Home
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
[an error occurred while processing this directive]
Antonio De Maio
A la caza de científicos
Desde hace 23 años se encuentra fuera del país estudiando e impartiendo las ciencias de la biología molecular e incentivando a jóvenes de origen latino y afroamericano a que sigan este camino
A este químico graduado en la Universidad Central de Venezuela le preocupa que el número de científicos en el mundo sea tan bajo (Cortesía)
Enviar Imprimir Comentarios
[an error occurred while processing this directive]
Votar
AURA CUMARE  
EL UNIVERSAL

¿Cómo prevenir las complicaciones por una respuesta inflamatoria después de que una persona sufre un trauma físico?, es la pregunta que intenta contestar el trabajo del científico venezolano Antonio De Maio, director de Investigación del Departamento de Cirugía de la Universidad de California, en San Diego, quien también por 17 años formó parte del equipo de científicos de la Escuela de Medicina de la prestigiosa Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

"Las personas no responden de la misma forma, por eso estudio cuáles son los genes que determinan la respuesta inflamatoria ante un trauma y los factores ambientales que inciden en el paciente, teniendo como objetivo prevenir las complicaciones y riesgos", se explica De Maio desde la paz que le confiere su laboratorio.

Actualmente este químico graduado en la Universidad Central de Venezuela se encuentra incentivando un programa para incrementar la identidad étnica en las ciencias. "Me interesa que los grupos minoritarios de raíces latinas y afroamericanas sean integrados como estudiantes en las universidades".

Le preocupa que el número de científicos en el mundo sea tan bajo, y fue por eso que creó, junto a otros colegas, un programa para atraer estudiantes a los laboratorios, ofreciéndoles el financiamiento de doctorados en el área de investigación, a través del Gobierno Federal.

 -¿Los venezolanos radicados en el país pueden optar para el programa?

-No, es sólo para ciudadanos norteamericanos. En estudios generales, los venezolanos tienen dos problemas: el primero es que deben competir con otros  extranjeros; y el segundo es que en las universidades nacionales colocan notas muy bajas debido a la falsa creencia de que así son más estrictos. Esto ha deteriorado las posibilidades de los jóvenes frente a otros extranjeros que sí tienen buenas calificaciones.

-Como miembro de la Asociación Panamericana de Trauma, ¿qué aportes hace usted?

-Yo soy un incentivo para que los cirujanos investiguen; la sociedad hace cada año una convención en un país distinto y, en 2009, a mediados de septiembre, será en Caracas.

-¿Cada cuánto viene al país?

-Voy una vez cada dos años, pero igual me mantengo en contacto con mis familiares y amigos.

-¿Cómo se sintió cuando se fue de Venezuela?

-Al comienzo fue difícil, pero después de unos años se convierte en una costumbre y, generalmente, uno se adapta y adquiere parte de las costumbres del país donde vive sin olvidarse de las locales. Así que  todavía como hallacas en Navidad, pero igual pavo.

-¿Qué extraña del país?

-A la gente y a las playas, que son las más bellas del mundo. También añoro las hallacas y las arepas. Aquí no saben igual.

-¿Qué diferencias hay entre la sociedad venezolana y la estadounidense?

-Son comunidades distintas. En Norteamérica todo está muy estructurado y organizado. Eso en Latinoamérica ha fallado.

-Según su percepción, ¿qué se oye en Estados Unidos de Venezuela?

-La condición política siempre está en las noticias. Antes, cuando me preguntaban de dónde era y decía que de Venezuela, la gente se quedaba pensando. Ahora, uno les dice e inmediatamente me hablan de política.

-¿Piensa usted en volver al país?

-No sé, aún me queda mucho por hacer.


EXCELENCIA ACADÉMICA DESDE PRIMER GRADO
Alejandro Reyes contaba dieciocho meses de edad cuando sus padres se residenciaron en Florida. Al tener la edad exigida fue inscrito en primer grado y debido a su rendimiento, su maestra lo postuló para que formara parte del Gift Program. Entre los requisitos exigidos a estos estudiantes para ser  aceptados en este programa está un buen desempeño académico, alto cociente intelectual, motivación al logro, entre otros. Una vez por semana los ocho alumnos del Windermere Elementary School que se benefician con el GP reciben  enseñanza especial de un grupo de maestros y profesores, en paralelo con su curso de estudio normal. Este programa involucra a los estudiantes en proyectos que sobrepasan sus expectativas, les inculcan el valor del esfuerzo y les incentivan a lograr las metas que se propongan. Padres y alumnos reciben asistencia especializada porque hay que apoyar a los pequeños. Desde que Alejandro comenzó en el GP su expresión preferida es "excelente".
PUBLICIDAD
 
 
Participa
envíanos tu comentario. 
 
PUBLICIDAD
 LOS PIONEROS
Virtuoso

El académico. Andrés Bello recibió del Rey de España reconocimientos por su inteligencia. En Londres lo nombraron Secretario de la Legación Chile. Su probidad hizo que fuera consultado para dilucidar determinados casos. En 1864, Estados Unidos sometió a su arbitraje un asunto pendiente con Ecuador; y en 1865 los gobiernos de Perú y Colombia hicieron algo análogo.

Amigos. Algunos de ellos fueron Domingo Faustino Sarmiento, Benjamín Vicuña Mackenna

Obras. Creador de la Universidad de Chile, La Biblioteca Americana, Código Civil, traducciones de Byron, Víctor Hugo, la Gramática de Bello y un largo etcétera.

EL PROTAGONISTA
Rafael Reif

UNA VEZ SU PADRE le transmitió una enseñanza, compartida de igual manera por otros padres de la comunidad judía. Ésta se refería a que cuando hay problemas muy serios y hay que cambiar de país, lo más importante que uno se lleva son los conocimientos. Una filosofía de vida o una manera de entender el mundo por parte de una comunidad que ha aprendido a mantener su identidad en cualquier lugar de la Tierra.

Con esa premisa de vida, Rafael Reif llegó con sus padres a Maracaibo a muy corta edad y desde allí forjó su propio destino a fuerza de estudio y de trabajo. Desde mediados de 2005, este venezolano llegó a una de las más altas posiciones que un científico pueda aspirar. Fue designado como Provost del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), que es la máxima posición académica de esta institución, que ha sido una referencia de primer orden en la innovación tecnológica y científica de Estados Unidos. Es una de las más importantes instituciones dedicadas a la docencia y a la investigación, especialmente en ciencias, ingeniería y economía y considerada como una de las mejores universidades de ciencias e ingeniería del mundo.

De sus aulas y entre sus profesores se cuentan premios Nobel como los físicos Richard Feynman y Murria Gell-Mann, astronautas como el legendario Buzz Aldrin, del Apolo 11 o figuras de la política internacional como el ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan o el ex presidente de Colombia, Virgilio Barco.

Rafael Raif estudió ingeniería en la Universidad Central de Venezuela y completó su carrera en la Universidad de Carabobo, donde se graduó de ingeniero eléctrico en 1973. Más tarde parte a Estados Unidos, donde hace su maestría y doctorado en la Universidad de Stanford. Su carrera ascendente lo acompañó en cada etapa de sus estudios. Fue profesor auxiliar en la Universidad Simón Bolívar (1973-1974), profesor auxiliar de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Stanford, en 1978. Nombrado director del laboratorio de Tecnología de Microsistemas del MIT en 1990-99, y luego designado director del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación de la institución fundada en 1861.

En su trayectoria es merecedor de varios premios científicos como el de Joven Investigador de la Presidencia de Estados Unidos en 1984-89 y premio Aristóteles SRC, 2000.

Según expresó en una entrevista concedida al periódico Nuevo Mundo Israelí siempre pensó que culminaría su carrera en una alta posición. Más que exitoso se siente una persona afortunada y considera que muy poca gente puede despertarse cada mañana y hacer aquello que le gusta hacer.  Francisco Olivares