ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, martes 11 de junio, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir
ANIVERSARIO 104 | Teresa Carreño, pianista, cantante y compositora

Una mujer impetuosa frente a las teclas

Teresita, como la llamaban en su época, fue un pequeño genio de la música capaz de aprender complejas composiciones con tan solo escucharlas un par de veces. Madre y mujer polémica de su tiempo, es ante todo una venezolana digna de admirar

imageRotate
| 1 | 2 |
DANIEL GHINAGLIA HURTADO |  EL UNIVERSAL
martes 11 de junio de 2013  12:00 AM
Mujer insigne por su talento y su temperamento, Teresa Carreño es, sin duda, la máxima representante femenina de la música en el país. Vivió en un tiempo donde la mujer tenía escasa presencia artística y su posición social dependía del respaldo de un esposo y de su alcurnia.

Teresa Carreño nació en Caracas el 22 de diciembre de 1853. Hija de Manuel Antonio Carreño y Clorinda García de Sena y Rodríguez del Toro estuvo marcada desde su nacimiento por el temple aguerrido de sus ancestros, de su herencia patriótica; con ellos afrontó las vicisitudes de la vida. Sobrina-nieta de Simón Rodríguez, hermano de su abuelo paterno, y sobrina de la esposa del Libertador, en cuyo honor lleva su nombre, la niña prodigio llegó al mundo para tocar el piano que desde siempre estuvo en su cotidianidad, ya que su padre Manuel era un culto ciudadano, además de autor del famoso libro de urbanidad y buenas costumbres, y talentoso aficionado a la música clásica, de manera que las clases de piano eran de orden natural para la niña Teresita.

Desde muy pequeña demostró talento para el piano, instrumento que tocaba por iniciativa de su padre y maestro los primeros años. Se dice que su virtuosismo iba desde tocar una melodía con tan solo oírla, hasta aprender complejas piezas en pocos días. Debido asuntos políticos, su padre se llevó a toda la familia a Estados Unidos, donde los Carreño vivieron con austeridad. Fue gracias al talento de Teresa que nunca faltó el sustento en su hogar. El primer concierto la pianista ofreció en Nueva York fue en el Irving Hall, el 25 de noviembre de 1862. Con aquel recital obtuvo el reconocimiento internacional. Su maestro, el célebre pianista Gottschalk, se quedaba impactado por la habilidad de la joven caraqueña en el piano, al punto que llegó a componerle varias piezas.

La trayectoria de Teresa Carreño transcurrió entre Estados Unidos y varios países de Europa. Tocó un recital privado para la familia presidencial en la Casa Blanca en el otoño de 1863. De esta visita hay una anécdota que demuestra el ímpetu y el genio que acompañó a la artista durante su vida: el piano dónde daría el concierto a Abraham Lincoln y su familia estaba muy desafinado. Al pulsarlo, Teresita, con tan solo 10 años de edad, dijo sin vacilar: "No toco más". Aún así, el presidente con su tono afable le pidió que, pese al irremediable inconveniente, interpretara su canción favorita The mocking bird. Teresita asintió, pero no sin ponerle su toque personal, haciendo la interpretación con improvisaciones personales.

La artista se dio a conocer en París gracias al auspicio de madame Erard, dama de la sociedad que reunía a su alrededor a talentosos músicos y que le permitió a Teresa Carreño tocar junto con Franz Listz y conocer a gente como Rossini, que luego fue su profesor de canto, Ravel, Debussy.... Ofreció conciertos en París, Berlín, Londres... Estuvo separada de su padre durante la Primera Guerra Mundial, y cuando la capital francesa estaba sitiada, decidió recorrer Estados Unidos y Canadá. Desdichadamente, el reconocimiento mundial que recibió Teresa Carreño no llegó a ser valorado en su tierra. Apenas vino un par de veces, una de ellas por invitación de Guzmán Blanco para una temporada de ópera que terminaría en fracaso por la falta de interés del público caraqueño.

Fue una artista completa. Pianista apasionada, cantante lírica, compositora, maestra y madre cariñosa, que fue capaz de honrar los valores familiares y las costumbres venezolanas que le enseñara su madre. Sin embargo, Teresa Carreño no era una mujer que encajaba en los cánones de su época, pues guiada por su ímpetu y rebeldía artística, siempre hizo lo que consideraba correcto para su carrera y su vida. De ahí que tuviera cuatro matrimonios, algo mal visto para una mujer de los siglos XIX y XX. A partir de 1873 compartió su vida con cuatro artistas: el violinista Emile Sauret, Giovani Tagliapietra, Eugen d'Albert y Arturo Tagliapietra.

Tuvo cinco hijos, de los cuales su primogénita pudo haber sido su dolor más grande. Cuando se casó con Sauret, sus compromisos artísticos los mantenían ocupados, por lo que dejó a su hija Emilita al cuidado de una amiga alemana que tiempo después la adoptaría ante la imposibilidad de Teresa de mantenerla. Nunca la volvió a ver.

Carreño murió en Nueva York en 1917, rodeada de personalidades y alumnos. Sus cenizas fueron repatriadas en 1935 por López Contreras y llevadas en un ánfora cubierta con las banderas de Estados Unidos y Venezuela al Cementerio General del Sur, hasta que finalmente se trasladaron al Panteón Nacional. Aunque nunca grabó sus interpretaciones, firmó contratos con compañías editoras de rollos de pianolas, hoy, los finos hilos de su legado.

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por bianca di stefano
11.06.2013
1:52 PM
amix ahora los vzlanos que se van a USA bañan perros, pasean gatos, lavan carros. y llegan aqui cool
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar