|
compartir
|
El extraordinario caso del Dr. Chirinos
RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
jueves 24 de marzo de 2011  01:01 PM

Debo confesar de entrada que el Dr. Edmundo Chirinos jamás fue santo de mi devoción. Su impostura, su soberbia, su estilo amanerado y cínico, chocaban con mi visión de lo que debería ser un académico a carta cabal, como para llegar a dirigir los destinos de la Universidad Central de Venezuela. Independientemente de mi apreciación, a todas luces subjetiva, el caso del asesinato de Roxana Vargas ocurrido el 12 de julio de 2008 y la vinculación directa con Chirinos, casi desde el primer momento de la investigación, hicieron que volviera a prestar atención al personaje y a todo lo que el terrible suceso iba deparando y que publicaban ávidos los medios. Jamás sospeché que Edmundo Chirinos pudiese ser condenado a 15 años de presidio por homicidio intencional (por lo connotada de su figura y por las numerosas influencias y poder que mostraba sin rubor ante la prensa), con el agravante del artículo 65 de la Ley del Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia que le sumó a la sentencia 5 años más. Y para completar la condena se le prohibió el ejercicio de la psiquiatría, se le confinó al centro de reclusión Yare III, y no se le otorgó el beneficio de "casa por cárcel" como aspiraba la defensa en virtud de ser un hombre mayor de 70 años.

Sin entrar a analizar los detalles del hecho criminal, me referiré al libro de reciente salida al mercado editorial titulado Sangre en el diván. El extraordinario caso del Dr. Chirinos (Grijalbo, 2010), de la periodista Ibéyise Pacheco, en el que se nos presentan los pormenores del complejo caso policial, más el agregado de entrevistas realizadas a Edmundo Chirinos y diversas opiniones de reconocidos médicos psiquiatras, que más o menos nos ilustran en torno a la personalidad de este (tristemente) célebre personaje.

Expreso sin vergüenza que estuve tentado varias veces a dejar de leer el libro por el estilo cruel, descarnado y si se quiere escabroso que utiliza la autora para desarrollar su tema. Pacheco azuza sin remordimientos las bajas pasiones y el morbo del colectivo, echa mano del amarillismo y se olvida a cada rato de que como cronista está obligada a mantener la ecuanimidad y la sindéresis, si aspira a ganar el respeto de sus lectores desde estas páginas terribles. Como escritor considero que pudo la autora -por consideración a todos: sobre todo a la familia de la desafortunada Roxana- habernos evitado los detalles necrofílicos y escatológicos que provocan arcadas y repulsión. Creo que la cronista desdeña o soslaya la inteligencia de quienes nos acercamos a su libro, ya que describe lo indescriptible, narra lo inenarrable, y nada deja para la atormentada conciencia (e imaginación) de quienes nos transformamos en víctimas al leer sus páginas, al tener que enterarnos de aspectos que bien podrían quedar a resguardo para no herir aún más la moral y la susceptibilidad de un país asqueado, harto de marramuncias, que no puede llevar más sobre sus hombros el inmenso peso de su propia tragedia.

Por otra parte, Ibéyise Pacheco machaca el idioma español, lo vuelve trizas, lo denigra a la expresión más baja a la que se pueda llegar en su propia lengua. Hallo erratas, problemas morfosintácticos, descuidos, lugares comunes y frases hechas. Si bien en el capítulo III (el mejor logrado literariamente) encontramos una mezcla de humor ácido (o negro) y retruécanos, que dicen de la inteligencia y sagacidad de la autora, e intentan dibujar una leve sonrisa en los rostros ya espantados de sus pobres lectores, eso no redime a un libro retorcido, escrito con sangre, que más allá de la verdad que pueda guardar y de la justicia que pretenda honrar (eso no lo pongo en duda), no respeta la memoria de la víctima.

Ahora bien, independientemente del valor literario del libro, el suceso que relata de "extraordinario" -como reza el subtítulo- no tiene nada, sólo que el imputado cayó tras las rejas y eso no es común en Venezuela, ya que a diario mueren centenares de personas a manos de delincuentes comunes y de cuello blanco, y muchos de esos crímenes quedan impunes. Doctores Chirinos los hay a montón...

rigilo99@hotmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (88)
páginas:
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |
Por Elizabeth Perez
17.04.2011
9:54 PM
A mi mne parece que siempre se trata de pescar en rio revuelto, y este caso no es la excepcion, creo que la sra. Pacheco no tiene la mas minima consideracion con la familia de la victima al ser tan cruda y hasta sarcastica en la descripcion del tema, peiso que ella pudo haber sido mas objetiva y menos detallista en cuanto a situaciones que se sobreentienden en estos caso, y en cuanto a ese mal llamado Dr. no vale la pena ni opinar el tendra que dar cuenta a Dios por sus actos,lo que me molesta es que ahora sus colegas si declaran y dicen que el hiba a terminar asi y que ellos sabian de su condicion, que descarados...
 
