|
compartir
|
Salario, inflación y PIB en 2011
ÁNGEL GARCÍA BANCHS |  EL UNIVERSAL
lunes 2 de mayo de 2011  04:20 PM

A razón del menor incremento salarial en bolívares recién anunciado por el Presidente (15% en mayo y 10% en septiembre, en vez de un 30% de una sola vez como esperaba), debo reconsiderar las cifras de inflación y crecimiento económico para el año 2011, puesto que un menor salario implicará un menor consumo privado y PIB, así como, también, una menor inflación para el cierre de año.

¿Será que el Presidente se guarda un as bajo la manga para el día domingo 1 de mayo (este artículo lo escribí el pasado jueves 28-04-2011), y que, más bien, nos tiene una sorpresa petropopulista-electoral de un incremento salarial mayor al recién anunciado?; ¿será que la sorpresa tendrá lugar, más bien, en septiembre, cuando en vez de aumentar el 10% prometido aumenten, por ejemplo, un 20% o más?; o, simplemente, ¿será que la situación del Fisco es peor a la que muchos piensan, y que éste no tenía para financiar desde mayo un alza salarial mayor?

Bueno, en todo caso, trabajemos con la información salarial disponible hasta la fecha (prometo revisar nuevamente las perspectivas de producirse nuevas sorpresas salariales). Bajo las actuales condiciones, la inflación cerraría 2011 en el entorno del 23% al 25%. Mientras que el PIB crecería menos de lo que estimé previo al reciente decreto salarial. Pero, en todo caso, el aumento de los precios del petróleo seguirá siendo determinante. Por ejemplo, si el precio de la cesta petrolera venezolana promediase 87 $/barril en 2011, el crecimiento del PIB sería ahora del 1,7%, dado el aumento salarial menor al esperado; si promediase 100 $/barril 3,2%; y si promediase 75 $/barril un 0,6%. En pocas palabras, el aumento salarial recién anunciado, al ser menor y más tardío al inicialmente esperado, le resta alrededor de un 0,6% a un 1,0% a la tasa de crecimiento que anteriormente preví cuando anticipé un aumento salarial mayor al ahora conocido.

En todo caso, los desbalances continúan, pues los salarios siguen aumentándose a un ritmo superior al de la productividad, los traspasos al Fonden siguen ocurriendo, y los desbalances fiscales y monetarios permanecen. Así, el consumo en nuestra economía cada vez más depende de la renta externa petrolera y del endeudamiento, más que del salario, el empleo y la productividad. La renta y la deuda se dedican al gasto corriente y, apenas, una fracción mínima se dedica a la inversión. Vivimos, entonces, una fantasía, que tal y como he indicado repetidas veces, de dejar de crecer el petróleo lo suficiente, podría colocarnos en aprietos en 2013-2014, al tener que recortar el salario real, el empleo, el consumo, el gasto público y la inversión. Ojalá, Dios mediante, esto no ocurra. Pero, lo anterior, sostendré siempre, es una posibilidad que deberíamos contemplar.

PhD en Economía Política de la
Universidad de Siena, Italia y
Profesor del CENDES y FACES/UCV
http://www.angelgarciabanchs.com/
opinion@angelgarciabanchs.com
Twitter: @garciabanchs



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas