Opinión
viernes 15 de abril, 2011
Todos cambian menos aquí

En decenas de países la presidencia ha venido alternándose de manera continua

El pasado domingo por la noche, mientras llegaban los primeros reportes de los resultados electorales del Perú en donde la Constitución consagra la doble vuelta, recordé el proyecto de constitución propuesto por Chávez a la Asamblea Constituyente, en la cual se contemplaba esa misma figura cuando ningún candidato presidencial alcanzara el 50% de los votos en la primera vuelta. Esgrimía entonces el Presidente que era necesario que quien llegara a la Presidencia de la República contara con una base, no sólo legal de votos, sino que estuviera realmente legitimado por la mayoría de los electores del país. Incluso, para apoyar su tesis, expresaba que el expresidente Caldera en su segundo gobierno fue legal pero no legítimo, por cuanto fueron más los que votaron por otras opciones distintas a su candidatura, lo cual numéricamente fue cierto.

La Asamblea Constituyente, como sabemos, cambió la propuesta inicial; el propio presidente Chávez cambió de opinión y la segunda vuelta no fue consagrada en nuestra Constitución. Se mantuvo la regla conforme a la cual quien gane, así sea por un voto, y aun cuando no obtenga como mínimo un 50% de los votos válidamente emitidos, debe ser proclamado como Presidente electo. Esa es la razón por la cual, ante la polarización política existente sobre la cual cimienta su fuerza el Gobierno, en Venezuela es obligatorio para la oposición realizar la escogencia de un candidato unitario que evite la dispersión o atomización del voto entre varias opciones.

Sin embargo, esa no fue la única reflexión que nos vino a la mente cuando estábamos recibiendo los primeros resultados del proceso peruano. Tratamos de recordar, ¿cuántos presidentes ha tenido Perú desde que Chávez es presidente? Cuando Chávez asumió en el año 1999, el presidente peruano era Alberto Fujimori, quien ya tenía tiempo gobernando. Fue destituido en 2000 y lo sustituyó Valentín Paniagua como transitorio, mientras se convocaron nuevas elecciones. En 2001 asumió Alejandro Toledo, quien gobernó hasta el 2006 y le entregó a Alan García, quien le entregará a quien resulte ganador de la segunda vuelta dentro de un mes. Así, contando a quien será electo, Chávez habrá coincidido en sus períodos sucesivos en la presidencia de Venezuela con 5 presidentes peruanos.

Los chilenos en 1999 tenían como presidente a Eduardo Frei, quien estuvo en ejercicio del cargo hasta marzo del 2000, cuando asumió Ricardo Lagos hasta el 2006, entregándole el poder a Michelle Bachelet, quien lo ejerció hasta el 2010, año en el cual le traspasó la banda presidencial a Sebastián Piñera, quien lo ejerce actualmente. Chile ha tenido ya cuatro presidentes mientras Chávez ha estado en el poder en Venezuela.

Cuando Chávez asumió la presidencia en 1999, a los mexicanos los gobernaba Ernesto Zedillo, quien le entregó el primero de diciembre de 2000 a Vicente Fox. Este último cumplió su período presidencial en diciembre de 2006, entregándole a Felipe Calderón que entregará en diciembre del 2012 a un nuevo presidente. Para este momento Chávez ha conocido a tres presidentes mexicanos y para cuando termine su mandato habrá coincidido con cuatro.

Los colombianos han tenido tres presidentes mientras Chávez ha presidido los destinos venezolanos. Andrés Pastrana entregó en 2002; Álvaro Uribe gobernó por dos períodos sucesivos de 4 años cada uno (2002 al 2010) y desde 2010 está gobernando Juan Manuel Santos.

Los gringos han cambiado tres veces de presidente durante estos doce años de Chávez: Bill Clinton gobernó hasta el 20 de enero de 2001, George Bush desde 2001 a 2009 y, desde ese año, los gobierna Barack Obama por 4 años.

Nuestro vecino Brasil, cuando llegó Chávez, era gobernado por Fernando Henrique Cardoso, quien le entregó en enero de 2003 a Lula da Silva, quien a su vez le entregó el pasado enero de este año a Dilma Rousseff, dando un ejemplo de demócrata cabal al oponerse a la reelección indefinida y avalar la alternancia en el poder.

Podríamos enumerar decenas de países en los cuales ha pasado lo mismo: la presidencia ha venido alternándose de manera continua y sin problemas, lo que ha traído siempre fortaleza a sus democracias, estabilidad política y crecimiento económico. Incluso algunos de los expresidentes nombrados ya suenan a épocas muy del pasado, dejados atrás por la historia de cada uno de esos países. En cambio, aquí en nuestra patria, no sólo no ha habido alternancia en el poder desde 1999, sino que quien nos gobierna se presenta todos los días como quien está estrenándose en su mandato con un rosario de promesas a futuro y pretende volver a ser reelegido el próximo año para un nuevo período de 6 años más. No hay como hacer memoria y comparar.

gblyde@gmail.com