ESPACIO PUBLICITARIO
CARACAS, domingo 12 de diciembre, 2010 | Actualizado hace
 
|
compartir
|
| ENTREVISTA HENSLEY MEULENS
"Mi vida es la pelota"

"El bateo es una cosa complicada. Si no ves bien la bola llega la ansiedad y el swing no sale como uno quiere"

Hensley Meulens fue el primer curazoleño en jugar en las Grandes Ligas. Hoy es coach de bateo con Bravos y de los Gigantes de San Francisco, campeones mundiales (Vicente Correale)
JOSÉ RUBICCO HUERTAS |  EL UNIVERSAL
domingo 12 de diciembre de 2010  12:00 AM

Habla cinco idiomas. Le dicen "Bam Bam", por la fuerza con la que golpeaba la bola, en sus tiempos de jugador; fue el primer curazoleño en las Grandes Ligas, entre 1989 y 1998 -vistió el uniforme de los Yanquis, entre otros clubes- y en Venezuela es el instructor de bateo de Bravos de Margarita.

Hensley Meulens es todo un personaje y posee una hoja de vida destacada -semanas atrás añadió otra conquista: el título en una Serie Mundial, como coach de bateo con los Gigantes de San Francisco-, lo que le valió un reciente homenaje por parte del Ministro del Deporte de Curazao.

-¿Cómo se siente en esta pasantía en Venezuela?

-Muy bien. Conozco el país, vine con Bravos en la campaña pasada y hace años como jugador. Fui refuerzo de Pastora y Magallanes. Me encanta.

-¿Qué le parece la temporadas de Bravos?

-Estamos entre los primeros, pero falta torneo. En cuanto a mi área, poco a poco se han ido corrigiendo fallas. Los muchachos se están ajustando a mi patrón de trabajo, hay progresos, están bateando más, pero les falta ser un poco más consistentes. Creo que la ofensiva va a explotar del todo este mes.

-¿A qué atribuye los fallos en la primera parte del año?

-El bateo es una cosa complicada. Cuando no ves bien la bola llega la ansiedad y el swing no sale como uno quiere. Es cuestión de calmarse un poco. Me uní tarde a Bravos porque los Gigantes pasaron a la Serie Mundial, pero ya tengo semanas acá y el trabajo fluye.

-¿Cómo le ayuda el hecho de hablar varios idiomas?

-Es una ventaja. Hablo español, inglés, holandés, papiamento y japonés. Por ejemplo, con los Gigantes serví de intérprete con el manager Bruce Bochy. Es una forma segura para hacerle saber a los peloteros lo que el piloto quiere.

-¿De qué manera vivió la Serie Mundial, ante Texas?

-Pasó rápido. Ganamos porque jugamos unidos y dimos dos o tres batazos oportunos que marcaron la diferencia. Edgar Rentería fue un ejemplo de voluntad con su entrega.

-¿Cómo valora el hecho de ser un pionero?

-Con orgullo. Ser el primer curazoleño en las Mayores, el primer coach en ganar una Serie Mundial, ser campeón con un club en Japón y el primero que jugó en todas las ligas del Caribe, es satisfactorio.

-¿Cómo ve al criollo Pablo Sandoval, en San Francisco?

-Tuvo un año difícil, en comparación con 2009. La liga se ajustó a él, los pitchers encontraron la fórmula para dominarlo y él no supo reajustarse en eso. Bateó más que nadie para dobleplay porque no se quedaba esperando atrás la bola, le daba adelantado.

-¿Qué es mejor, ser jugador o trabajar como coach?

-Como pelotero te preocupas por ti mismo, te preparas para la defensa, correr las bases y hacer buen contacto. Como coach, en los dos últimos meses con los Gigantes, tenía que estar pendiente de 19 bateadores.

-¿Le disgusta el apodo de Bam Bam?

-Para nada. Crecí viendo la comiquita de Los Picapiedras, como todo niño en esa época y cuando llegué a las Mayores entendí rápido el apodo: el personaje del niño fuerte que con el bate golpea todo, la pelota.

-¿Por qué venir a Venezuela, tras titularse?

-Firmé con Bravos mucho antes. Soy hombre de palabra, los directivos fueron cinco o seis veces a San Francisco y vieron mi trabajo. Me siento feliz, además, estoy cerca de Curazao y la comida es parecida a la nuestra, igual las costumbres.

-¿Y de vez en cuando toma el bate en el terreno?

-Sí, por qué no hacerlo. A veces practico, pero también me mantengo en forma con el gimnasio, hago pesas. Tengo 43 años, hay que estar en la línea.

-¿En qué otras organizaciones laboró antes?

-Fui coach de Baltimore en la Rookie League en 2003 y 2004 y del 2005 al 2008 con Pittsburgh en triple A. Desde el año 2009 pasé a los Gigantes.

-¿Cómo ve el talento emergente en Bravos?

-El joven César Hernández me ha llamado la atención y está el caso de Wilmer Flores, que se pierde de vista. No hace falta hablar de bateo con él, pone el madero donde está la bola y le pega. Va a ser un jugador muy bueno por largo tiempo.

-¿Le gustaría ser manager en el futuro?

-Creo que tengo las cualidades para probar en el futuro. Este año significó un avance importante para mí, al estar al lado de un hombre como Bochy. Tiene muchos años en el beisbol y me sirvió de experiencia.

-¿Cómo ve el beisbol en Venezuela?

-Está en un momento estelar. Hay mucho talento y tienen más venezolanos que nunca en las Mayores. Acá se juega una gran pelota. Fíjate, solo este año Félix Hernández ganó el Cy Young y hoy es el talento más cotizado de la Liga Americana.

-¿A quién le agradece?

-A Dios, por ponerme en el camino del beisbol, ante todo. Es mi vida.

¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Diario El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas