ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, jueves 27 de enero, 2011 | Actualizado hace
 
|
compartir
|
Todo para el pueblo, pero sin el pueblo
JOSÉ LUIS MÉNDEZ LA FUENTE |  EL UNIVERSAL
jueves 27 de enero de 2011  03:38 PM

La palabra pueblo es, sin lugar a dudas, la más usada, manoseada, manipulada y repetida por la dirigencia política de cualquier sociedad, en la historia de la humanidad. Afirmar que se hace esto o aquello en el nombre del pueblo, es el acto de demagogia más común en que incurre un político todo el tiempo. Incluso aquella conocida concepción de la democracia atribuida a Lincoln "La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo", suena bastante irreal y tiene, si la miramos bien, una fuerte carga de mentirilla política, de esa que hace captar votos y ganar elecciones. Y es que lo ideal en política, casi nunca se hace real. Pero quizás donde su interpretación alcanzó mayores dosis de cinismo fue durante el despotismo ilustrado: "Todo para el pueblo, pero sin el pueblo".

Con el pueblo se puede hacer cualquier cosa que se nos ocurra, como por ejemplo hablar en su nombre, con o sin legitimidad y actuar por y para él. Expresiones recientes como "el pueblo la necesita" o "el que esté con los damnificados tiene que respaldar la Ley Habilitante", van más allá de la simple demagogia política; son ejemplos de cómo se puede decir cualquier cosa en el nombre del pueblo, sin ningún tipo de racionalización fáctica o semántica. Palabras al viento, que carecen de valor alguno para quien las pronuncia. Pero al pueblo se puede también fragmentarlo, dividirlo, y aun oponerlo en contra de sí mismo, y no me refiero necesariamente a una guerra civil, que ha habido muchas, sino a su discriminación y reducción a una clase social o política como "patricios y plebeyos", "nobles y siervos" o, por supuesto, las recicladas "oligarquía o burguesía" que se contraponen al "verdadero pueblo" en el contexto político de la Venezuela actual. La "plebe", a la que Hegel se refirió como "esa parte de la sociedad que no sabe lo que quiere", queda sustituida en el capitalismo burgués por el "proletariado", es decir, en el lenguaje marxista la clase trabajadora que no tiene la propiedad de los medios de producción. Pero en cualquiera de los casos, bien en sentido amplio, bien en un sentido restringido o divisionista, hay líderes que al pueblo lo manejan y manipulan como si se tratase de una muchedumbre, de una masa.

Pueblo y multitud amorfa o "masa", como suele decirse, son dos conceptos diferentes. El Papa Pío XII en su mensaje de Navidad de 1944, radiado a todo el mundo, dejó bien asentada dichas diferencias: "El pueblo vive y se mueve con vida propia; la masa es de por sí inerte y no puede ser movida sino desde fuera. El pueblo vive de la plenitud de vida de los hombres que lo componen, cada uno de los cuales, en su propio puesto y a su manera, es una persona consciente de sus propias responsabilidades y convicciones. La masa, por el contrario, espera el impulso del exterior, fácil juguete en las manos de cualquiera que sepa manejar sus instintos o sus impresiones, pronta para seguir alternadamente hoy esta bandera, mañana aquella otra." Y continúa el mensaje papal de la siguiente manera "…de la fuerza elemental de la masa, manejada y aprovechada con habilidad, puede servirse también el Estado: en las manos ambiciosas de uno solo o de muchos, agrupados artificialmente por tendencias egoístas, el propio Estado, con la ayuda de la masa, reducida a simple máquina puede imponer su capricho a la parte mejor del verdadero pueblo; el interés común queda así golpeado gravemente durante largo tiempo, y la herida es con frecuencia muy difícil de curar".

Pío XII, sabía muy bien de lo que hablaba y a quien dirigía su mensaje. Podrán cambiar los personajes y la geografía, pero las ideas y los conceptos cunando están claros, permanecen en el tiempo como enseñanzas fundamentales, como verdades eternas.

Xlmlf1@gmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas