|
compartir
|
JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD
La confesión como sacramento

Lo único que puede hacer el confesor es negar la absolución de sus pecados al autor del crimen mientras no vaya a denunciarse él mismo, y animarle a hacer esto último. Las nuevas directivas antipedofilia de la Iglesia van en ese sentido.

  EL UNIVERSAL
sábado 20 de agosto de 2011  11:51 AM

Madrid.- Al confesar este sábado a cuatro jóvenes peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el Papa puso el acento sobre el sacramento de la penitencia, ignorado por muchos fieles y percibido de forma sospechosa por la sociedad civil debido al secreto que protege la confesión de crímenes como la pedofilia.

Es la primera vez que en el marco de una JMJ un Papa administra él mismo este sacramento, pero durante toda esta fiesta de la juventud católica, han estado llenos los 200 confesionarios temporales instalados en el parque del Retiro madrileño, indicó AFP.

Para Benedicto XVI, este sacramento por el que Dios, mediante el sacerdote, da su perdón al pecador, es central en la vida cristiana, y supone una iniciativa de arrepentimiento y reconciliación, descrita en el Evangelio.

Como ya hiciera Juan Pablo II antes que él, insistió para que se haga de manera seria.

Al anunciar la pasada semana el otorgamiento de una indulgencia plenaria (perdón de las faltas) para los peregrinos, tradicionalmente acordada en cada JMJ, el Vaticano precisó que este perdón de los pecados sólo sería válido si el peregrino se confiesa de manera sincera antes de ir a comulgar.

La confesión resistió mal al terremoto que supuso la apertura de la Iglesia, en el Concilio Vaticano II (1962-65). Antes de eso, era sinónimo de una lista de pecados que se confiesa a un sacerdote invisible tras la rejilla de un confesionario. Una iniciativa a menudo traumatizante, automática, repetitiva y obligada.

La Iglesia del postconcilio insistió en el carácter voluntario de la confesión, renombrándola como "sacramento de la reconciliación". Incluso procedió a absoluciones colectivas.

Un exceso en sentido contrario que hacía demasiado fácil la confesión y denunciado por Juan Pablo II y Benedicto XVI.

En un momento en que las consultas de los psicólogos están llenas, la Iglesia vuelve a poner en primera línea la relación con el sacerdote en el momento de la confesión, viendo en ello una iniciativa de cara a Dios, al otro ofendido, y a uno mismo.

Los jóvenes descubren a menudo la confesión por primera vez en las JMJ.

Y, sin embargo, este "sacramento de penitencia" es visto con recelo por la socieda laica debido a su pasado.

Permitió a malos sacerdotes controlar a sus fieles, ejercer una manipulación mental, crear angustia en jóvenes frágiles y, sobre todo, ha sido a menudo, durante confesiones en colegios, cuando se han cometido actos pedófilos en diversos países, desde Irlanda a Estados Unidos o Alemania.

Hoy en día, el asunto del secreto de confesión es una bomba de relojería: en Irlanda y Australia, principalmente, se contemplan iniciativas legislativas previendo perseguir a los curas que, oyendo a otro sacerdote confesar un pecado pedófilo, no lo denuncien a la policía.

Sin embargo, el tabú del secreto de confesión, estipulado en el artículo 983 del Código de Derecho Canónico, es total: este secreto es inviolable, siendo el sacerdote nada más que el intermediario entre el pecador y Dios.

Esta dimensión religiosa, incomprendida por los no creyentes, forma parte de este sacramento.

Lo único que puede hacer el confesor es negar la absolución de sus pecados al autor del crimen mientras no vaya a denunciarse él mismo, y animarle a hacer esto último. Las nuevas directivas antipedofilia de la Iglesia van en ese sentido.

En cambio, un sacerdote que rompa el secreto de confesión se arriesga a la excomunión. Algunos obispos que han comparecido ante tribunales acusados de haber encubierto a pedófilos se han defendido afirmando que estaban atados por el secreto de confesión.

La Iglesia no modificará ese dogma por muy doloroso que pueda ser para ella.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas