|
compartir
|
Cómo veo a Venezuela en 2011

Las familias venezolanas verán caer nuevamente durante este año el salario real

ÁNGEL GARCÍA BANCHS |  EL UNIVERSAL
sábado 8 de enero de 2011  12:00 AM

Peor en lo económico, pero mejor en lo político por la participación de la oposición en la Asamblea Nacional, lo que le hará mucho bien al país y, aunque parezca contradictorio, también al chavismo.

En el año 2011, los efectos de lo económico sobre lo político se harán más evidentes, situación que dará al traste con la errada asociación popular entre socialismo y bonanza, para pasar a una nueva relación entre socialismo y desdicha. La estanflación continuará, pues el producto interno bruto por habitante (el PIB per cápita) caerá entre -0.6% y -2.6% (dada la tasa de crecimiento anual de la población del 1.6%) mientras que la inflación permanecerá en el entorno del 25%.

En lo relativo a nuestras relaciones con el resto del mundo y sus implicaciones sobre la economía venezolana, y el país en general, hay que destacar un precio del crudo que, aunque pudiera promediar los 75$/barril en 2011, no estaría creciendo a un ritmo superior al de nuestra inflación de precios como solía hacerlo durante la bonanza del 2003-2008, cuando mostró un crecimiento verdaderamente exorbitante del 25% anual en promedio y permitió esconder los desbalances de nuestra economía que hoy afloran con claridad.

Segunda devaluación

También, hay que destacar la tendencia a la caída de los precios de los bonos venezolanos en el exterior, lo que es lo mismo que la tendencia al aumento de la tasa de riesgo país y de la tasa rendimiento demandado por los mercados internacionales para acceder a comprar nuestra deuda (respecto a este punto, puede que la devaluación del bolívar aumente coyunturalmente los precios en el exterior de los bonos de Pdvsa y la República, pero ello sería por muy poco tiempo, puesto que los mercados, tarde o temprano, interpretarían una segunda devaluación del bolívar como la revelación oficial de una situación de escasez de divisas más compleja que lo hasta ahora pensado; peor aún, la devaluación podría conducir a una reestimación por parte de las calificadoras de riesgo del ratio de deuda sobre PIB de Venezuela, levantando las alarmas acerca de la situación de endeudamiento crónico que vive el país).

Para finalizar con el aspecto internacional, no podrían descartarse la exacerbación de los conflictos entre Venezuela y EEUU, debido a las indeseables vinculaciones del Gobierno nacional con países alejados del sistema democrático y de la cooperación internacional.

En relación al Gobierno y Pdvsa, hay que destacar las restricciones que dificultan el crecimiento del gasto fiscal y parafiscal en términos reales; en particular, el rol de la escasez de divisas en el recorte o estancamiento del gasto público: el Gobierno Nacional seguirá viéndose obligado a contener el crecimiento de la economía y, por tanto, también, del gasto público como mecanismo para limitar la expansión de la demanda de divisas, tanto para importaciones de materias primas, bienes de capital y bienes finales como para la compra de activos financieros denominados en moneda extranjera. De igual forma, debe mencionarse el incremento del déficit fiscal, las necesidades de endeudamiento del fisco y Pdvsa, y los problemas de la industria para recuperar la producción petrolera.

Finalmente, en lo político y lo social, no pueden perderse de vista los efectos adversos para el Gobierno Nacional de la reducción del gasto social fiscal y parafiscal, y de las protestas por reivindicaciones sociales por parte no sólo de grupos opositores, sino, fundamentalmente, de los grupos que se presentan (cada vez con menor credibilidad) como grupos afectos al chavismo.

Salario real

Las familias venezolanas verán caer nuevamente durante el año 2011 el salario real (el poder de compra del salario), debido a la devaluación del bolívar. Ello, por supuesto, afectará desfavorablemente al consumo, que aunque representa alrededor del 70% del PIB depende cada vez más de la renta externa petrolera, las transferencias y las misiones, como sustitutos del empleo productivo. De allí que, las protestas de sectores oficialistas y no oficialistas, vaya a marcar al año 2011, pues no sólo estaría cayendo el gasto social en términos reales, sino también el poder de compra de los hogares y la calidad de los servicios que hayan pasado a manos del Estado.

En 2011, las empresas caerán en cuenta que, en lo sucesivo, lo más probable es que las importaciones que han de crecer sean las del sector público (de hecho, de forma directa, pocos dólares del préstamo chino llegarán al sector privado).

Así, pues, sobrevivirán aquellas que no requieran divisas o que tengan acceso a ellas por cualquier vía o motivo, así como aquellas que, no contando con dicho acceso, logren reconocer la gravedad de la escasez de divisas e interpreten la crisis como una oportunidad para sustituir importaciones de ciertas materias primas y bienes finales, a pesar del ambiente hostil y la intensificación del ataque al sector privado, pues las confiscaciones y expropiaciones seguramente continuarán, contribuyendo a deteriorar aún más el clima político y social.

Grave es el caso particular de la construcción, sector al que le costará levantarse en 2011. Finalmente, los gremios empresariales seguirán optando por la estrategia óptima: defender la propiedad y el capital privado, establecer alianzas con los trabajadores, y exhortar a los emprendedores para que aumenten sus inversiones y no ceder así terreno, ni menos aún caer en el juego del Gobierno que se sirve del caos para tomar el capital.

Los bancos, que de ninguna forma están ajenos a la situación político-económica del país, continuarán empapelándose con títulos del Gobierno, y verán cómo el estancamiento real del crédito al sector privado continúa. El problema de la morosidad o impago persistiría, así como la presión del Gobierno para que se dirijan los créditos a sectores estratégicos que demandan cada vez menos, abriéndose espacio para la presión política, las fusiones y tomas de bancos por parte del Gobierno y el subsector bancario afecto a la Revolución.

Reservas en divisas

Finalmente, con respecto al BCV, éste buscará recuperar su acervo de reservas en divisas (las reservas internacionales), lo cual conduciría a tener que devaluar el cambio petrolero de 4,30 BsF/$ a 5,50 BsF/$, incrementando así tanto las bandas baja y alta del Sitme como el tipo de cambio resultante de las emisiones de deuda. La iliquidez del sistema bancario conduciría a nuevas reducciones de la tasa de encaje legal. Y, en el año 2011, el Fonden, probablemente, se quedará sin combustible (sin posiciones líquidas en dólares).

En fin, al parecer, en los próximos años el crecimiento económico se verá comprometido; habrá años que crezca la economía, y años en que no, pero en promedio persistirá la inflación alta y el estancamiento del PIB per cápita, al menos mientras el país no supere la escasez de divisas, las políticas económicas no cambien, el precio del crudo no crezca como en 2003-2008, y no se avance en la dirección correcta que reclama la mayoría: la de un nuevo pacto nacional.

 
PDH en economía política de la  Universidad de Siena, Italia y profesor del  Cendes y Faces/UCV

http://www.angelgarciabanchs.com/


 opinion@angelgarciabanchs.com

 twitter: @garciabanchs



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (3)
páginas:
1 |
Por jimmy gamez
08.01.2011
8:52 PM
yo espero que sus malos deseos de opositor no se cumplan, la economia no puede estar en estanflación porque en el ultimo trimestre de 2010 se registro crecimiento. y casi todos los analistas serios preveen crecimiento para 2011. visto el comportamiento de franca recuperacion de los ultimos 5 trimestres. las reservas internacional ya superan el nivel optimo de 30 mil millones de dolares, el gasto no se vera reducido todo lo contrario el presupuesto es mas grande que el del año pasado.
 
Por jorge Ruiz
08.01.2011
2:54 PM
755 DIAS PARA QUE SE ACABE LA PEOR PESADILLA QUE HEMOS TENIDO LOS VENEZOLANOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!SOMOS MAS Y MEJORES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
 
Por Savi Vila
08.01.2011
2:28 PM
Me gustaría que el articulista comentara esto. El Gobierno obtiene por ISRL IVA Aduanas $21,700 millones [24% más sobre el estimado para recaudar], el Petróleo calculado a $40 en el presupuesto, luego del primer paquetazo del 2010 [fueron dos uno comenzando y otro al final de año] terminó promediando los $72 el barril, es decir 80% más, siendo una administracion deficitaria. Con el Petroleo a $84 y el presupuesto lo llevan a $71 Millones! ¿A Dónde va ir ese dinero? Se regalan $8 mil millones al año [CEDICE, IE], la deuda subió en un 25% [sume los $20 mil millones con China] colocándo la deuda externa anterior de $36 Mil Millones a $120 mil millones. Ingresos actuales: 4 veces más que el anterior. ¿Para quien trabaja Chávez? ¿ Cómo es posible esto? ¿Compras de armas? ¿Dónde está ese gasto representado? ¿Cómo se crea tanta deuda externa? ¿Dónde están los reales? ¿Para quén trabaja Chávez? Son muchas preguntas, de un gobierno que se puede sostener solo con el Impuesto que recauda.
 
páginas:
1 |
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas