Home
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
[an error occurred while processing this directive]
La realidad del individuo y la espiral del silencio
Las estadísticas, los promedios, las encuestas son ilusiones momentáneas. Lo que realmente existe son los individuos que enfrentan una compleja realidad y arreglan con ella a su manera
(Nicola Rocco)
Enviar Imprimir Comentarios
[an error occurred while processing this directive]
Votar
ANDRÉS MATA OSORIO  
EDITOR

 Artículos relacionados

"No hay gloria mayor para el hombre mientras vive que lo que hace con sus pies o con sus manos". Homero

Pocas personas tienen la valentía de ser un inconformista a ultranza todo el tiempo. ¿La tiene usted? ¿O alguien que usted conozca?

Los gobiernos socialistas totalitarios y cerrados siempre libran una guerra sostenida contra el individuo que expresa su disidencia con fortaleza y carácter. Estos sistemas tratan de controlar toda la sociedad con mano dura. Si lo logran, durante algún tiempo pueden convertir a las personas en esclavos del Estado, así como hizo Stalin en la década de los treinta después de matar a millones de personas en el proceso de eliminar la clase de los kulak, agricultores con bienes de fortuna.

Esto es, sin duda, una atrocidad que sirve a los fines de la ingeniería social del Estado y podría satisfacer objetivos políticos en un momento de crisis. Pero destruir la vida de un individuo destacado, un Galileo, Marlowe, Raleigh o Darwin en potencia, es un desastre capital definitivo para la humanidad. Recuerden lo que la Unión Soviética intentó hacer al escritor Solzhenitsin cuando el sindicato de escritores controlado por el Estado le negó el acceso al papel para mecanografiar sus trabajos.

Piensen en el compositor Dimitri Shostakovich y el físico Andre Zachkaroff, quienes permanecieron encerrados en sus apartamentos de una habitación bajo arresto domiciliario durante años. En las condiciones de un régimen totalitario, nadie puede pensar en su hogar como su castillo.

Estos hombres defendieron la esperanza de la soberanía y la libertad de la mente del individuo al crear nuevas novelas, sinfonías o al escribir cartas de protesta contra la proliferación nuclear de la carrera armamentista en la segunda mitad de la Guerra Fría.
Recuerden cómo el Holocausto empujó a Walter Benjamin y Stefan Zweig al suicidio.

Felizmente para el mundo, los nazis también enviaron al exilio a sus mejores físicos o de lo contrario la pesadilla de un misil nuclear V-2 pudo haber cambiado el resultado de la II Guerra Mundial.

En un Estado socialista totalitario, todo hombre tiene el deber de sumergir su identidad en el colectivo. Pero el individualismo sobrevive y sobrevivirá. Toda persona pensante debe percibir que incluso la cooperación más elemental rápidamente alcanza su límite  y que todos los negocios vitales del mundo los deben realizar individuos que en última instancia responden a los impulsos de sus propios egos.

Nuestra propia biología muestra la realidad primordial del individuo: su identidad única basada en su ADN. Por tanto, el promedio, la campana de Gauss, el estereotipo y la media estadística son todas ilusiones cuantitativas que se usan para enmascarar la realidad elemental: el individuo. La opinión pública misma es una ilusión, un mosaico siempre cambiante y evanescente de apreciaciones individuales y subjetivas. Como afirmó brillantemente Margaret Thatcher, la sociedad no existe, sólo los individuos. La opinión pública es la siempre cambiante alucinación colectiva de los encuestadores y los planificadores del Estado.

Como señaló H.L. Mencken, los peores gobiernos pretenden ser los más ajustados a la moral. Algunos, además, integrados por cínicos tienden a ser tolerantes y compasivos. Pero, cuando verdaderos fanáticos religiosos o políticos están en el poder, a menudo no hay límite a la opresión. Además, durante las guerras o tiempos de profunda polarización política, la relatividad de todas las nociones morales se somete a prueba nuevamente.

Cualquier cosa que haga el enemigo, por más gallarda o razonable que sea, es denunciada como inmoral, y cualquier cosa que hagan los verdaderos leales al partido único, sin importar cuán brutal o deshonesta sea, es elogiada como un acto heroico en pro de la causa del bien colectivo. Entretanto, a menudo se pierde el tiempo al querer darles soluciones pragmáticas a problemas reales. Esto se intensifica aun más si el Gobierno exige a sus representantes principalmente lealtad en lugar de competencia operativa.

En ese medio polarizado, todo esfuerzo de ambos bandos se dirige a tratar de moldear las perspectivas de los medios en un vano intento de controlar o moldear la opinión pública.
Incluso, los regímenes que poseían el dominio ideológico y hegemónico de todos los medios cayeron por acción de individuos que evaluaron por sí mismos la realidad de la situación que vivían. Hay, por lo tanto, ciertas interrogantes empíricas sobre cuán efectivos son realmente los controles de los medios a la hora de moldear la opinión pública. Por ejemplo, las sociedades de Europa Oriental, dominadas por los partidos comunistas únicos de cada nación, estuvieron sometidas a cuarenta años de régimen socialista totalitario, propaganda continua y medios de comunicación bajo un estricto control, pero la gente en estos países se zafó de los comunistas cuando descubrió que el Ejército Rojo no los invadiría. En agosto de 1991, los mismos rusos abandonaron su propio sistema a favor de una sociedad más abierta y plural con un saldo de apenas dos muertes accidentales.

¿CÓMO OCURRIÓ ESTO?
Estas rápidas transformaciones políticas ocurren debido a que los individuos pensantes constituyen la base por excelencia de toda soberanía, y en última instancia los individuos  pueden ocultar sus verdaderas opiniones durante un tiempo en una espiral del silencio y luego manifestarlas todas de golpe.

La espiral del silencio es una teoría que busca explicar los cambios, a menudo rápidos, que de hecho ocurren en la medición estadística de la opinión pública. La teoría la desarrolló Elizabeth Noelle-Neumann, fundadora del Instituto Allensbach, en Alemania. Ella sigue la línea de pensamiento de filósofos del pasado, tales como John Locke, David Hume y James Madison al afirmar que la opinión pública ejerce cierta clase de fuerza estabilizadora que ayuda a cohesionar la sociedad y que puede controlar las decisiones y actitudes políticas de la gente. La frase "espiral del silencio" se refiere a cómo la gente tiende  a permanecer en silencio cuando siente que sus puntos de vista son minoritarios, incluso pueden llegar a renunciar públicamente a su propio juicio. Noelle-Neumann atribuye la espiral del silencio al miedo de quedar en aislamiento. En otras palabras, la mayoría de las personas que sienten que están en la minoría se mantienen calladas porque sienten que la mayoría las pondría en ridículo. Noelle-Neumann declara que la espiral del silencio se ve exacerbada por la siguiente característica psicológica: a menudo tendemos a subestimar el número de personas que comparten nuestro punto de vista y a sobreestimar el número de personas que se oponen al mismo.

Todo el mundo ha estado en una situación en la cual su opinión ha sido minoritaria. ¿Cómo reaccionaría usted? De acuerdo con la teoría de Noelle-Neumann, la mayoría de la gente entraría voluntariamente en la espiral del silencio cuando se enfrenta a lo que percibe como una diferencia de parecer ante la opinión pública, mucho más al enfrentar la ortodoxia y la autoridad impuestas por un gobierno. La teoría de la espiral del silencio fue concebida a finales de los años setenta, así que no considera ni a Internet ni a otras nuevas tecnologías de la comunicación que definitivamente confieren poder a los individuos inconformistas de todas las tendencias políticas, por lo que pueden ayudar a algunos a romper con su silencio y encontrar   a otros individuos de ideas similares.

Vivimos en un mundo polarizado, donde en una democracia que funcione un presidente puede acusar al director de un periódico importante de haber traicionado a su país. Mal pensados atrapados por la espiral del silencio. No estoy hablando de Venezuela.

Obviamente me refiero a las opiniones que manifestó George W. Bush respecto de un tal señor Keller,  actual director de The New York Times, quien denunció el uso de la tortura en Guantánamo por parte del Ejército de Estados Unidos contra capturados en Afganistán e Irak. Un periodismo vigilante es un dolor de cabeza para casi todos, menos para las víctimas del abuso de poder.

Sin embargo, cuando los que están en la espiral del silencio comienzan a sentir que sus opiniones tienen una oportunidad de convertirse en parte de un nuevo consenso, entonces la multitud que antes se mantenía silenciosa tendrá el valor de expresar sus verdaderas opiniones por primera vez y de una vez por todas. La espiral del silencio ayuda a explicar cómo la opinión pública puede cambiar masiva y rápidamente.

 El concepto explica la caída del sha de Irán y del bloque oriental y la desintegración de la Unión Soviética, así como la rapidez con la cual las dos mitades de Alemania se reunificaron.

Las estadísticas, los promedios, las encuestas son ilusiones momentáneas. Lo único que realmente existe son sólo los individuos que deben enfrentar una compleja realidad y arreglárselas con ella a su propia manera. Un periódico o un medio que no refleje las realidades de la calle no tendrá credibilidad para la única realidad social primordial existente: el individuo. La venta de ideología requiere mucho dinero, y finalmente fracasa si no se logra ningún mejoramiento de la sociedad.

Dado que el individuo es la única realidad primordial, El Universal decidió conmemorar su aniversario 99 rindiendo homenaje a valiosos venezolanos que, con la fuerza de sus vivencias, darán a otros el valor de soñar, tener esperanzas y planificar su propia salida de la oscura espiral del silencio hacia la bulliciosa y resplandeciente luz de la excelencia y el logro.

PUBLICIDAD
 
 
Participa
envíanos tu comentario. 
 
Comentarios
(3)
Enviar Imprimir
Apolinar Pérez
02.05.2008 | 9:36 AM
Hola, el artículo me parece bueno desde una perspectiva reflexiva e inspiradora, pero de poco contenido de antropológico-filosofíco que le diera un carácter más consistente. Pero me gustó.
 
silvia souto
29.04.2008 | 4:22 PM
Excelente articulo, me vi reflejada en esa porción de venezolanos que somos señalados y perseguidos por pensar diferente, por tener una opinión adversa a la ideología del poder. Es esperanzador, soy de los que cree que la inteligencia, el talento, la creatividad y el coraje sobrevivirán a este oscurantismo temporal y aleccionador. Y de nuevo felicitaciones!!
 
Betty M Gonzalez
28.04.2008 | 10:28 PM
Magnífico editorial, los felicito, esta edición aniversaria es excelente, me emocioné leyendo sobre cada venezolano mencionado ya que nos permite comprobar que este pais tiene futuro y que todos los mencionados representan a esos venezolanos de a pie que cada madrugada salen a la calle a dar lo mejor de si por ellos y por Venezuela. Felicitaciones!!!