ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, martes 11 de junio, 2013 | Actualizado hace
 
Compartir
ANIVERSARIO 104 | Mezzosoprano e intérprete de música popular

Morella Muñoz: Amante total y absoluta del país

La grande, la viajera, la mujer que rompió esquemas y se convirtió en la diva de la canción académica y folklórica en Venezuela para ser reconocida por todo el mundo, fue una auténtica defensora de los cantos infantiles y, en general, de la cultura venezolana.

imageRotate
Morella Muñoz engrandeció la arriesgada sonoridad del Quinteto Contrapunto
RAFAEL ENRIQUE ARIAS M. |  EL UNIVERSAL
martes 11 de junio de 2013  12:00 PM
Morella Muñoz fue, ante todo, una apasionada gestora cultural. Siempre tuvo la preocupación de que la gente contara con un lugar para escuchar música, para conectarse con ésta, con sus valores y sus raíces... Así la define Gunilla Álvarez, su hija y presidenta de la Fundación Morella Muñoz, que se encarga de preservar el legado cultural de esta gran artista para mantenerlo vivo en la memoria y el corazón del pueblo que ella tanto amó. Hoy en día, sin lugar a dudas, es una de las voces más potentes que ha existido en Venezuela. El extraordinario talento de Morella Muñoz fue cultivado como debió haber sido.

Morella tuvo un origen muy humilde. Ciento por ciento caraqueña, nacida en la parroquia La Candelaria, poseía un talento innato para el canto. Fue una dama que jamás olvidó el coraje y la fortaleza que necesitó para enfrentarse al mundo de la música.

Su primer contacto con el medio musical se produjo cuando aún era una estudiante de bachillerato en el Liceo Andrés Bello, a mediados de los cuarenta. Ahí formó parte del orfeón dirigido por Lorenzo Figallo Espinal. En 1953 comenzó a estudiar canto en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, de donde egresaría en 1957. En esta institución contó con profesores reconocidos como Inocente Carreño y Juan Bautista Plaza, así como con Vicente Emilio Sojo, que le enseñó armonía. El maestro Sojo dirigía el Orfeón Lamas, donde se le brindó a Muñoz la oportunidad de ofrecer su primer concierto clásico.

Para 1948 se desempañaba como cantante en la emisora Radiodifusora Venezuela con en el seudónimo de Morella Kenton. Gunilla Álvarez confiesa no saber exactamente de quién fue la idea de que la cantante usara el apellido Kenton como nombre artístico, pero se lo atribuye a los locutores de la época, siempre en la búsqueda de un nombre sonoro que permaneciera en la mente del público.

Una década después, Muñoz emprendió su camino hacia Europa, aprovechando la oportunidad para perfeccionar su voz. Pese a las oportunidades que tuvo en el exterior, siempre quiso cantar la música popular venezolana. "Ese deseo se convirtió en una necesidad, era su amor por Venezuela. Morella era dos mujeres en una: la viajera que agarraba su camioneta, tomaba su sombrero y se lanzaba a la aventura, y la artista, amante total y absoluta del país", afirma Álvarez.

Morella realizó una gran cantidad de conciertos con orquesta y su formación la convirtió en experta en el lied alemán, el cual interpretaba a la perfección.

LA ÉPOCA DE CONTRAPUNTO

Contrapunto fue un quinteto vocal venezolano del que formó parte Morella Muñoz, quien alcanzó la fama en la década de los 60. La idea de crear Contrapunto fue del músico Rafael Suárez, quien al regresar de Italia conoció al compositor Domingo Mendoza y juntos escribieron una serie de arreglos de piezas populares venezolanas. Mendoza le propuso a Suárez ampliar los arreglos para incluir cinco voces: soprano, mezzosoprano, tenor, barítono y bajo. Así nació el Quinteto Contrapunto.

Domingo fue quien escogió a Morella y la convenció con mucha insistencia de que formara parte de las voces de la agrupación. Comenta Gunilla Álvarez: "Morella tenía miedo de perder el estatus ya ganado en los grandes escenarios europeos al comenzar a cantar música popular. Afortunadamente descubrió cómo mantener su estilo en cada una de sus interpretaciones.

EL LEGADO DE UNA GRANDE

Para Aquiles Báez, quien tuvo la dicha de tocar en el último concierto de Morella Muñoz, ella fue una cantante muy diferente a las que conoció en esa época. "Era sumamente versátil, quizás tenía la visión de un universo multicultural que ahora es que se está tomando en cuenta. Era una persona que podía cantar la Novena de Beethoven un día, al siguiente hacer un concierto de aguinaldos y al otro día encarnar a Azucena del mar, para luego compartir el escenario con Franco de Vita".

Para el musicólogo Rafael Salazar, "dentro del anonimato existen figuras que consagraron su vida a la preservación y desarrollo estético de cantos infantiles y otros de raíz popular. Morella Muñoz es una de ellas. Su amor por los valores patrios así lo demuestra".

Aquiles Báez escribió en Prodavinci la siguiente reflexión sobre Muñoz: "El recuerdo de Morella siempre estará ahí, en la memoria, en donde están su forma de cantar, su fraseo alargado que parecía que se escapaba al compás y, sin embargo, estaba dentro del mismo. Su inteligencia musical, su amor por nuestra cultura, su voz, todavía acarician mi nostalgia. Maestra de la música y de la vida, te quedaste en mi corazón".

Compartir
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Beatriz Gomez
14.06.2013
7:49 AM
Concuerdo con todo lo expresado! Ha sido una idea feliz del UNIVERSAL homenajear a la musica, y a sus artistas, entre ellas a la grade Morella, a quien de niña escuche y nos alegraba la navidad, y ya de estudiante tuve la dicha de ver cantar, inclusive una cancion de Frank Quintero, nunca la olvido solo Quimica Quimica, que gratas memorias, que gran cantante, voz referencia, y arrullo
 
ESPACIO PUBLICITARIO
ESPACIO PUBLICITARIO
cerrar