Por renny garces
10.04.2011
1:00 PM
lo que me sorprende es que estoy leyendo que un profesor abuso de tres niñas, que un abogado violo a 7 mujeres, la pregunta es este amarillismo por este caso chirino y cuando afuera hay casos peores que nadien ve
 
Por ruben viloria
30.03.2011
2:27 PM
Dieciocho editores rechazaron el cuento de Richard Bach Juan Salvador Gaviota sobre una gaviota en vuelo, antes de que Macmillan lo publicara finalmente en 1970. Para 1975, había vendido más de siete millones de ejemplares solamente en Estados Unidos. Jack Canfield y Mark V. Hansen Tomár la decisión de leer o no el libro, es un asunto de estricto orden personal, pero emitir un juicio sobre éste, sin haberlo leido, es sin duda alguna un acto de irresponsabilidad,y una falta de respeto tanto para el autor y la obra, como para quien emite la opiníon. Particularmente, soy lector asiduo desde la infancia, y sin considerarme crítico ni un erudito en la materia, después de haberlo leido, considero que hasido una excelente iniciativa la de la Pacheco, el libro te engancha desde su primera página. Si a alguien no le gusta el género, es harina de otro costal; en lo personal no me gustan las novelas rosas, y no por eso detruiré a Corin Tellado.
 
Por Ana Cuellar
28.03.2011
8:40 AM
Hay tres cosas que puedo concluir de este caso: 1. La complicidad de muchos colegas suyos que ahora si dicen que sabian de actuaciones extañas del médico. Da miedo y verguenza esta sociedad de complices. 2.La indefensión de un paciente psiquiatrico en manos de un corrupto. No tiene nombre. 3. El excelente trabajo de los investigadores y Fiscales. Hay una Venezuela tenaz y laboriosa. estoy orgullosa de ellos.
 
Por Leonardo Valero
24.03.2011
10:42 PM
En pocas palabras al Sr. Ricardo Gil no le gusto el libro o tuvo algún altercado con la Periodista, para decirnos que no compráramos el libro o a lo mejor es un mensaje subliminal para que lo compremos, en lo personal no lo compraré, ya esta preso (Chirinos) que se puede buscar ahí.
 
Por Hector Perez
24.03.2011
10:22 PM
Lamentablemente que fueron víctimas de ese depravado, al no denunciarlo le dieron patente de corso para que el criminal siguiera actuando a sus anchas en las interioridades de su consultorio, cosechando así nuevas víctimas. El mundo no está en peligro por las malas personas, sino por aquellas que permiten la maldad. Muchos callamos por verguenza pero sin detenernos a pensar que esa verguenza no es culpa de nosotros. Si el monstruo hubiese sido denunciado, muchas personas se habrían ahorrado el sufrimiento que les hizo pasar. Otra cosa, no llamen doctor a quien no lo es, ese sujeto es muchas cosas terribles pero doctor no; nunca lo fue. Por otro lado, todos deben leer para que cada quien sea crítico de lo que lee y se debate.
 
Por Engelberth Rios
24.03.2011
9:47 PM
O sea ahora resulta que el crimen lo comete la periodista Ybeyise y no las atrocidades que cometio el Dr Sr Chirinos, para desgracia de todos, lo que decribe Ybeyise no es ciencia ficcion, no invento nada, eso ocurrio, cruel, duro pero asi fue...esto me hace recordar el problema con la foto del Nacional,la de la morgue, cual era o es el verdadero problema, la foto, o la situacion de la morgue y el por que por la inseguridad ocurrian esos sucesos que permitian que lamentablemente esa foto fuese un montaje.
 
Por Taiwan Martinez
24.03.2011
9:22 PM
No es una obra literaria; es un librito basado en crónicas rojas de última página. Ibéyise Pacheco explota el amarillismo; ella sabe que un grueso de la población tiene gusto por lo mórbido, también sabe que mientras más escatológica la lectura, mejores ganancias. Y con el desuso que hace de la lengua castellana, no hay porque asombrarse, siempre fue una periodista de medio pelo. No le deseo suerte con el librito porque no le hace falta; lo nocivo de la trama es suficiente para que se vendan varias copias, mucha gente lo leerá para satisfacer su morbosidad.
 
Por Juan Carlos Revenga Farias
24.03.2011
9:02 PM
No sé quien es el tal Otaiza o si es amigo de la Pacheco (como le dice Kico), lo que sí sé, es que funcionó la publicidad " al reves "......Tendré que comprar el libro.
 
Por vito aldolini
24.03.2011
8:54 PM
Gracias Gil..no lo voy a ler...Ya es mucho con lo leido en la prensa como para tener que leer algo mal escrito...Mal por la Pacheco...
 
páginas:
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas