumplido sueños y servido de cuna para la tradición que significa Ron Santa Teresa.

NACE UNA EMPRESA

En la historia de Santa Teresa, el apellido Vollmer marca un punto de inflexión. A mediados del siglo XIX, Gustav Julius Vollmer, oriundo de Hamburgo, había sistematizado y organizado con perspectivas empresariales la producción de bebidas alcohólicas a partir de la caña de azúcar. Para 1890, ya se llevaban registros ordenados de producción de papelón, aguardiente y ron en la hacienda Santa Teresa.
Durante el gomecismo, a finales de la década de 1920, Alberto Vollmer Boulton mejora considerablemente el desarrollo agrícola de la empresa. Se incentivó la mejora genética de las variedades de caña y café, se abrieron carreteras, se otorgaron mejores condiciones de trabajo, se amplió la frontera agrícola, etc. Hasta bien entrados los años 40 el crecimiento es en todos los ámbitos, creándose marcas de ron como Carta Roja, Carta Blanca y Colonial.

Ya alcanzando la era de la Venezuela Saudita, a finales de los 70, vienen nuevas inversiones para el complejo Santa Teresa, que incluyen la instalación de una nueva destilería, una nueva planta embotelladora, otra planta de procesamiento, y la ampliación de las bodegas de envejecimiento.

DE LA CAÑA AL ROBLE

Aproximadamente 1.000.000 de cajas (cada una contiene 12 botellas de 0,75 litros) es la producción anual de Ron Santa Teresa. Cerca de 30% (unas 300.000 cajas) se exportan a destinos como España, Italia y Chile; no obstante, Henrique Vollmer, director de la compañía, explica que "el negocio en Venezuela sigue siendo una parte medular de las operaciones".

Sin embargo, a mediano plazo, la internacionalización es un proyecto en marcha. "Se está viendo que en muchos mercados la categoría de rones premium o de calidad (a la que pertenece Santa Teresa) está creciendo. La parte internacional es en el futuro medular", afirma Vollmer.

En el segmento de calidad, la tradición de Santa Teresa promete abrirle espacios, basándose en el alto estándar de calidad que se impone en Venezuela, donde por ley es obligatorio añejar durante dos años alguna bebida que se considere como ron. Esto resulta en un producto de un sabor muy particular, donde las barricas de roble americano que emplea Santa Teresa le transmiten cualidades físicas y químicas a los rones en proceso de envejecimiento.

Este concepto de calidad es el arma para penetrar un mercado como el español, "que hace diez años consumía 3 millones de cajas anuales y ahora son 4 millones. Son 600.000 cajas de rones blancos y el resto oscuro", dice Henrique Vollmer.

Y agrega, "los rones de Venezuela, de República Dominicana y Cuba, son los más vendidos y exitosos. Hay un boom, y la base que tenemos en Venezuela sigue siendo la plataforma sólida para promocionarnos".


INVERSIÓN SOCIAL: EL INVALUABLE CAPITAL HUMANO
La responsabilidad social con genuinos resultados que perduren en el tiempo es una de las prioridades de la Fundación Santa Teresa. Cinco planes llevados a cabo se enfocan en el municipio José Rafael Revenga, donde opera la hacienda. Provive se ejecuta desde 1982, y provee asistencia médica a mujeres embarazadas y niños, incentivando la Red de Madres del sector. Precisamente esta red trabaja con el proyecto Alcatraz, iniciado en 2003 y convertido en la "bandera" de la inversión social de la Fundación. Recluta jóvenes con problemas de conducta en el municipio Revenga, reinsertándolos con talleres de formación humana y profesional, y oportunidades laborales. También existe Consetours, creada como fundación desde 2001, que aspira sentar las bases para el desarrollo turístico, cultural y participativo en el municipio Revenga. Asimismo, el Taller del Constructor Popular pretende instruir en oficios a las comunidades, para promover la mejora de su calidad de vida. EJT
PUBLICIDAD
 
 
Participa
envíanos tu comentario. 
 
Comentarios
(1)
Enviar Imprimir
mary ochoa
04.05.2008 | 12:11 AM
La hacienda, me parece un lugar espectacular para pasar un domingo en familia; en una época la visitaba casi todos los domingos. Mi ultima visita fue hace casi mas de un año: extrañe que todo habáa cambiado desde mi anterior visita, pero lo que mas extrañe, fue el baile, se podia bailar y pasarla bien los adultos y al mismo tiempo los niños difrutaban. Tambien extrañé las comidas que eran tipicas y estilo verbena. Y dada las condiciones en que se encuentra hoy, a veces se hace dificil ir por los altos precios y sobretodo el Restaurant, se supone que uno va y estamos en esa época (hasta fotos se sacaba una, a la antigua) y no hay platos tipicos; sino estilo gourmet y carisimoooooooooooooooooos. Se de personas que les he comentado lo divino que una lo pasa, pero aun cuando son profesionales se les dificulta ir con toda la familia, se puede hacer el intento con una pequeña, pero grande?¡ es un poco dificil. Pero en resumen, es una nota como dicen los chamos, pasar un domingo por allá. Sobre todo la parte del Conde.
 
PUBLICIDAD