|
compartir
|
El cisne negro de Gadafi

El pueblo venezolano es solidario con la revolución libia y condena al dictador Gadafi...

JULIO CÉSAR PINEDA |  EL UNIVERSAL
jueves 1 de septiembre de 2011  12:00 AM

Durante cuatro años fui embajador de Venezuela en Libia, en los últimos años del gobierno de Caldera y en el primer año del presidente Chávez. Desgraciadamente me tocó vivir las consecuencias del incendio de nuestra embajada en Trípoli cuando las milicias de Gadafi, con el Libro Verde en la mano y acusándonos de imperialistas destrozaron las oficinas diplomáticas, solo porque nuestro embajador en la ONU, Diego Arria y para ese entonces presidente del Consejo de Seguridad, había propuesto y aprobado con todos los países sanciones económicas por el ataque terrorista a un avión de Pan Am con 279 víctimas. Quienes votaron por el embargo siempre fuimos considerados adversarios del proyecto libio. Todo cambió cuando ganó las elecciones el señor Presidente con un discurso antiimperialista y una oferta socialista cercana al modelo cubano y en la misma dirección del poder para el pueblo del líder libio. Fidel Castro era el único latinoamericano con vínculos cercanos con el coronel Gadafi y fue fácil establecer el puente entre Libia y Venezuela, cuyo Libro Verde llegó a las manos de Chávez con los elogios correspondientes a la llamada tercera vía universal en la Yamajiriya Libia. Con el chavismo en el poder en todo cambió, se nos facilitó ser huéspedes privilegiados en la tienda de campaña beduina (jaiba) del líder único. Gadafi nos hizo mención de su admiración por el venezolano Carlos Ilich Ramírez y de los movimientos revolucionarios en América Latina, especialmente la guerrilla de las FARC.

Por temor a la Justicia Penal Internacional el coronel no atendió a la toma presidencial y envió una delegación presidida por el general M. Jarubi, desde hace varias semanas junto a los rebeldes en Benghazi. Después del 2003 cuando Libia se responsabilizó por los atentados terroristas y renunció a desarrollar armas de destrucción masiva, se le permitió a Gadafi salir de su país con su primer viaje a la ONU y su siempre deseado encuentro con Chávez en Caracas durante la Cumbre América Latina-Mundo Árabe, en el 2009.

Puede catalogarse de Cisne Negro las revoluciones árabes pero especialmente el final del reino de Gadafi, dentro de la teoría de Nassim Nicholas Taleb. Son hechos fortuitos que escapan a la racionalidad frente a lo incierto, lo aleatorio y lo complejo, con tres propiedades esenciales: el efecto sorpresa, así fue la Revolución de los Jazmines en Túnez y la Plaza Tahir en El Cairo, pero especialmente la Plaza Verde en Trípoli, con gran efecto que sobrepasa al Mundo Árabe e implica a la comunidad mundial, y la dificultad de predecir los cambios bajo los criterios de la información previa. Se conocía en la geopolítica del Mundo Árabe y musulmán, la importancia de la variable petrolera y religiosa, en su doble vertiente chiíta y sunita, la eternidad en el poder de reyes, presidentes y jefes de Estado, se aceptaba como ley la imposibilidad de la convivencia de la democracia y el Islam, pero ahora está orientado a un nuevo orden regional con proyectos democráticos y desarrollo social.

Hace unos días, luego de un seminario sobre Medio Oriente en Bogotá, al cual fuimos invitados diplomáticos de diferentes países que servimos en Libia, pudimos conversar con representantes del Consejo Nacional de Transición (CNT). Informaron que en todas las embajadas libias en América Latina, salvo Venezuela, tenían representantes del nuevo gobierno y habían sustituido la bandera verde de Gadafi por la tradicional tricolor de ese país y que desechado el Libro Verde habían abierto una ruta electoral. Hicimos entrega de la Constitución de Venezuela traducida al árabe, documento que habíamos hecho llegar antes a la embajada de Egipto en Caracas, como referencia al nuevo paradigma constitucional que implementan en esos países.

Se nos concedió el honor de acompañar a los libios a una cita con el presidente Juan Manuel Santos en el Palacio de Nariño, donde los representantes del CNT agradecieron el reconocimiento que Colombia hizo en momentos en que tanto lo necesitaban. El presidente Santos, como lo señala el comunicado oficial, les sugirió a los nuevos responsables de Libia no desviarse del camino democrático, no caer en la venganza, defender los Derechos Humanos y distribuir adecuadamente la riqueza petrolera para todo el pueblo.

Estamos conscientes como lo expresó la MUD que el pueblo venezolano es solidario con la revolución libia, condena al dictador Gadafi y esperamos que tarde o temprano el Gobierno Nacional -como pasó con Honduras- termine reconociendo al nuevo gobierno como lo ha hecho la casi totalidad de Estados del planeta, así la embajada de Libia en Caracas deberá también tener su bandera tricolor.

jcepineda01@gmail.com

@jcesarpineda



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por Claudia Galán
02.09.2011
6:39 AM
EXCELENTE ARTICULO !!!!
 
Por carlos gabriel
01.09.2011
4:33 PM
Es lamentable que el cambio en Libia no fue producto de una verdadera revolución, El gobierno de Gadafi olia a rancio, pese a la envidiable prosperidad del pueblo libio alcanzada con él.El cambio que llevó a la toma del poder en Libia, por parte de una montonera mal organizada (como pudo verse en todos los noticieros durante los seis meses de combate, por no decir bombardeo), que formaba la retaguardia de las grandes potencias europeas y del socio mayor atras, el mismo de Irak, no me es digno de celebrar como un acontecimiento de valentia revolucionaria. No quisiera que el otrora prospero pueblo libio se convierta en otro Irak, ni que se perpetue otro Gadafi. Bueno, si quieren llamar eso una revolución, al igual que la ocurrida en Irak, pensemos que sería la primera revolución conocida (incluida la francesa) que no seria provocada por causas económica.
 
Por luis hermogenes peña muzziotti
01.09.2011
8:47 AM
Buenos dias, Sr, Julio Cesar Pineda lo felicito, como siempre otra de sus brillantes intervenciones sobre el mundo arabe, es usted una escuela para muchos venezolanos. Viva Libia abajo la tirania.
 
páginas:
1 |
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas
cerrar
cerrar