Home
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
[an error occurred while processing this directive]
Cheché Vidal
Pionero cibernético
El fútbol le dio todo. Lo llevó a Boston. De allí, accedió al comité organizador del Mundial USA 94 encargado de la gerencia y planificación de telecomunicaciones y electrónica del evento
El fútbol siempre formó y seguirá formando parte importante en la atención y ocupaciones de "Cheché"l, quien volcó sus conocimientos profesionales hacia esta actividad deportiva, la cual contribuyó a subir a la Internet (Nicola Rocco)
Enviar Imprimir Comentarios
[an error occurred while processing this directive]
Votar
MIGUEL SANMARTÍN 
EL UNIVERSAL

 
SU VISIÓN DE IMPLANTAR LA PRIMERA RED DE MULTIMEDIA INTERACTIVA EN UN EVENTO DEPORTIVO SE HIZO REALIDAD AL SER CONTRATADO POR EL CO DEL MUNDIAL DE FÚTBOL USA 94
 
Ganador por naturaleza. Talentoso y disciplinado. Emprendedor, fanático de retos y, sobre todo, persona de convicciones. A todo evento, amigo y compañero en cualquier  circunstancia. Cualidades que signan una trayectoria, una vida dedicada al fútbol, al estudio y a una actividad profesional que lo convirtió en pionero en el campo de la cibernética aplicada al deporte. Es el palmarés de un exitoso venezolano internacional: Juan José "Cheché" Vidal Noya.

Genio y figura del balompié criollo, Vidal cosechó infinidad de trofeos, entre otros, medallas de plata y oro con la selección vinotinto en los Juegos Centroamericanos de Medellín (1978) y La Habana (1983). También logró nominaciones a diferentes galardones, algunos de los cuales le fueron conferidos: Futbolista del Año en Venezuela (1979), Escenario Juvenil (1980) y All American con el equipo "Todos Estrellas" del balompié universitario de EEUU (1981-1983).

"Nunca se planteó ser entrenador al finalizar su carrera futbolística. Es más, le molestaban los técnicos que les exigían a los jugadores dar vueltas a la cancha sin saber para qué servía el ejercicio", recordó Manuel Plasencia, quien dirigió a Vidal en varias competencias internacionales.

Acostumbrado al éxito y los homenajes, ninguno, sin embargo, lo conmovió tanto como la exaltación al Salón de la Fama del Deporte de la Universidad de Boston. "No sólo porque fui el primer latinoamericano con esa distinción sino porque ese día me entregaron una chaqueta vinotinto, como el uniforme deportivo del país. Los botones de la chaqueta tenían grabado el Escudo de Venezuela, lo que resultó muy emotivo para mí", comentó Vidal en su momento.

Amante del fútbol por sobre todas las cosas, es impulsado por las circunstancias al exterior para proseguir su carrera deportiva y realizar estudios en la Universidad de Boston. Egresa en 1984 con el título de ingeniero mecánico y con una maestría de Educación en Movimiento Humano y Tecnología Aplicada al Deporte.

"Su liderazgo es indiscutible dentro y fuera de la cancha. Aunque introvertido, en el campo se transformaba. Siempre mostró inquietudes y disposición para emprender nuevos desafíos", evoca Pedro Febles, quien jugó en el Deportivo Italia con Vidal.

Una de las razones que lo llevan a Boston, tras rechazar ofertas para jugar en Brasil y España, es la negativa de su equipo de entonces, D. Italia, a otorgarle el mismo trato y salario que les concedía a sus jugadores extranjeros. Esa aventura coincidió con el repunte del fútbol universitario en EEUU. 

Más de 25 años han transcurrido desde que debutó como gerente deportivo y empresario de la tecnología en EEUU. Esos pininos ocurrieron en los laboratorios de investigación del Centro para el Estudio del Deporte en Sociedad de la Universidad de Northeastern, Massachusetts. Segregación racial en el deporte profesional de EEUU fue uno de los estudios dirigidos por Vidal.

Nunca se desligó totalmente del terruño, con el que confiesa mantener muy fuertes vínculos. En 1998 funda Platinum con el malogrado Rafael Vidal, empresa pionera en la aplicación de la mercadotecnia en Venezuela. "Me empeñé en hacer una carrera que me trajera de vuelta", dice de sus actividades en el exterior. "Siempre me sentí parte de Venezuela. De hecho, todo lo que aprendí y tengo se lo dedico a mi país". Luego se involucró en otros proyectos locales, empresariales y deportivos, entre los que destaca la creación de Fútbol Mejor, una organización concebida para el rescate y la optimización de ese deporte en Venezuela.

1989 marcó la jugada decisiva en la carrera profesional de este venezolano que ya era reconocido en EEUU por sus competencias tecnológicas. Su entonces futurista visión de implantar la primera red de multimedia interactiva en un evento deportivo pasó de proyecto a hechos al ser contratado por el comité organizador del Mundial de Fútbol USA 94 como vicepresidente de Tecnología y miembro del Comité de Gerencia. Entre las responsabilidades asignadas a Vidal estaba planificar y gerenciar las funciones de telecomunicaciones, computación y electrónica del Mundial. Por este y otros proyectos recibió varios reconocimientos, como el otorgado por la revista Var Business.

A través de  En-Línea, empresa que estableció en Los Ángeles, marcó un hito en el mundo deportivo al crear la página web de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), a la que siguieron sitios de confederaciones regionales como la Conmebol. En Caracas creó DeRed, que desarrolla tecnología para sus proyectos internacionales, y se asoció con el grupo español Santa Mónica y la agencia de comunicaciones Beyond. Luego formó Beyond En-Línea.

Como la pelota con la que hizo tantos goles para coronar una brillante carrera deportiva, así ruedan por la vida el talento y la pericia de este venezolano universal, añadiendo triunfos a su palmarés.

PUBLICIDAD
 
 
Participa
envíanos tu comentario. 
 
PUBLICIDAD
EL PROTAGONISTA
Javier José Castellano

AS DE LA FUSTA, hijo de una tierra pródiga de profesionales que han hecho del turf su vida, su pasión, su modo de vida. Javier José Castellano es parte de una élite de jinetes en Estados Unidos. Valiente como pocos, con estilo depurado, pero sobre todo, inteligente y calculador. Nacido en Maracaibo, el 23 de octubre de 1977, hijo de Abel, también jinete, su fuente de inspiración, todo un personaje que cuando niño se escapaba de la escuela y escondía los libros en las alcantarillas de las aceras para ir al hipódromo y probar como jockey, no dudó en seguir los pasos de su padre. En 1996 se inició en el hipódromo de Santa Rita, en el Zulia y tras una corta pasantía, obtuvo su matrícula para correr en el hipódromo La Rinconada, en Caracas hasta que en 1997 optó por abrirse a nuevos horizontes. Emigra a Florida, Estados Unidos, donde para el momento ya otros látigos venezolanos y latinos brillaban con fuerza. Rápidamente comienza a cosechar triunfos, el primero con Phone Man, el 31 de julio.

 Dos años más tarde gana la estadística de la temporada de Tropical Park, en Calder, título que repitió en 2000, hasta que en 2001 muda su base de operaciones a Nueva York, la crema del turf. En su primer año, terminó sexto en el circuito de óvalos aledaños a la Gran Manzana y ya en 2003 y 2004 sumó a sus conquistas las estadísticas de los meets de invierno y primavera de Aqueduct, respectivamente. Ese último año fue especial en su carrera, al imponer a Ghostzapper en la millonaria Breeder's Cup Classic. "Él es un gran muchacho, un hombre de familia y un extraordinario jinete", comentó para ese momento Terry Meyocks, su suegro y ejecutivo de la National Thoroughbred Racing Association, ente rector del hipismo. Tan emocionante fue ese momento que Castellano atinó a a decir que "estoy demasiado excitado, tanto que no recuerdo qué hice al pasar la meta. Sólo sé que lo hice por mi padre".

El fusta se había levantado en el sillín y con el látigo apuntó al cielo, en honor a la memoria de su papá, asesinado en 2000, en el Zulia, cuando guiaba su taxi. Con el pasar de los años los triunfos de Castellano se repitieron una y otra vez, y en 2005 tuvo la oportunidad de correr su primer Derby de Kentucky, peldaño inicial de la Triple Corona del hipismo estadounidense, prueba que otro gigante criollo de la fusta, Gustavo Ávila, ganó en 1971, con Cañonero. Estuvo en los estribos de Bellamy Road, propiedad de George Steinbrenner, dueño de los Yanquis, pero el potro no se empleó y llegó séptimo. Sin embargo, en 2006, llegó su momento cuando impuso a Bernardini en el Preakness Stakes, segunda gema de la trilogía. En abril de 2007 pasó la barrera de los 2.000 triunfos en el Norte y ese año tuvo producción de $12.551.303 y ganó 168 carreras, noveno a nivel nacional, como miembro de un selecto grupo de triunfadores. JRH

 LA REVELACIÓN
As del volante
Mauricio Baíz sólo tiene ocho años, pero con su talento ha logrado convertirse ya en toda una estrella detrás del volante. Así lo pone de manifiesto la placa que reluce en la base del trofeo que obtuvo en 2007 sobre la pista del kartódromo internacional Romagna, en la ciudad de Cervia, en Italia, donde se coronó, nada más y nada menos, campeón mundial del Easykart en la categoría 50cc, tras superar a 300 corredores. Su seguridad, valentía y destreza al conducir lo han llevado a conquistar además múltiples títulos y competencias nacionales e internacionales entre las que destacan la celebrada en el circuito de Homestead Karting Track, en Florida, Estados Unidos, donde dejó en alto el nombre de Venezuela tras alzarse cómodamente con el primer lugar.